Vistas desde una habitación de Pago del Vicario. Foto. Francisco Agueda

Vistas desde una habitación de Pago del Vicario. Foto. Francisco Agueda

Enoturismo

Hotel Pago del Vicario, “ideal para descansar”

Publicado por: BEATRIZ MAPELLI / EFETUR 8 de junio de 2015

Ubicado entre viñedos, el hotel Pago de Vicario (Ciudad Real) recibe al visitante con una atractiva propuesta de turismo enológico. De esta experiencia disfrutó Francisco Agueda, un seguidor de Efetur que envía esta foto para participar en nuestro concurso y que indica que se trata de un complejo “ideal para descansar”.

"Uno de los hoteles que mas me ha gustado ha sido el Pago del Vicario, en Ciudad Real. Está en mitad de unos viñedos, en una zona muy tranquila para relajarte y hacer unas buenas catas de vino. Es ideal para descansar". Francisco Agueda

El hotel que recomienda Francisco es un complejo ubicado a 9 kilómetros de Ciudad Real que se compone de viñedo, bodega, hotel y restaurante y tiene una oferta diseñada para quienes buscan practicar el turismo enológico. Se llama Pago del Vicario y propone una escapada para mimarse y descansar gracias a su apacible ubicación: rodeado de naturaleza, a escasos metros del río Guadiana.

Ficha-Hotel-Pago-del-Vicario

Placentero descanso

Tiene 23 habitaciones y una suite  -repartidas en dos zonas- que reciben a sus invitados con un diseño vanguardista y distintos detalles minimalistas. Todas ellas, disponen de prestaciones como TV LCD, hilo musical, conexión WI-FI o caja de seguridad. Además, cuentan con grandes ventanales que llenan la estancia de luz natural y permiten a los invitados disfrutar de vistas a los alrededores.

Un paladar cuidado

En el restaurante del complejo, ubicado en el edificio de la bodega y con vistas a la sala de barricas y al viñedo, ofrece una cocina de fusión entre tradición y modernidad. Entre sus especialidades están las colas de gambón con crema de langosta, chuletas de cordero manchego o la trenza de hojaldre semicaliente con coulís de frutos rojos, entre otras.

Pero si por algo destaca este espacio es por sus carácter enológico. Dedica toda la uva que produce en los viñedos situados junto a la bodega a la elaboración de sus propios vinos. Un viñedo situado a 600 metros de altitud con una superficie de 130 hectáreas, en el que cobra protagonismo la uva Tempranillo. Se cultivan además Garnacha, Graciano, Merlot, Syrah, Cabernet Sauvignon o Petit Verdot, entre otros.

Por ello, se convierte en el sitio ideal para la práctica del enoturismo. Desde aquí se organizan cursos de catas de vinos así como visitas guiadas a los viñedos y las bodegas para descubrir al visitante todas las fases de elaboración.

Y mucho más

Todo lo anterior se completa con otros atractivos como piscina, terraza y extensos jardines en los que disfrutar de un rato de lectura o del encanto de los atardeceres manchegos. Asimismo, hay salas con televisión y salón para celebrar eventos de distinta naturaleza.

No falta tampoco la tienda, donde se pueden adquirir los vinos elaborados en el propio complejo.

Secciones : Hoteles Turismo