Varias personas compran leche en un supermercado. Efeagro/Archivo/ Fernando Villar

CONSUMO ALIMENTACIÓN

Los consumidores europeos ven injusto el reparto del coste de los alimentos

Publicado por: PAULA ANDRÉS (EURACTIV) / TRADUCCIÓN BELÉN DELGADO 18 de enero de 2023
Disclaimer EU21

Cofinanciado por la Unión Europea

Las opiniones y puntos de vista expresados solo comprometen a su(s) autor(es) y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser considerados responsables de ellos.

El alza en el precio de los alimentos y la escasez de productos preocupan a la mayoría de los consumidores europeos, según una nueva investigación, que señala que casi la mitad de los encuestados cree que estos costes se están distribuyendo injustamente en el continente.

Justo antes de las fiestas de Navidad, los consumidores en Europa han estado recortando su gasto en alimentos para hacer frente a la escasez y al aumento de los precios, como revela una encuesta realizada a 5.000 personas en 10 países europeos.

Los datos muestran que la mayoría de los consumidores piensan que la guerra en Ucrania ha aumentado los precios y muchos apuntan a una distribución desigual de esos costes y de los beneficios obtenidos por la guerra.

Casi la mitad de los encuestados piensa que estos costes se están distribuyendo injustamente, con un 48 %  que cree que la guerra ha permitido a los distribuidores y fabricantes de alimentos obtener más beneficios, según un comunicado de los investigadores.

Clientes en un supermercado de Walmart. Efeagro/Michael Reynolds

La investigación fue realizada por un consorcio de universidades en Europa y dirigida por la de Aarhus (Dinamarca) con el apoyo del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT Food).

A principios de este año, Oxfam Internacional informó de que las fortunas de los multimillonarios de la alimentación y la energía habían aumentado en más de 400.000 millones de euros (o 453.000 millones de dólares) desde 2020, lo que equivale a 1.000 millones de dólares de ganancias cada dos días.

Los productos en los que notan que los precios se han disparado más son aquellos de origen animal, como la carne roja (el 55 %), el pescado (52 %) y los lácteos (51 %).

Según la encuesta, esto ha llevado a que casi cuatro de cada diez consumidores (37 %) compren menos carne roja, mientras que un tercio compra menos pescado y aves (33 % en cada caso).

Otros "comportamientos de ahorro de coste" observados por los investigadores son el cambio a marcas y tiendas más baratas para seguir llenando la cesta de la compra.

Con todo, según el estudio, algunos consumidores están optando por reducir por completo ciertos artículos de sus compras. Se trata principalmente de alimentos precocinados (12 %), como por ejemplo los platos preparados, y las bebidas alcohólicas (10 %).

Aumento de la pobreza o decisiones “más conscientes”

En 2021, el 7,3 % de la población total de la UE no podía permitirse una comida con carne, pescado o un equivalente vegetariano cada dos días, según la organización Safe Food Advocacy Europe.

De manera similar, la investigación dirigida por universidades europeas halló que el aumento de los precios de los alimentos ha empujado a los consumidores a tomar decisiones de compra "más deliberadas". En otras palabras, más de la mitad de los encuestados consulta más los precios que antes de la pandemia, mientras que cuatro de cada diez dice realizar menos compras no planificadas. Supone un aumento del 35 % y 26 %, respectivamente, desde 2020.

Klaus Grunert, profesor de la Universidad de Aarhus, espera que, a pesar de que la crisis en Ucrania y la crisis económica mundial presentan amenazas únicas y considerables para el sistema alimentario europeo, esta nueva investigación ayude a los responsables de tomar decisiones a elaborar políticas informadas y oportunas. Para Grunert, estas políticas deben abordar adecuadamente las crecientes preocupaciones de los consumidores respecto a los costes de los alimentos.

El proyecto es un estudio de seguimiento de la investigación realizada en 2020, que identificó que las medidas de confinamiento de la covid-19 pueden haber causado cambios de comportamiento duraderos en relación con el consumo de alimentos.

"No olvidemos que, para los hogares menos adinerados, simplemente adaptar sus comportamientos de compra de alimentos no funcionará", explica Camille Perrin, responsable de Políticas alimentarias de la Organización Europea de Consumidores (BEUC).

Según Perrin, estos hogares deben contar con el apoyo de políticas sociales adecuadas a lo largo de la crisis motivada por el coste de la vida.

"Los supermercados también tienen un papel que desempeñar" como garantizar que los productos para presupuestos pequeños estén disponibles allí donde los consumidores más los necesiten, añadió.

Y las etiquetas son también un elemento crucial en el comportamiento de los consumidores, ya que la investigación reveló que casi cuatro de cada diez compradores las usan más a menudo para comparar productos.

En general, la tendencia en Europa muestra que la mayoría de las personas adaptaron sus hábitos de consumo prestando más atención a los precios de los alimentos o tomando decisiones más "conscientes" como revisar las etiquetas o buscar "novedades alimentarias".