“El trabajo en Tragsa tiene trascendencia y está ayudando a construir una sociedad mejor”

Publicado por: Efeagro/Laura Cristóbal 28 de abril de 2023

Karina Zetel dejó su Argentina natal al comienzo de la década de los 2000, y en 2003 se incorporaba al Grupo Tragsa, donde ha crecido “tanto profesional, como personalmente, porque aquí me casé, tuve tres hijos, pude formarme y aprender de los proyectos que desarrolla la Gerencia de Sistemas de Información, a la que pertenezco”.


La conversación con Karina,
ingeniera informática de formación, transita entre descripciones técnicas de los diagramas de flujo con los que es capaz de representar y plantear soluciones a su trabajo y la emoción de gestionar un equipo y “sentir que la gente confía en ti”, además de percibir que “mi trabajo tiene una trascendencia y se está ayudando a construir una sociedad mejor”.

A través de Tragsatec, el Grupo realiza trabajos de consultoría especializada en Tecnologías de la Información, con más de 1.000 profesionales que en 2022 realizaron 1.303 actuaciones, por valor de 250,5 millones de euros (el 19,1 % de la cifra de negocio), según datos publicados por el Grupo

Dentro de la Gerencia se desarrollan todo tipo de herramientas que dan solución a la Administración pública, desde aplicaciones web, aplicaciones móviles, bases de datos, herramientas de teledetección, herramientas de realidad aumentada y últimamente estamos trabajando con algoritmos de aprendizaje automático”, explica Karina.

Tragsatec emplea tecnología que incluyen herramientas de Big Data, Data Science y Blockchain y, como subraya, desarrolla aplicaciones que “tienen una característica particular, que es que gestionan grandes volúmenes de información y están enmarcadas bajo estrictas reglas de seguridad”.

En su entrada en el Grupo afrontó el diseño del software -y la gestión del equipo que lo desarrolló e implementó- para gestionar la cuota láctea en España. Un volumen ingente de documentación y datos que implicaba al Ministerio del ramo y a las comunidades autónomas y que duró en sus manos 15 años, ya que en ese lapso hubo que incorporar el control de la trazabililidad y calidad láctea, y rediseñar la herramienta de acuerdo a los nuevos requerimientos normativos.

Después de un proyecto breve para el Consejo Superior de Deportes (relativo a las pruebas de laboratorio de los deportistas, su trazabilidad y su centralización en el sistema europeo) y de trabajar en uno sobre calidad de los mares, llegó la Tesorería de la Seguridad Social, con la necesidad de apoyo en la implementación de sus sistema de datos e información sobre las cotizaciones.

La Ingeniera Jefe en Grupo Tragsa, Karina Zetel. Tragsa

Pero lo que se suponía que iban a ser dos años de trabajo se ha transformado en siete años de tarea en la “Subdirección de afiliación, cotización y recaudación”, que Karina describe como “el corazón de la Seguridad Social, donde las compañías comunican las
cotizaciones, se calculan las cuotas”.

Es una cantidad de información brutal”, reconoce, tras resaltar además que siguen “aprendiendo cada día, con toda la legislación nueva que sale sobre cotizaciones o regímenes, con lo que hay que incorporar toda la nueva información y modificar todos los sistemas de cálculo y ayudar a diseñar la base de datos”, con la que trabaja el organismo.

No es difícil imaginar lo que pudo suponer la covid-19 en su trabajo, con el aluvión de expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) que la pandemia provocó; se unió la incertidumbre personal con el impacto en los contratos temporales, las nuevas normas, los ertes y la propia preocupación por los compañeros, rearmar la confianza, la unidad del grupo”.

Karina subraya que esa evolución normativa supone una “evolución tecnológica”, ya que las herramientas se van quedando obsoletas ante las nuevas necesidades y tecnologías, lo que refuerza el camino del aprendizaje continuo en un ámbito en el que, además, la ciberseguridad es un punto fundamental.

La evolución tecnológica es el día a día, es imparable”, insiste. Y aunque reconozca las dificultades profesionales de responder a esos retos de actualización y respuesta, de crear y gestionar equipos a los que no sólo coordinar sino motivar, de estar desplazados en las dependencias de la Seguridad Social, esta mujer, ingeniera, madre y jefa se retrata en su pasión por el servicio público -”que tiene todo el valor”- y por esas tareas en el día a día que sin embargo son trascendentes y permiten al Grupo Tragsa construir una sociedad mejor.