Maletas de pasajeros esperando el embarque en un aeropuerto. EFE

Maletas de pasajeros esperando el embarque en un aeropuerto. EFE

El 'por si acaso', fuera de la maleta

Publicado por: Concha Carrón/EFE 5 de agosto de 2014

La maleta perfecta es aquella en la que no tienen cabida las prendas que se llevan "por si acaso": por si acaso llueve, por si hace frío o por si surge alguna salida nocturna. El equipaje debe contener ropa versátil que sirva para cualquier situación, eliminando del mismo aquella que solo sirve en una circunstancia concreta.

Lo primero que hay que tener en cuenta al preparar la maleta es el destino de las vacaciones, porque no es lo mismo ir a la playa que a la montaña, o a un destino cálido, o incluso tórrido, que a un lugar en el que la temperatura no supere los 22 grados durante el día.

Si el lugar elegido es la playa, y por lo tanto un clima caluroso, en la maleta no deben faltar camisetas, el siempre veraniego y favorecedor top, por supuesto un short, alguna falda, un par de vestidos versátiles, que sirvan para el día y la noche, algún pantalón ancho y un par de biquinis con sus respectivos pareos.

Un básico "imprescindible" del verano que no puede faltar en la maleta perfecta son los foulards, un accesorio que puede servir tanto para tapar la garganta en los lugares con un aire acondicionado muy fuerte como para ponerse sobre hombros en las frescas noches del verano.

Modelo durante un desfile en la Volvo Fashion Week in Moscú. EFE
Modelo durante un desfile en la Volvo Fashion Week in Moscú. EFE 

Pero si hay algo complicado de elegir para un viaje es el calzado, una de las piezas más pesadas y abultadas de cualquier equipaje que, cuando el espacio en la maleta es limitado, hace necesario optar por un zapato o sandalia fundamentalmente cómodo, adaptable al resto del vestuario elegido y, si es posible, bonito.

Para los destinos de playa otro indispensable de la maleta son las gafas de sol, junto un sombrero o gorra, según gustos y estilos, y algún complemento como pulseras o collares acordes con la ropa elegida.

Capítulo aparte merecen los bolsos con los que se viaja, que deben ser grandes para llevar en ellos todo lo necesario, y también adaptables tanto para el día como para la noche.

Consultar las previsiones meteorológicas

No obstante, el "look" será totalmente distinto si en lugar de la playa y un lugar caluroso se opta por hacer turismo de montaña o por destinos menos calurosos, como por ejemplo un crucero, tan de moda actualmente, por los fiordos noruegos.

Para este caso los "imprescindibles" del equipaje han de ser otros, como por ejemplo un vaquero, varias camisas en lugar de camisetas, una cazadora, un par de pañuelos grandes y necesariamente se han de sustituir las sandalias por unos zapatos cerrados preparados para el frío y la lluvia.

Un buen chubasquero se convierte en una prenda necesaria para estos destinos más refrescantes, algo que se agradecerá si en una excursión aparece inesperadamente la lluvia y evitará tener que cargar en la maleta con un paraguas.

El protector solar es algo que nunca debería faltar en una maleta, tanto si se va a la playa como a la montaña o a destinos más frescos, aunque sí puede variar su intensidad en función del lugar elegido.

Asimismo, es preciso habilitar un pequeño neceser con algunos cosméticos, entre ellos una base de maquillaje, una máscara de pestañas y un colorete, así como una versión pequeña de desodorante y perfume.

Objetivo: prendas que sirvan para el día y la noche

El truco de la maleta perfecta está en llenarla de prendas que combinen con todo, así como en no olvidarse de aquellos complementos que, según las distintas combinaciones, sean capaces de transformar un "look" de día en uno de noche o fiesta.

A la hora de hacer la maleta, es fundamental, sobre todo si se va a volar con una compañía 'low cost', llevar puestas las prendas que más ocupan, esmerándonos en doblar bien la ropa con el fin de optimizar adecuadamente el espacio disponible.

Frente a las arrugas que se hacen en la ropa al meterla 'a presión' en la maleta, nada mejor que colgarla en perchas en el baño y abrir el grifo de agua caliente para que las arrugas desaparezcan con el vapor del agua. Una vez logrado este objetivo ya solo queda ¡disfrutar del verano¡.

Secciones : Turismo Viajero
Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.