Pescados en una cámara frigorífica en Conxemar. Efeagro/Mercedes Salas

Presiones de la oferta y de la demanda

La industria del pescado congelado espera una buena Navidad pese a la inflación

Publicado por: Efeagro/Mercedes Salas 6 de noviembre de 2022

La industria española del pescado y del marisco congelado espera una Navidad favorable en ventas pese a la inflación, el alza de costes y las presiones en los mercados por la guerra de Ucrania.

La industria española del pescado y del marisco congelado espera una Navidad favorable en ventas pese a la inflación, el alza de costes y las presiones en los mercados por la guerra de Ucrania.

Las empresas de congelados preparan una campaña navideña -momento fundamental para la facturación pesquera- con una demanda similar a la de 2021 y con cierta esperanza ante unas fiestas sin limitaciones en la hostelería.

Esta industria mantiene un optimismo moderado ya que en otras crisis el pescado congelado ha sido un producto "refugio" y además, en mercados como China, Europa o EEUU hay una tendencia a comprar más productos del mar, según han explicado a Efeagro fuentes del sector.

La industria y el comercio mayorista de congelados pesqueros en España tiene unas 730 empresas, que facturan 15.000 millones de euros y generan 32.000 empleos, según un informe de Conxemar, patronal que agrupa al 61 % de la facturación, con 247 firmas e ingresos de explotación superiores a los 9.300 millones.

 

Miras en la hostelería 


"La perspectiva ante una hostelería sin restricciones es llegar a mediados de enero sin existencias", según constataban varias fuentes empresariales en la feria internacional Conxemar, en Vigo, punto de encuentro clave en octubre para preparar la Navidad, sobre todo para los encargos de los orígenes más lejanos.

Productos del mar congelados en Conxemar. Efeagro/Mercedes Salas

 

Sin embargo, el aumento de facturación podría reflejar la inflación y no necesariamente más toneladas de venta; a esto habría que sumar la volatilidad del cambio dólar-euro, que duplica el efecto inflacionario para las empresas que compran materia prima fuera de la Unión Europea.

El director Comercial y Marketing de Congalsa, Julio Simarro, declara a Efeagro que hasta ahora las ventas se comportan "de manera positiva con buen crecimiento" por lo que prevén que los productos con buena relación "calidad-precio" se consuman bien.

Congalsa, con sede en A Pobra do Caramiñal (Coruña) y presencia comercial en cuatro continentes, espera cerrar el año con un crecimiento en valor cercano al 15 %.

 

Precios

 

Los últimos datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) señalan que en un año (hasta septiembre) los precios del pescado fresco o refrigerado han subido un 10,5 %, los del congelado un 11,1 %, los del marisco fresco o refrigerado un 8,5 % y los del marisco congelado un 12,5 %.

No son subidas aisladas, ya que el IPC está disparado y los alimentos se han encarecido en torno a un 14 % en el último año, con incrementos que han llegado al 50 % en productos como la harina, la leche o el aceite, por lo que la variable del precio será "fundamental" para la elección de los hogares, según Simarro.

Ante la pérdida del poder adquisitivo se produce una desviación de compra hacia alimentos más baratos.

"Las proteínas del mar, aunque de calidad superior, normalmente tienen un precio superior", señalan fuentes del Grupo Pereira, que auguran un "trasvase de compra entre las (proteínas) de mayor y menor precio", es decir del marisco al pescado.

Las patronales Conxemar o Aecoc -gran consumo- defienden una bajada del IVA para promover el consumo de pescado.

Las industrias del congelado aseguran ser una opción para la Navidad por su estabilidad en el suministro y por formatos "listos para cocinar": crustáceos pelados, filetes o cefalópodos limpios, sin piel ni espinas o en rodajas.

"Por nuestra experiencia en momentos económicos similares al actual, el congelado se comportó mejor que otras categorías, somos optimistas", señala Simarro, mientras que desde Pereira apuntan que estos pescados han sido un "valor refugio" porque mantienen los precios estables la mayor parte del año.

 

Los mercados

 

España es un país deficitario en pescado y por ello sus industrias del congelado y conserveras defienden un suministro de materia prima con la menor carga arancelaria posible para sus fábricas.

Desde el inicio de la invasión de Ucrania por parte de Rusia -potencia pesquera- se ha producido tensión en el mercado de filetes de pescado blanco, así como un descenso en las capturas de los cefalópodos (pulpo o calamar) menos en el Atlántico suroriental.

"El comportamiento es desigual. Los proveedores indican que la mayoría de sus clientes europeos compran muy a corto plazo y se mantienen a la expectativa ante la incertidumbre generalizada en la demanda y la subida de precios de algunas materias primas", según Congalsa.

Pese a la crisis, existe una presión compradora de China que tensiona los precios y la cadena de suministro, según Grupo Pereira -que cubre flota, industria y distribución- y constata un aumento del consumo pesquero en Europa central y en EEUU.

Secciones : Actualidad Pesca