Interior de la fábrica de galletas Gullón. Efeagro/Gullón

Interior de una fábrica de galletas enclavada en Aguilar de Campoo (Palencia). Efeagro/Gullón

INDUSTRIA ALIMENTACIÓN

La industria alimentaria fija más de 830.000 personas en la España vaciada

Publicado por: EFEAGRO 26 de enero de 2022

La industria de alimentación y bebidas resulta imprescindible para combatir la despoblación, ya que fija más de 830.000 personas en la España vaciada a partir del empleo, según un informe presentado este miércoles por la patronal FIAB.

Junto al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y Cajamar, la Federación Española de Industria de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha difundido el estudio, elaborado por la consultora Kreab y en el que se destaca la industria alimentaria como un "actor imprescindible" en el medio rural
El director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo, ha remarcado que esta industria se encuentra en municipios que acogen al 70,7 % de la población de la España vaciada y están diseminados en todo el territorio nacional, con mayor presencia relativa en Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra, Murcia y La Rioja.

CONTRIBUCIONES A LA ESPAÑA VACIADA
Entre las aportaciones de la industria de alimentación y bebidas (IAB), García de Quevedo ha mencionado la lucha contra la despoblación.
Según el estudio, la IAB fija una población de 834.737 personas en la España vaciada si se cuentan los trabajadores del sector allí asentados y sus familias.
Esa cifra equivale al 61 % de la población que ha perdido esa parte del país entre 2000 y 2019.
El 17 % de la población de la España vaciada (más de 300.000 hogares) se asocia a la IAB, que ha evitado en esos años un mayor abandono rural.

Presentación del informe "La contribución de la industria de alimentación y bebidas a la España Vaciada". Efeagro/Cedida Cajamar

Se estima que unos 5 millones de personas viven en la España vaciada (aquellas zonas con menos de 50 habitantes por kilómetro cuadrado), lo que supone apenas el 10 % de la población española, repartida en el 77 % del territorio.
García de Quevedo ha señalado la contribución de la industria a la creación de riqueza –el 10,6 % del Producto Interior Bruto (PIB) de España y el 16,2 % del de las áreas menos pobladas- y la aportación de unos 35.000 millones de euros a las arcas públicas mediante impuestos.
La industria alimentaria también ha impulsado la actividad empresarial en el medio rural, ya que 5.000 de las 30.000 empresas que componen el sector están en la España vaciada, así como la creación de empleo, con unos 300.000 puestos de trabajo de un total de más de dos millones.

Contribución de la industria de alimentación y bebidas (IAB) en la España vaciada. Efeagro/Borja García
Contribución de la industria de alimentación y bebidas (IAB) en la España vaciada. Efeagro/Borja García

El responsable de la patronal ha enfatizado que la IAB ha generado un impulso valorado en 273 millones de euros en el sector de las telecomunicaciones en la España vaciada y puede producir un retorno de 33 millones, al tiempo que permite la dotación de infraestructuras y servicios básicos como hospitales, centros de salud, colegios, oficinas bancarias, tiendas y otros establecimientos.
Además, ha resaltado que la industria alimentaria sirve como reclamo del turismo gastronómico, contribuye al bienestar social y está comprometida con la gestión sostenible de los recursos naturales mediante la valorización de los residuos, la eficiencia hídrica, el uso de energías renovables y la mejora de la calidad del aire.

IMPULSO A LA INDUSTRIA ALIMENTARIA
García de Quevedo ha reclamado equilibrio fiscal e incentivos para promover la actividad económica; apoyo a la revitalización de las zonas rurales y a la promoción turística gastronómica; y más esfuerzos en sostenibilidad, facilitando el acceso a infraestructuras y digitalización, entre otras medidas.

En la presentación, moderada por el presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, el secretario general de Agricultura y Alimentación del MAPA, Fernando Miranda, ha apuntado que en muchas zonas rurales el único tejido de actividad socioeconómico es el de la industria de alimentación y bebidas.
"Como primera industria del país, tenemos que darle la importancia que se merece", ha asegurado Miranda, que ha añadido que las exportaciones agroalimentarias terminan aportando riqueza a las zonas menos pobladas del país.

Aparte del sistema europeo de protección de indicaciones geográficas que protege los productos en el mercado mundial, el secretario general se ha referido a otros instrumentos de desarrollo rural como los de la Política Agraria Común (PAC), que ayudan a la transformación del sector agroalimentario.
Las inversiones en regadío, digitalización e innovación son algunas de las formas de dar más valor a los productos y generar riqueza en la España vaciada, según Miranda.

Secciones : Empresas