El director general de la FIAB, Mauricio García de Quevedo. Foto: cedida por la patronal.

ENTREVISTA

García de Quevedo (FIAB): "No es momento de restar competitividad a las empresas"

Publicado por: EFEAGRO / LUCÍA R. SIMÓN 17 de julio de 2022

La industria agroalimentaria, muy tocada por el escenario inflacionista, reclama retrasar algunas medidas con "coste regulatorio" como el impuesto al plástico pues "no es el momento de restar competitividad a las empresas", según el director general de la patronal FIAB, Mauricio García de Quevedo.

García de Quevedo destaca en una entrevista con Efeagro los principales desafíos de un sector que facturó 139.655 millones en 2021, que prevé un año difícil en el que el consumo ya está resintiendo por el incremento de precios y en el que se desarrollará un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (Perte) que también genera dudas.

Pregunta (P) ¿Cómo han ido la producción y las ventas el primer semestre?
Respuesta (R) Este año comenzaba muy bien. Después de un 2021 en el que conseguimos superar la pandemia con 140.000 millones de euros de ventas, el año arrancó bien, pero en abril ya vimos como se ralentizó al 2,5 % el índice de producción industrial.

Producción de tomate industrial en Extremadura. Foto: Efeagro / LRS.
Producción de tomate industrial en Extremadura. Foto: Efeagro / LRS.

(P) Y con este escenario ¿qué perspectivas tiene la industria alimentaria para el final del año?
(R) Los márgenes empresariales están muy condicionados por la situación, especialmente los costes de la energía, el incremento de materias primas, la inflación, así que será un año difícil independientemente de lo que reflejen las ventas totales. El resultado final dependerá de cómo evolucione todo a partir de ahora, especialmente el consumo. Es por eso que entramos en un escenario de mucha incertidumbre y muy volátil.

(P) ¿Cuáles son los elementos que generan esta incertidumbre?
(R) En primer lugar, la situación macroeconómica internacional, el drama que supone una guerra y el efecto en nuestras materias primas que nos afecta. La segunda, el impacto de los costes energéticos que se han triplicado y ha disparado todo. El tercer desafío es toda la incertidumbre regulatoria que nos suma el Gobierno, con decretos y otras cuestiones que suponen más costes y restan rentabilidad a las empresas. Creemos que en la situación en la que estamos es importante esperar al momento propicio para hacer estos cambios.

(P) ¿Peligra la rentabilidad de las empresas de la industria alimentaria?
(R) Las que más sufren en este contexto son las pymes y en nuestro sector el 95 % de las empresas lo son. Preocupa mucho, porque las pymes salían de una situación no especialmente buena tras la pandemia y cuando empezaban a ver la luz reciben este aluvión.

Las pymes salían de una situación no especialmente buena tras la pandemia y cuando empezaban a ver la luz reciben este aluvión.

(P) El sector está conformado por pymes que son un ejemplo en exportación ¿Cómo están evolucionando las ventas en el extranjero?
(R) La exportación alimentaria es la joya de la corona. En el último ejercicio crecimos un 7 % en valor y un 12 % en volumen y contamos ya con 19.000 empresas que venden fuera. Seguimos ampliando mercados y productos y todos van funcionando muy bien. Tenemos ya a Estados Unidos y China en el top 10 y hay destinos nuevos con unos crecimientos muy elevados, como Corea del Sur (64 %), Filipinas (96%) y Marruecos (68 %).

(P) En el terreno nacional, ¿se aprecia ya en la industria la adaptación del consumidor a esta realidad?
(R) Lo que estamos viendo son cambios de hábitos a productos de menor valor añadido y más básicos y eso afecta a la industria alimentaria. Los estudios confirman que estamos ante un consumidor más ahorrador y que busca productos más baratos. En todas las crisis el ciudadano tiende a mirar mucho el bolsillo.

(P) ¿Puede suponer este escenario un freno para la innovación que es clave para este sector industrial?
(R) La innovación es fundamental y ahora el Perte nos va a ayudar. La innovación debería estar más protegida en nuestra cadena que, por su estructura, a veces pone difícil que los nuevos productos lleguen al consumidor final.

 

La cuantía del Perte es mucho menor de lo que la industria necesita

(P) ¿Qué espera la FIAB de este Perte?
(R) Se han definido bien las líneas estratégicas pero la cuantía, 400 millones, es muy inferior a lo que la industria necesita. Estamos en el proceso de conversaciones para que haya más inversión pero también nos preocupa que la forma en la que se han definido las convocatorias hará muy difícil que las pymes puedan acogerse.

(P) Este mismo Gobierno es el que ha redactado un decreto de envases que han denunciado en más de un ocasión por su coste para este sector. ¿Ha habido avances?
(R) Ha habido avances en la dirección correcta, pero se mantienen cuestiones preocupantes como la reutilización en el canal de alimentación o la responsabilidad del productor que va mucho más allá de la directiva europea. También le hemos hecho ver al Gobierno que no es el momento de aplicar el impuesto al plástico que entra en vigor en enero. No es el momento de restar competitividad a las empresas. Amerita una reflexión. Compartimos los objetivos, pero pedimos que nos dejen decidir cómo hacerlo.

(P) ¿Reclaman lo mismo en el caso de la nueva regulación para el desperdicio alimentario?
(R) Efectivamente, estamos muy comprometidos con el objetivo, pero preocupados por aspectos como la responsabilidad sobre el alimento una vez donado, que tiene que quedar mucho más clara y traspasada a quien lo recibe, y las sanciones no son proporcionales.

Secciones : Empresas