Rivero. Foto. Azucarera.

ENTREVISTA

Azucarera, preparada para crecer después de años difíciles

Publicado por: EFEAGRO / Angélica Quintana 15 de marzo de 2022

El consejero delegado de Azucarera, Juan Luis Rivero, ha avanzado que la compañía confía en volver a los beneficios tras superar "los años más difíciles de su historia" y que en la zona norte van a incorporar más superficie de remolacha, un cultivo muy favorecido con la nueva Política Agrícola Común (PAC).

"Estamos preparados para disfrutar ahora de una época de crecimiento importante", ha asegurado Rivero después de afirmar que la compañía, filial de la británica AB Sugar, que viene "de tres años muy duros", ya está consiguiendo un "punto de equilibrio en su cuenta de resultados", según ha comentado a Efeagro en una entrevista.
Y es que, a su juicio, "el sector está lleno de oportunidades, porque el azúcar es un 'commodity' que sigue creciendo a nivel mundial", la remolacha encaja "como un guante" en la nueva PAC y, además, la entrada de competidores es "complicada" porque es una industria que requiere mucha inversión, ya que es muy intensiva en capital".

El consejero delegado de Azucarera. Foto: Efeagro/cedida.

La evolución

Tras la finalización del sistema de cuotas de remolacha en la Unión Europea (UE), LOS "precios internacionales del azúcar fueron los más bajos en 20 años" -la tonelada cotizaba a 328 euros en octubre de 2017- y, así, en la campaña 2017/18 se registraron unas pérdidas de 35 millones de euros.
Esta cifra aumentó a 45 millones en la 2018/19, si bien los números rojos bajaron a dos millones en la 2019/20 y se situaron casi al mismo nivel en la 2020/21; "en esos años, la empresa ha ganado en eficiencia y ha ajustado al máximo sus costes fijos", ha señalado.
"En la 2021/22 -aún por publicarse los datos definitivos- y en este año aspiramos a tener beneficios a pesar de la incertidumbre", ha explicado, pues es "un momento en el que el valor del azúcar es bueno en el mercado de futuros de Londres, donde alcanza este mes los 478 euros/tonelada".

"El remolachero no va a tener tantos ingresos como este año desde hace quince"

Esa incertidumbre viene como consecuencia de la subida de los precios de la energía, "que actualmente no son sostenibles", por lo que confía en que pronto entre en vigor las "acciones inmediatas" anunciadas por las autoridades públicas para "mitigar su impacto".
Azucarera quiere ganar el terreno perdido en la zona norte, en donde cuenta con tres molturadoras, la de Toro (Zamora), Miranda de Ebro (Burgos) y La Bañeza (León), a las se suma en la zona sur la planta de Jerez de la Frontera (Cádiz).

No habrá cierres

Sobre su dimensión y su expansión, Rivero ha sido tajante: "En absoluto va a producirse el cierre" de alguna de sus plantas.
Desde Azucarera se advierte de que "la mayor ineficiencia en toda la cadena de suministro es el transporte de remolacha. Es mejor tener dos molturadoras pequeñitas cerca de la remolacha que tener una grande y tener que moverla", ha explicado.
En la zona norte este año, donde la pasada campaña contaron con 9.400 hectáreas de remolacha, esperan "alcanzar las 12.000 hectáreas y si es más, mejor".
Para ello, ha indicado que llevan trabajando desde hace tiempo para ofrecer "modelos de contratos con ofertas muy buenas", lo que demuestra el hecho de que "durante la pasada campaña se incorporaron a Azucarera 99 agricultores que nunca la habían cultivado antes remolacha".
"El remolachero no va a tener tantos ingresos como este año desde hace quince años", ha agregado Rivero, quien ha confirmado que los cálculos que están haciendo pasan porque "un agricultor medio va a tener, sea por una tipología de contrato u otro y con las ayudas, el equivalente a 48 o 49 euros por tonelada de remolacha".
"Somos muy conscientes de lo que están aumentando los costes, por eso estamos garantizando la rentabilidad y nos hacemos cargo en mucha tipología de contrato de alguna de las labores que le puede crear más incertidumbre al agricultor, como las de semillas o los fertilizantes", ha señalado.
Eso sí, ha insistido en que están dispuestos a retomar el acuerdo marco interprofesional (AMI), pero sin fijar en él un precio fijo para la remolacha, porque como empresa no puede por motivos de competencia.
Ha reconocido que Azucarera "cometió un error" al lanzar una oferta vinculada a los cinco años de la PAC 2015/20, porque a partir de la campaña 2017/18 la compañía advirtió que "no podía pagar eso" y, entonces, tuvo que romper el compromiso el último año (2019/20)".
"Perdimos credibilidad, el agricultor perdió rentabilidad y se redujo la superficie de remolacha" en una "tormenta perfecta" pues coincidieron con años agronómicos muy malos, sobre todo uno en el que la sequía azotó la zona de Palencia, ha lamentado.
Finalmente, ha defendido una oferta de diferentes tipologías de contrato, que es la que "más le gusta al agricultor", una práctica que comenzó con "buen pie" hace bastantes años en la zona sur, antes de su inicio en la norte.

Secciones : Agricultura