Imagen tomada en el Mercado Central de Valencia. EFE/Alberto Estévez.

Carne de pollo a la venta en el Mercado Central de Valencia. Efeagro/Alberto Estévez

Dioxinas en el pollo

Publicado por: agro 20 de junio de 2015

Ante la alarma social provocada por los productos cárnicos belgas contaminados con dioxinas en 1999, muchos vendedores valencianos de aves y sus derivados advierten a los compradores con carteles y certificados de la procedencia autóctona de sus mercancias, como se observa en el Mercado Central de Valencia.

La crisis más importante provocada por estas sustancias en la Unión Europea se inició el 28 de mayo de 1999, cuando el Gobierno belga retiró de todos sus comercios los pollos y los huevos producidos en el país, tras descubrir un alimento destinado a esas aves contaminado con dioxinas. Además, varias explotaciones se pusieron en cuarentena y sus alimentos se inmovilizaron en todo el territorio comunitario, incluido España.

Así, el 4 de junio, los Ministerios de Sanidad y Consumo y de Agricultura retiran del mercado y ponen en cuarentena los productos de origen animal procedentes de Bélgica, como medida cautelar, y cinco días después, el 9 de junio, se retiran del mercado español unas 1.100 toneladas de productos de origen belga, entre ellos carne, huevos, leche y pescado.

El 22 de junio, los gobiernos de La Rioja y Aragón inmovilizaron partidas de pienso y alimentos como actuaciones preventivas hasta que se certificase su idoneidad y a partir de esta fecha, diferentes administraciones autonómicas impondrán medidas semejantes respecto a los productos alimenticios belgas.

Ese mismo día, la Fiscalía de Gante (Bélgica) confirmó que la empresa de reciclado de aceites Fogra distribuyó las grasas contaminadas con dioxina que terminaron en las explotaciones ganaderas, a través de la sociedad de elaboración de alimentos compuestos para el ganado Verkest.

La crisis finalizó el 22 de septiembre de 1999, cuando el Comité de Veterinarios de la UE retiró las restricciones a la carne de bovino y sus derivados procedente de Bélgica, aunque las mantuvo para las carnes de porcino y aves, incluidos los huevos.