Un estudio analiza el impacto climático en las plagas y la floración

Publicado por: Efeagro 10 de enero de 2023

Las plantas silvestres están floreciendo en Cataluña entre tres y cinco meses antes de lo habitual, las orugas de la procesionaria están en los pinares desde diciembre, cuando lo habitual es que comiencen a verse a finales de enero, y los mosquitos siguen vivos y picando, todo ello como consecuencia de un invierno muy cálido.

Así lo ha confirmado hoy el CREAF a través de sus proyectos de ciencia ciudadana, como el RitmeNatura, que ha alertado de que los rosales de montaña de las zonas interiores de Cataluña han empezado a florecer cinco meses antes de lo habitual, o el AlertaForestal lleva semanas observando procesiones de la oruga de la procesionaria del pino típicas de finales de enero.

El proyecto Mosquito Alert ha detectado mosquitos tigre y comunes activos en Barcelona desde el 1 de enero.

Según los ecólogos del CREAF, el cambio climático, que provoca inviernos cada vez más suaves, está alterando los calendarios naturales de la fauna y flora, sus períodos de floración, reproducción o actividad.

Floración adelantada

La fenología está variando por el calentamiento global, según el CREAF, que ha constatado, por ejemplo, la floración de retamas tres meses antes de lo que acostumbrarían o la del gamoncillo, una pequeña planta que ha empezado a florecer con tres meses de antelación.

Según los ecólogos, estos cambios en las floraciones tienen consecuencias: se alarga el período en que las plantas están activas, aumenta el consumo de agua de éstas y se dan situaciones donde cada vez hay más sequía o hace falta más agua, sobre todo en los cultivos.

Además, estos cambios no se dan igual en todos los seres vivos y, por ejemplo, puede llegar a ocurrir que las flores se abran ahora pero que los insectos no aparezcan todavía y, por tanto, haya problemas en la producción de frutos por falta de polinización.

También puede haber una mayor exposición de las flores a las heladas, reduciendo la viabilidad y fertilidad de éstas.

Procesionaria dos meses antes

También han comprobado que la procesionaria del pino este año ha adelantado su bajada al suelo casi dos meses.

Cuando la procesionaria desciende de las bolsas de los árboles para enterrarse en el suelo lo hace en forma de procesión, de ahí el nombre de esta plaga autóctona típica de los bosques de pino de Cataluña.

Oruga procesionaria. EFE

De momento, según el voluntariado de AlertaForestal, en diciembre ya había procesiones de la especie en las comarcas del Ripollès, Solsonès, Vall d'Aran, Noguera, Garrotxa, Osona y Selva.

Mosquitos en invierno

También el proyecto Mosquito Alert, una iniciativa del CEAB-CSIC, el CREAF y la UPF, ha dado a conocer unos datos inéditos en cuanto a mosquitos tigre y mosquitos comunes.

Las personas que de forma voluntaria envían fotografías a este proyecto científico han encontrado estas especies de mosquitos activos en Barcelona desde el 1 de enero, unos datos inéditos que muestran hasta qué punto el avance del cambio climático está desplazando la temporada de mosquitos.

Los expertos del proyecto, entomólogos y ecólogos que estudian las migraciones y el movimiento de estas poblaciones, han advertido sobre este fenómeno y han vaticinado que "podría haber un desplazamiento de la actividad del mosquito en otoño y principios del invierno y no tanto en pleno verano como era habitual hasta ahora".

Secciones : SANIDAD VEGETAL