CERDO IBÉRICO

En busca del precinto rojo y negro: los ibéricos que llegan a la bellota

La montanera arranca ya en las dehesas de España y Portugal y es una etapa central en el engorde de los cerdos ibéricos que buscan la excelencia gastronómica en sus piezas porque es la que les permite ser sacrificados para conseguir la máxima distinción: el precinto negro o rojo.