Bocadillo calamares, un clásico de muchos bares de Madrid. Foto: EFE / Paolo Escolar.

Bocadillo de calamares, EFEAGRO/ Paolo Escolar.

Cae el consumo en los hogares por el calor

Las pescaderías reducen sus ventas veraniegas frente a la subida en los bares

Publicado por: Efeagro/Mercedes Salas 29 de julio de 2022

Las ventas de pescado en el comercio tradicional y en los mercados municipales se han reducido entre el 10 % y el 40 % respecto al verano de 2021, frente a un incremento del consumo de productos pesqueros y acuícolas en los bares y restaurantes, impulsado por el turismo.

Los mayoristas, pescaderos tradicionales y las empresas de gran consumo -como supermercados- han valorado de forma desigual, en declaraciones a Efeagro, la campaña veraniega de consumo de pescado, pues ha crecido en la hostelería pero esto no compensa la caída en el hogar, motivada por el calor, el miedo a la situación económica y los cambios de hábitos tras la pandemia.

El verano es uno de los momentos más fuertes del año para la facturación del sector pesquero, pero este año los costes del gasóleo y de la electricidad repercuten en sus ingresos y los minoristas aseguran que no pueden repercutirlo en el precio de venta al público.

La directora de la patronal de pescaderías Fedepesca, María Luisa Álvarez, ha destacado que las ventas han sido un 35 % o 40 % inferiores a las de julio de 2021 en algunas zonas del interior y un 10 % menos en el litoral frente a un año normal, si bien "son bajas" en todo el país.

Venta de sardinas. Efeagro/Eliseo Trigo

 

El presidente del Gremio de Mayoristas de Pescado (GMP) de Barcelona, Ángel Máñez, ha constatado una bajada general en pescaderías y mercados tradicionales, en un contexto económico difícil y porque con el calor los ciudadanos compran y cocinan menos: "Esperamos que en agosto todos quieran consumir y los turistas compensen esta bajada".

Por el contrario, el presidente del comité de productos del mar de la patronal de gran consumo Aecoc, Eduardo Míguez, ha augurado desde Galicia un panorama moderadamente positivo, porque los hoteles "están llenos" y los visitantes tienen mucho interés en comer los pescados y mariscos locales.

 

Datos por autonomías

 

En las zonas de interior el verano está siendo muy negativo para las pescaderías, según Fedepesca, con más estabilidad en la costa.

La bajada es patente en Cataluña, la Comunidad Valenciana, Madrid, Galicia y en el País Vasco, según Álvarez, quien ha explicado que las pescaderías venden sobre todo género para comer en casa, mientras que los hoteles y restaurantes es abastecen con mayoristas.

Una razón del descenso es el cambio de hábitos y las ganas de salir de los ciudadanos, según Álvarez, quien ha asegurado los buenos datos de la hostelería "no compensan" la caída en el hogar, ya que el consumidor de pescado es de un perfil "organizado y ordenado" que planifica más sus comidas.

Álvarez ha subrayado la preocupación ante las perspectivas económicas y septiembre, porque los consumidores "ajustarán sus presupuestos".

Máñez ha señalado que en Cataluña la facturación se mantiene similar al verano pasado, pero ha bajado el volumen de ventas: "La situación no es ni blanca ni negra, porque la restauración está funcionando, pero no es bueno para nadie el descenso en el comercio tradicional".

 

Impacto mediático en el pescado

 

Los representantes de los mayoristas, pescaderos y el gran consumo han coincidido en que las noticias sobre la guerra de Ucrania y la inflación están impactando mucho en la ciudadanía, pese a que dentro de los pescados y mariscos hay gran variedad de precios y no todos son caros.

Míguez ha señalado que los minoristas "están vendiendo a precios razonables, que fluctúan muchísimo un día sí y otro no, pero cualquier noticia asusta".

Según los datos del IPC de junio, el precio del pescado subió un 10,7 % anual y un 0,3 % mensual.

 

Tendencias

 

Un verano más, las especies preferidas son los bonitos, los boquerones, las sardinas, la caballa, el atún rojo y el calamar de potera, según Fedepesca.

Según Máñez, las sardinas y boquerones mantienen precios razonables, mientras que los cefalópodos (pulpo o calamar) y el lenguado se han encarecido por una disminución de las capturas.

La merluza sigue siendo el pescado favorito de los españoles y según Míguez, los visitantes muestran interés por disfrutar de pulpos o mariscos como las nécoras.

El consumo de pescado y de marisco en los hogares españoles bajó un 8,4 % en volumen y un 4,5 % en valor en 2021 respecto al año anterior, hasta 22,72 euros por persona, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación difundidos esta semana.

En el año móvil hasta mayo, las compras cayeron un 13,7 % y el valor un 9,4 %

Secciones : Actualidad Pesca