Imagen de la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, esta semana. EFEAGRO/EPA/JULIEN WARNAND

EN ESTRASBURGO

La Eurocámara reclama soluciones inmediatas para reactivar las zonas rurales

Publicado por: EFEAGRO / MERCEDES SALAS 13 de diciembre de 2022
Disclaimer EU21

Cofinanciado por la Unión Europea

Las opiniones y puntos de vista expresados solo comprometen a su(s) autor(es) y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser considerados responsables de ellos.

El Pleno del Parlamento Europeo (PE) ha pedido este martes una estrategia con acciones inmediatas para revitalizar las zonas rurales y atajar la despoblación, la brecha digital o de servicios y problemas agrarios entre los que ha incluido la coexistencia con el lobo o la competencia desleal.

La Eurocámara ha aprobado su dictamen sobre la visión a largo plazo para las zonas rurales, para reivindicar actuaciones que reactiven esos territorios e igualen sus oportunidades con las de las ciudades.
El informe ha sido adoptado por 465 votos a favor, 29 en contra y 131 abstenciones -entre ellas las de muchos europarlamentarios del grupo Los Verdes, como la española Ana Miranda (BNG), quienes durante el debate se mostraron críticos con la alusión al lobo-.
La resolución no es vinculante pero tiene valor político porque faltan días para que entre en vigor la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) con los respectivos planes estratégicos nacionales, que gestionarán también las ayudas al desarrollo rural -para potenciar actividades distintas o complementarias a la agrícola-.

Una "lupa" rural, ya

El dictamen, defendido por la socialista portuguesa Isabel Carvalhais, plantea que las instituciones de la Unión Europea (UE) presten más atención e incluso implanten un mecanismo de "verificación" o "lupa rural".
Esto implica adaptar las reglas o las políticas (como la PAC y la de Cohesión) y dar más participación a las administraciones locales.
La resolución está enmarcada en la propuesta de Bruselas con un plan a largo plazo para las áreas rurales en 2040, pero el PE ha solicitado que se actúe "ya", porque en ellas hay "mucho descontento" por las desigualdades respecto a las ciudades y es "un imperativo ético" corregirlas para niños y mayores, según Carvalhais.
Las zonas rurales abarcan más del 80 % del territorio de la UE y al 30 % de su población.

La eurodiputada portuguesa Isabel Carvalhais durante el debate sobre el informe de las zonas rurales. Efeagro/@Parlamento Europeo/Mathieu CUGNOT

 

El informe ha incidido en los retos que suponen la despoblación y el envejecimiento, "que continuarán en el 80 % de esos territorios de aquí a 2050", porque ponen en juego la producción futura de alimentos y más en vista de la crisis que ha supuesto la guerra de Ucrania.
Según una proyección reflejada en el informe, de los 10.500.000 negocios agrícolas en la UE (un 92 % familiares) en 2040 podrían cerrarse 6.400.000 y quedar solo 3.900.000.

Las recetas

Los eurodiputados han pedido a la Comisión Europea (CE) que elimine burocracias y coordine mejor los instrumentos financieros, lo que en el debate ha contado con la opinión favorable de la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario, la comisaria de Demografía y Democracia, Dubravka Suica.
El PE ha planteado también la necesidad de mejorar las condiciones laborales y de resolver la falta de reconocimiento, especialmente las áreas de montaña, las islas y las regiones ultraperiféricas como Canarias.En su dictamen, ha mencionado, además, la evolución favorable del empleo rural hasta 2020, aunque con diferencias e incluso con zonas donde el riesgo de pobreza o exclusión social es mayor que en las ciudades.
Los eurodiputados también han puesto el foco en el porcentaje bajo de agricultoras jóvenes, en incentivar la igualdad de género y en los derechos de los niños, además de defender una mejora de las conexiones y la alfabetización digitales.

El lobo

Los europarlamentarios también han aludido en el informe a la coexistencia entre los grandes carnívoros, como el lobo, y la agricultura o la ganadería, y en la misma línea que hicieron en otro dictamen en noviembre, han sugerido la revisión del estado de protección de esas especies y que se cuide más el pastoreo.

Del lado positivo, el informe habla de "oportunidades" como la producción de energías renovables o los cambios en los patrones de viaje causados por la pandemia, con el desarrollo de actividades turísticas como el ciclismo, el senderismo, los viajes micológicos, la gastronomía o el atractivo del patrimonio cultural.
Pero en este punto, el PE ha pedido también atención a la inquietud por los perjuicios de las actividades mineras sobre al agua y las zonas protegidas, así como en los ingresos, la salud o la calidad de vida de la población.