Habitación del Hotel Convento San Roque, Balmaseda, Vizcaya. Foto. Ana Fernández

Habitación del Hotel Convento San Roque, Balmaseda, Vizcaya. Foto. Ana Fernández

PAÍS VASCO

Hotel Convento San Roque, "un remanso de tranquilidad"

Publicado por: BEATRIZ MAPELLI / EFETUR 30 de septiembre de 2015

Ana Fernández nos envía una fotografía del Hotel Convento San Roque, en Balmaseda (Vizcaya), para participar en 'El concurso de Efetur'. Este complejo de piedra es, a su juicio, “un remanso de tranquilidad” en el que se puede saborear una gastronomía y vinos “excelentes”.

"El hotel Convento San Roque, en Balmaseda, es un lugar en el que estuvo anteriormente ubicado el Monasterio de Santa Clara. Tiene 19 habitaciones, las mismas que cuarenta años atrás dieron cobijo a las monjas del monasterio. El personal del hotel nos trató muy bien y nos recomendó distintas rutas para realizar por la zona. Además, nuestra estancia coincidió con el mercado medieval que se celebra en la localidad, y nos encantó. Las paredes son de piedra y el lugar es un remanso de tranquilidad. La oferta gastronómica es muy buena y permite elegir desde menús del día hasta platos a la carta. Además, los vinos son excelentes." Ana Fernández

Esta seguidora de Efetur nos habla del Hotel Convento San Roque, en Balmaseda (Vizcaya), un establecimiento en un edificio de piedra integrado con la naturaleza que le rodea. Se ubica en el antiguo Monasterio de Santa Clara, construido en 1666, y hoy, reconvertido en alojamiento turístico, da la bienvenida a los visitantes para ofrecerles una estancia con ingredientes de historia, descanso y gastronomía.

Sus instalaciones

El hotel, que dispone de una iglesia conventual y una casa vicarial anexas que datan también del siglo XVII, alberga 19 habitaciones -antiguos aposentos de clausura- con vistas exteriores al entorno natural. No faltan aquí servicios como televisión satélite, conexión Wi-Fi o room service.

Panorámica del Hotel Convento San Roque, Balmaseda, Vizcaya. Foto. Cedida por Hotel Convento San Roque
Panorámica del Hotel Convento San Roque, Balmaseda, Vizcaya. Foto. Cedida por Hotel Convento San Roque

Pero lo mejor viene cuando las materias primas toman forma en los fogones de su restaurante. En este espacio, con dos salones y capacidad para más de 150 personas, se sirve una amplia variedad de carnes, pescados y hortalizas, maridados con los mejores vinos. Por cierto, el hotel cuenta con su propia bodega, con referencias de Riojas, Riberas del Duero, Navarras, Penedés o Bierzo, entre otras.

El claustro con cúpula acristalada, el parking privado, los patios empedrados, el salón de eventos, la terraza exterior, y las diferentes catas y cenas medievales que se organizan, son otros de los alicientes que ponen en valor este rincón vizcaíno.

El entorno

También el entorno constituye una excusa más para visitar la zona. Balmaseda, a orillas del Río Cadagua, es perfecto para amantes de la naturaleza que pueden disfrutar de senderos y actividades al aire libre en los Valles de Arcentales y Mena que rodean la localidad.

Los que prefieran hacer turismo urbano pueden visitar su patrimonio con ejemplos como El Palacio Horkasitas, la Iglesia San Severino, el Puente Viejo, la Ermita San Roque o la Casa Consistorial, entre otros. Además, el pueblo está a escasos kilómetros de Bilbao por lo que se puede aprovechar la visita para descubrir algunos de los atractivos de la capital vizcaína.

 

Secciones : Hoteles Turismo