El barrio de Reus es una de las zonas más coquetas de la ciudad por el colorido de sus fachadas. Foto: L. Aguirre

El barrio de Reus es una de las zonas más coquetas de la ciudad por el colorido de sus fachadas. Foto: L. Aguirre

URUGUAY

¿"Querés" un mate, "gayega"?

Publicado por: Lilián Aguirre 18 de enero de 2013

El Río de la Plata baña la capital de la República Oriental del Uruguay acariciando sus playas y acantilados. Tierra adentro, Montevideo se abre al visitante como pocos lugares lo hacen.

No era necesaria una ciudad frente a Buenos Aires en los comienzos del siglo XVIII,  pero cuando el rey de España fue consciente del interés de los portugueses por el Río de la Plata mandó construir una fortaleza en lo que hoy es la capital uruguaya.

Las muestras de la historia

Montevideo se fundó en 1724, aunque las primeras familias no comenzaron a llegar hasta 1726 a lo que fue en un principio un un asentamiento militar. Algunas de las muestras arquitectónicas de la ciudad aún recuerdan estos comienzos. Es el caso de la Puerta de la Ciudadela, en uno de los accesos a la Plaza de la Independencia, que no es más que uno de los restos de la muralla que se levantó para aislar la península que hoy es la ciudad vieja. La puerta era, entonces, el acceso que conectaba la ciudad con el fuerte.

Varias de sus calles más céntricas son  peatonales y, durante los meses de mejor temperatura, se llenan de terrazas de restaurantes y cafés que lo invaden todo.

También hay muchos ejemplos que recuerdan que Montevideo tuvo una edad de oro: edificios art decó o racionalistas, auténticas joyas. No obstante, la ciudad tiene mucho de decadente, de una decadencia casi romántica que enamora pocas horas después de llegar. Quizá por la gente que por sus calles transita, por su sonrisa, su amabilidad....

Varias de sus calles más céntricas son  peatonales y, durante los meses de mejor temperatura, se llenan de terrazas de restaurantes y cafés que lo invaden todo. Porque Montevideo es una ciudad alegre y divertida.

También en la Plaza de la Independencia, uno de los centros neurálgicos de la localidad, se extienden por doquier las terrazas y los puestos de artesanos que le proporcionan un ambiente alegre y muy particular. Es un placer pasear por allí con tiempo, dejándose llevar de un lado a otro sin más intención que la de observar la multitud que por allí pulula.

La carne es protagonista indiscutible en las mesas de este país.

Por la noche, las calles adyacentes al teatro Solís se llenan también de terrazas de restaurantes y bares de copas. El ambiente nocturno no deja nada que desear en esta ciudad. Eso sí, los horarios no son como los españoles. Es imposible encontrar un lugar abierto a las tres de la mañana si no es fin de semana.

Los mercados

Para saciar el hambre que los paseos por Montevideo provocarán, prácticamente cualquier calle desemboca en el antiguo Mercado del Puerto, donde se pueden degustar las mejores parrilladas de la ciudad. La carne es protagonista indiscutible en las mesas de este país. Y con razón. De calidad exquisita y bien preparada en las parrillas que todos los restaurantes poseen. Pero también ofrecen buenas parrilladas en el Mercado de la Abundancia.

Allí, además, se baila tango mientras se disfruta de la cena durante los fines de semana. Mayores y jóvenes, de todas las clases sociales, bailan tango en Uruguay. Es casi como su bandera nacional. No hay que olvidar que los uruguayos aseguran que fue allí donde nació Gardel.

Pero ese sensual cuerpo a cuerpo que todos practican con gracia no es la única tradición que el forastero descubre allí cuando pensaba que eso era monopolio argentino: el mate es la bebida nacional en Uruguay, que es el único país donde el hábito de tomar dicha infusión se practica por la calle.

No hay que olvidar que los uruguayos aseguran que fue allí donde nació Gardel.

Todos los uruguayos salen de casa con su termo con agua caliente, su mate, su “yerbera” y su pipa para, en cualquier momento y en cualquier lugar, prepararse un mate que van sorbiendo por la calle. Es tradición, además, durante los meses de buen tiempo, acudir a ver la puesta de sol mientras se degusta un mate y unos bizcochos. En la capital, uno de los lugares más concurridos para esta costumbre es la popular playa de Pocitos.

Todos los uruguayos salen de casa con su termo con agua caliente, su mate, su “yerbera” y su pipa

Antes de salir de Montevideo aún hay algunas visitas que realizar. Entre las más curiosas está el barrio de Reus al Norte. Se trata de una zona de casitas de dos pisos construida a finales del siglo XIX sobre unos terrenos adquiridos por un hombre de negocios, Emilio Reus, que los dividió y los fue vendiendo a los constructores. Lo curioso son los vivos colores con los que se han pintado las fachadas de algunas cuadras -manzanas- de ese barrio.

Otro barrio al que conviene acercarse es a la Villa del Cerro, la primera tierra de este país avistada por los españoles, que lo llamaron “Monte Vidi”, denominación que da nombre hoy a la ciudad, Montevideo.

Secciones : El mundo Turismo
Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.