El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. Efeagro/MAPA

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. Efeagro/MAPA

España pide suavizar los requisitos de importación para facilitar la llegada del cereal

Publicado por: EFEAGRO 3 de marzo de 2022
Disclaimer EU21

Cofinanciado por la Unión Europea

Las opiniones y puntos de vista expresados solo comprometen a su(s) autor(es) y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser considerados responsables de ellos.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha pedido a la Comisión Europea (CE) que flexibilice los requisitos de importación de maíz y otros cereales así como oleaginosas para facilitar su llegada a la UE dada la imposibilidad de traerlo de Ucrania por la situación de guerra.

Es una de las cuatro medidas que ha demandado a la Unión Europea y que ha trasladado este jueves a las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA durante la reunión del comité asesor agrario en la que la guerra de Ucrania y la sequía han centrado gran parte del debate.

El ministro quiere que se facilite la llegada de esas materias primas "desde todos los orígenes" porque es necesario, principalmente, para asegurar la producción de alimentación para animales.

España ha pedido suavizar "temporal y excepcionalmente", y siempre que fuese necesario, los requisitos que impone la UE sobre uso de fitosanitarios o de Organismos Modificados Genéticamente (OGM).

Ha puesto como ejemplo la compra de maíz en Argentina salvando las restricciones en límites máximos de residuos fitosanitarios o la llegada de maíz y soja OGM de EE.UU., "todo ello bajo el control de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria".

También ve conveniente adaptar las ayudas directas de la Política Agraria Común al nuevo escenario, de manera que sea posible aumentar la disponibilidad de superficies destinadas a la producción de maíz y otros cereales.

Planas ha abogado asimismo por movilizar al grupo de expertos del Mecanismo de Respuesta ante las Crisis de Seguridad Alimentaria y a instancias internacionales como la FAO o el G20 para asegurar que no se interrumpan los flujos comerciales internacionales.

Campo de cereal en la provincia de Segovia. Foto: Anabel Pascual

Algunas de estas medidas ya fueron ayer tomadas en consideración por la CE y el resto de los Estados Miembro en el encuentro virtual que mantuvieron los ministros de Agricultura de la UE.

Planas, quien ha mostrado su "solidaridad" con Ucrania ante esta "lamentable violación del Derecho internacional" por parte de Rusia, ha asegurado que una de las prioridades es facilitar alimentos a ese país y también asegurar la producción y el abastecimiento de materias primas en los países que se vean afectados por el conflicto.

Ha recordado que España compra a Ucrania el 22 % del maíz que importa (unos 2,7 millones de toneladas) mientras que adquiere 233.000 toneladas de torta de girasol (el 68 % del total).

Por el momento, el puerto de Tarragona, principal granero de maíz ucraniano, tiene provisiones para 45 días y de ahí la necesidad de ampliar la recepción desde otros países y de ampliar cosechas.

No obstante, ha lanzado un mensaje de "tranquilidad" a la sociedad porque "no existe riesgo a corto plazo" de desabastecimiento alimentario y a los productores les ha indicado que "todos" los actores están trabajando juntos para que sus intereses "sean preservados".

Las medidas que quiere implementar la UE, eso sí, tienen que ponerse en marcha "en el plazo más breve posible" a pesar de "ese margen" con el que se cuenta.

La guerra en Ucrania, ha dicho, prolongará el escenario de "elevados precios" para los inputs agrarios y "tenemos que estar preparados ante este escenario".

La opinión de las OPAS

El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha coincidido con la lectura del ministro y ha declarado que "ya no caben restricciones" para abastecer a la ganadería.

Barato ha indicado que la agresión de Rusia a Ucrania "agudiza una situación que ya se venía produciendo de carestía de la producción, escasez de materias primas y volatilidad de los mercados", entre otros, y que en que en ese contexto cabría replantearse determinadas normativas europeas.

Así, ha señalado que es el "momento de darle una pensada a determinados planteamientos que Europa ha venido desarrollando por un rodillo de ONG y grupos políticos radicales".

Por su parte, el secretario general de COAG, Miguel Padilla, ha indicado que hay una gran preocupación por los agricultores y ganaderos en lo que respecta al abastecimiento de materias primas y que "hay que tomar medidas excepcionales".

En ese sentido, ha abogado por una "flexibilización" para poder proveer a los productores de materias primas.

Asimismo, ha indicado que a la escasez se suma un problema de especulación, ya que aprovechando que hay poco producto se está aumentando su precio y comienza a ser "inasumible".
Finalmente, ha recordado que, respecto a Rusia, el sector ya estaba en una mala situación desde 2014, cuando ese país impuso un veto a la fruta de hueso española.

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha pedido celeridad a la UE para que adopte las medidas que el ministro les ha planteado.

Cree que "lo más importante" ahora es "asegurar la producción de alimentos" y ve necesario hacer una reflexión "profunda" sobre el funcionamiento de la Política Agrícola Común (PAC).
Bajo su punto de vista, la PAC "tiene que hacerse valer" ante acontecimientos como una guerra o una pandemia porque "se fundó para garantizar" la alimentación en la UE.

Para Ramos, una situación así "nos tiene que hacer ver" que "somos absolutamente vulnerables" .

La repercusión de la guerra en la agroalimentación española ha sido el asunto que ha protagonizado la reunión del Comité Asesor Agrario, aunque también se ha analizado la falta de agua, en lo que mañana se profundizará dentro de la mesa de la sequía, y otros asuntos como la norma de organización del ganado bovino y el plan estratégico de la próxima PAC.

Secciones : Diario de la UE