Begoña en Masái Mara, Kenia. Foto: EFETUR/Cedida por Begoña López

Begoña en Masái Mara, Kenia. Foto: EFETUR/Cedida por Begoña López

ESPAÑOLES POR EL MUNDO

En Kenia, con pasaporte español

Publicado por: BEATRIZ MAPELLI / EFETUR 12 de octubre de 2016

Cerca de diez meses lleva la española Begoña López Piedra residiendo en Nairobi, Kenia, un destino "espectacular, que te marca", dice, por razones como su incomparable naturaleza y los diversos ecosistemas que alberga.

Se llama Begoña López Piedra, tiene 27 años, y hoy será nuestra guía por la naturaleza salvaje de Kenia. Y es que esta española cumple ya diez meses como residente en el país, en el que disfruta de una beca del Icex que le permite trabajar en el departamento de comercio de la Embajada española en Nairobi.

Naturaleza en estado puro

Una suerte, teniendo en cuenta que su jornada laboral se enmarca en un destino “espectacular”, de naturaleza “incomparable, paisajes impresionantes y ecosistemas muy diversos”. Tanto, dice, que en este país de contrastes se puede pasar de la alta montaña a la sabana, y de las playas vírgenes a las grandes ciudades en cuestión de kilómetros.

Y precisamente los grandes reclamos turísticos de Kenia se vinculan con el medio natural. Resulta recomendable visitar, por ejemplo, Maasai Mara, que ofrece “los mejores safaris" de los que disfrutar y permite contemplar los “big five” -elefante, león, búfalo, leopardo y rinoceronte-, así como otros grandes de la fauna africana como guepardos, ñús, cebras, antílopes o jirafas. Begoña invita también a descubrir el Parque nacional de Amboseli, que hace gala de una particularidad: se sitúa a los pies del Monte Kilimanjaro, “el más alto de África”, y permite contemplar los elefantes a los pies del "majestuoso volcán". “Un lujo irrepetible”, apunta.

También resulta interesante acercarse a las Playas de Diani, diez kilómetros de arenal semi virgen que “nada tiene que envidiar a las conocidas playas de Zanzíbar”; y al Valle del Rift, “zona clave en el desarrollo del medioambiente keniano”. Y, por último, el Monte Kenya, “el segundo pico más ato de África, después del Kilimanjaro, y un paraíso para los escaladores”.

Parque nacional de Amboseli, Kenia. Foto: EFETUR/Cedida por Begoña López
Parque nacional de Amboseli, Kenia. Foto: EFETUR/Cedida por Begoña López

Además de sus atracciones turísticas, Kenia presume de contar con gentes que siempre “están dispuestas a ayudarte con una sonrisa, y eso a pesar de haber tenido vidas complicadas". “Tienen mucho sentido del humor, y unas ganas inmensas de vivir”, añade Begoña. Otro de los rasgos que destaca de la población local es su "mentalidad relajada" bajo el lema “pole, pole” o, lo que es lo mismo, tomarselo todo con tranquilidad lo que, a juicio de Begoña, “contrasta a veces con la concepción occidental, sobre todo en el ámbito laboral”.

Le preguntamos por el sabor keniano y nuestra guía nos explica que aquí se puede degustar una variada gastronomía de influencia india y británica, con especialidades como el cangrejo cocinado “al swahili”, “muy típico en la costa”; o el nyama choma, carne de cabra asada que se acompaña de kachumbari -ensalada de tomate y cebolla-, de ugali -pasta de harina de maíz- y de sukuma -verdura local-. Para degustarlas, el restaurante Talismán, en Nairobi, “reconocido como uno de los mejores de la ciudad, porque la comida está buenísima y la relación calidad precio es excelente”, señala.

Lo que está claro es que entre su país de acogida y España existe un "enorme contraste" que trasciende los gastronómico. "No se parecen en nada”, afirma, porque aquí la vida discurre de una manera completamente diferente pese a que “el carácter no es tan dispar”.

Begoña haciendo rafting en Kenia. Foto: EFETUR/Cedida por Begoña López
Begoña haciendo rafting en Kenia. Foto: EFETUR/Cedida por Begoña López

Lo que menos le gusta es "la corrupción", reconoce, que “afecta a todos los ámbitos de la vida diaria”; así como “la inseguridad de Nairobi, en la que existe mucha violencia”. Tampoco el tráfico le agrada y no es de extrañar teniendo en cuenta que, en noviembre de 2015, se formó un atasco que tuvo retenidos a los conductores “durante tres días en una de las principales carreteras de Kenia”.

Esta periodista, que admite no tener problemas con el inglés y poder manejarse ligeramente en swahili -los idiomas oficiales del país-, reconoce que antes de aterrizar en él pensaba que solo se sostenía de “la industria turística y los safaris” porque desde España “la gente solo ve playas y safaris, pero África del Este es mucho más”.

Ahora, casi un año después, sin saber si volverá pronto a España, y sin haber regresado desde que inició su andadura en el extranjero, afirma que éste es un destino “que te marca”. Es cierto que Nairobi “no es una ciudad fácil, hay muchas dificultades, te las encuentras a diario y hay que tener mucho carácter y ser resolutivo”. Pero, pese a ello, añade: “Como contraprestación, Kenia te puede dar mucho, puedes visitar miles de sitios y ver mundo, lo cual enriquece muchísimo”.

Pues en ese mundo te dejamos Begoña, entre fauna salvaje, paisajes de ensueño y naturaleza en estado puro, y mientras, aquí, España y los tuyos, a buen seguro, estarán esperando que regreses de las lejanas tierras africanas. ¿Algún mensaje antes de colgar?, le preguntamos. “Sí, decirle a mi familia que estoy deseando llevarlos de safari y que les espero con los brazo abiertos”, dice antes de despedirse.

Secciones : El mundo Turismo