Imagen del Lago de Sanabria. Foto: Fundación Patrimonio Natural.

Imagen del Lago de Sanabria. Foto: Fundación Patrimonio Natural.

NATURALEZA

Destinos de interior: Vaya, vaya, aquí sí hay playa

Publicado por: Juan Javier Ríos 22 de julio de 2013

¿Quién ha dicho que para ir a la playa hay que desplazarse a la costa? Lagos, pantanos y embalses de España ofrecen cada verano una alternativa a las bulliciosas playas españolas. Rodeados de montes y de una fauna y flora de alto valor ecológico, estas “playas de interior” son un lugar idóneo para hacer windsfur, piragüismo o montar en una moto acuática. Y todo, tras darse un chapuzón y tumbarse al sol en la arena de su orilla.

La presa está levantada junto al núcleo urbano del municipio de Orellana La Vieja, en zona de especial protección de aves (ZEPA), y dispone de hasta 37 kilómetros navegables donde se practica el baño, la natación y deportes acuáticos como la vela, la motonáutica, esquí acuático, piragüismo, windsurfing o remo.

Para admirar las vistas que ofrece Orellana, también se puede pasear relajadamente en barco a lo largo y ancho del pantano. Orellana traslada al visitante desde el corazón de Extremaduraa lo que perfectamente podría ser un paseo por el litoral costero español.

La costa de Navarra

Muy cerca de Estella-Lizarra (Navarra), se localiza el embalse de Alloz, ideal para organizar una escapada veraniegaya que las posibilidades de ocio que ofrece son variadas.

En Alloz, se puede hacer una visita ornitológica en piragua a la cola del embalse

La asociación turística “Tierras de Iranzu” es una de las principales encargadas de promocionar el turismo de la zona y su gerente, Charo Apesteguía, recuerda que el baño está permitido en Alloz, una presa que cuenta con playas artificiales. En Alloz, se puede hacer una visita ornitológica en piragua a la cola del embalse, disfrutar de una hora de navegación, iniciarse al windsurf o practicar el novedoso paddle sup.

La playa de Madrid

Los habitantes de la capital de España no tienen que recorrer varios centenares de kilómetros para disfrutar de la costa y sus encantos. A 80 kilómetros de la ciudad, se encuentra el pantano de San Juan.

Envueltos en las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos, tupidas por un denso pinar, los visitantes pueden disfrutar de 14 kilómetros de playa y apuntarse a alguna de las múltiples actividades. Emilio Menchero es el dueño del club de navegación Doramas, encargado de diseñar diferentes actividades deportivas y de recreo para que los grupos de familiares y amigos pasen unas agradables jornadas.

Él detalla para Efetur el amplio abanico de posibilidades: Desde la opción de alquilar un velero, ser alumno en un curso de vela o embarcarse durante varias horas en una ruta que recorre el pantano y permite pasear por zona de avistamiento de aves, hasta algo más popular como es alquilar un hidropedal: todo y mucho más es posible en este embalse en el que llama especialmente la atención su amplio puerto deportivo.

Una playa en pleno Parque Natural

Es el lago de Sanabria, uno de los mayores de origen glaciar en Europa y localizado en el Parque Natural homónimo, al noroeste de Zamora. Cada año es visitado por cientos de bañistas en estas fechas, atraídos por unas aguas cristalinas y templadas que permanecen en calma, rodeadas de bosques de robles y una fauna rica donde tiene cabida el corzo, el jabalí y hasta el lobo.

En este entorno hay la posibilidad de hacer un crucero ambiental de interpretación subacuática del lago de Sanabria

El baño está permitido en este entorno que consta principalmente de cuatro playas artificiales: Custa Llago, Viquiella, Los Enanos o Los Arenales (se denomina de las dos formas) y el Folgoso. La estancia en Sanabria es más llevadera con la posibilidad de alquilar embarcaciones en la playa de El Folgoso, gracias a la empresa “Lantur”, o rutas en canoa canadiense por distintos tramos del río Tera y en el propio lago.

Especialmente llamativo en este entorno es la posibilidad de hacer un crucero ambiental de interpretación subacuática del lago. El recorrido sirve para dar a conocer el mundo marino del lago, con su geología, fauna, flora y restos arqueológicos, finalizando con una degustación de sidra.

La oferta en la zona se amplía cada verano con la celebración de una regata internacional que este año se desarrollará el 14 julio.

El “mar” de Aragón

La provincia de Zaragoza, en concreto la zona de la Sierra de Montenegre y de La Huerta, esconde el conocido como “Mar de Aragón”. Es el embalse de Mequinenza, en la cuenca del río Ebro, y que cuenta con más de 500 kilómetros de costas interiores, bañando algunos pueblos como Chiprana, Caspe o el propio Mequinenza.

Una escapada en verano nos permite bañarnos y disfrutar de saltos de agua con la debida precaución, como señala Antonio Blas, guía de la Oficina de Turismo de Mequinenza. Para aquéllos que nunca han practicado la pesca pero sienten algún tipo de atracción hacia este deporte, diversas empresas ofrecen cursos de iniciación en los que se imparten los conocimientos básicos. En el embalse, tienen especial protagonismo algunas especies como el Black Bass y el siluro.

El windsurf es practicable, aunque no es impartido por ninguna empresa, y se puede asistir como público a competiciones deportivas de esquí náutico o motonáuticas. El término municipal de Mequinenza está bañado por el embalse homónimo aunque el propio pueblo tiene costa hacia otra presa, el Ribarroja, en la que se pueden alquilar barcas para hacer el trayecto hasta el pantano de Mequinenza.

Y para los más atrevidos, el próximo 25 de agosto pueden participar en el descenso del río Cinca, dentro de la modalidad popular.

Secciones : España Turismo
Temas :
Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.