CULTURAL

Bakú: ciudad de luz y fuego

Publicado por: CARMEN DE ÁGUEDA 9 de mayo de 2013

El viento hace ondear una bandera de 2.450 metros cuadrados; luces de neón iluminan sus calles y las construcciones medievales se funden en un skyline que incluye futuristas edificios. Así es Bakú, la capital de Azerbaiyán.

Si Azerbaiyán es considerada la tierra del fuego -por las fisuras producidas en los yacimientos de gas que dan lugar a un curioso fenómeno a modo de "colinas ardientes"-, Bakú es la ciudad de viento, un elemento que domina las calles de la capital azerí y tiene su punto cumbre en la Plaza de la Bandera.

Mucho viento hace falta para hacer ondear una bandera que mide 35 metros de alto por 70 de ancho, un total de 2.450 metros cuadrados que pesan alrededor de 350 kilos y que lucen en todo su esplendor sobre un mástil de 162 metros de altura. Más allá del fervor patriótico de este monumento, la bandera es considerada la más alta del mundo y sirve de pretexto para divisar una de las vistas más espectaculares de la ciudad.

Plaza de la Bandera. EFE/Zipi.
Plaza de la Bandera. EFE/Zipi.

Desde este punto se puede ver el imponente Crystal Hall, sede de la pasada edición de Eurovisión, que sirvió de escaparate para dar a conocer a Europa los encantos de Azerbaiyán. El mar Caspio y su paseo marítimo son otras de las imágenes que se pueden inmortalizar desde la colina que acoge la gran bandera azerbaiyana.

Ciudad de contrastes

Uno de los puntos más turísticos de Bakú está en el recinto conocido como Ciudad Antigua. Las murallas medievales y las calles empedradas son aprovechadas por los vendedores de alfombras y de otros productos de arte para exhibir sus mercancías y los visitantes aprovechan las impactantes vistas en las que las construcciones de piedra en primer plano contrastan con el paisaje de fondo coronado por las Flame Towers: tres imponentes rascacielos de corte futurista que, por la noche, se bañan del fuego de la tierra azerí con una iluminación anaranjada que recuerda a las llamas que dan nombre al conjunto.

Uno de los monumentos más conocidos del recinto amurallado es la Torre de la Doncella. Construida en el siglo XII, el nombre de la torre esconde un origen legendario acerca de la historia de una doncella que se arrojó de la fortificación después de que su padre le negara el matrimonio con el hombre que amaba.

Vista de la Torre de la Doncella. EFE/Zipi.
Vista de la Torre de la Doncella. EFE/Zipi.

El Palacio de los Shirvanshahs, el minarete Synyg Gala y la muralla de las torres están también entre los "imprescindibles" que se alzan en la Ciudad Antigua, incluida en el listado de monumentos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Más allá de los edificios medievales, la arquitectura azerí no ha dejado de crecer. Aún es fácil encontrar edificios de corte socialista de la época de la ocupación rusa, que se diluyen entre otro tipo de construcciones con aire futurista como el Centro Cultural Heydar Aliyev, en honor al antiguo presidente, una construcción que representa la firma del gobernante vista desde el aire.

Monumentos a los caídos

Con una convulsa historia reciente, Azerbaiyán rinde homenaje a sus ciudadanos caídos en distintos monumentos que impactan por su sobriedad y recogimiento. La Avenida de los Mártires es uno de ellos. Allí reposan los restos de las víctimas de llamado "Enero Negro", en recuerdo del 20 de enero de 1990 cuando las tropas rusas abrieron fuego contra centenares de civiles.

Homenaje junto a la llama de la Avenida de los Mártires. EFE/Zipi.
Homenaje junto a la llama de la Avenida de los Mártires. EFE/Zipi.

Las lápidas, grabadas con retratos de los fallecidos, ponen rostro a las víctimas del atentado. Al inicio del recorrido, una lápida doble emociona con la historia de un matrimonio cuyos restos descansan juntos después de que ella se quitara la vida tras conocer que su esposo había resultado muerto en el fatídico tiroteo. Al final de la avenida, una pira de fuego mantiene vivo el recuerdo de los caídos.

El Monumento a los Mártires Turcos, en memoria de los 1.130 soldados de esta nacionalidad que dieron su vida por la libertad de Bakú en 1919, y el cementerio en homenaje al ex presidente Heydar Aliyev, considerado fundador de la República de Azerbaiyán, son otros de los recintos azeríes que recuerdan a los que ya no están.

Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.