Estación de metro de Chamberí. Foto. Juan Javier Ríos.

Estación de metro de Chamberí. Foto. Juan Javier Ríos.

CULTURA

Ruta por los escenarios de un Madrid de cine

Publicado por: LOURDES VELASCO PLA / MONTSERRAT MARTÍNEZ 10 de febrero de 2014

El Madrid inmortalizado por cineastas como Carlos Saura, Pedro Almodóvar o Alex de la Iglesia puede visitarse en una ruta ideada por una asociación que da a conocer la historia y cultura de la capital. Además, se advierte del riesgo que acecha a enclaves de cine como el Palacio de la Música o el frontón Beti Jai.

Los barrios de Chamberí y Maravillas, la Gran Vía, la calle de Alcalá, la Puerta del Sol y Lavapiés esconden algunos de los tesoros urbanos que la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio ha recopilado en un recorrido diseñado para un grupo de estudiantes de la Universidad de Burdeos y que ahora está disponible en su página web. Fernando León de Aranoa congeló en Barrio la estación fantasma de Chamberí, abandonada desde 1996 y rehabilitada ahora con fines museísticos, un enclave por el que la asociación propone iniciar la ruta.

En el mismo barrio se encuentra el frontón Beti Jai (Siempre Fiesta, en euskera), escenario de Madrid, en la que Basilio Martín retrató en 1987 cómo un periodista redescubría los rincones madrileños con protagonismo en la Guerra Civil. Actualmente, el único ejemplo de frontón industrial de finales del siglo XIX conservado en España está pendiente de expropiación municipal, pero, mientras tanto, "se han caído las cubiertas y está entrando en una fase de deterioro inexplicable en un monumento declarado en 2011 como Bien de Interés Cultural (BIC)", explica el presidente de la asociación, Álvaro Bonet.

El frontón no es el único edificio inmortalizado en la gran pantalla que, pese a su alto valor cultural, corre riesgo de desaparición, bien sea por precariedad o por especulación urbanística. Especial preocupación despierta el Palacio de la Música, antigua sala de cine ubicada en la Gran Vía, que Bankia adquirió con la idea de recuperarla para su uso original como sala de conciertos. La crisis terminó con el proyecto, y el emblemático palacio acabó en manos de una marca de moda, de manera que ahora varias entidades culturales presionan para que el Ayuntamiento no apruebe sustituir el uso cultural por el comercial, y Patrimonio declare BIC la sala, que proyectó su última película en 2008, explica Álvaro Bonet.

En el corazón de la capital

Al lado está el edificio Carrión, que alberga los cines Capitol y para el que la asociación reclama su vuelta a la apariencia con que fue construido en los años 30: aspira a que no regresen a su fachada los "leds" publicitarios con los que Álex de la Iglesia lo inmortalizó en El día de la bestia. Localizaciones míticas de esa misma película son las escalinatas de la Casa Matesanz, concebida en los años 30 como casa comercial con oficinas, tiendas y despachos, la iglesia de las Calatravas o el edificio Ocharán, por donde también transcurre la ruta.

De la cinta Surcos de José Antonio Nieves Conde (1951), la asociación selecciona, entre otros lugares, la plaza de Lavapiés y la de San Ildefonso, que acogía un mercado homónimo derribado en 1970 para dar paso a la plaza actual. Así se van repasando uno a uno los escenarios de Surcos, pero también los de Los Golfos, de Carlos Saura (1959); Qué he hecho yo para merecer esto, de Pedro Almodóvar (1984); Madrid, de Basilio Martín Patino (1987); El día de la bestia, de Alex de la Iglesia (1995); y Barrio, de Fernando León de Aranoa (1998).

Las películas fueron seleccionadas por el grupo de estudiantes de la Universidad de Burdeos que propuso el recorrido guiado, el cual ahora puede consultarse en la web Madrid, Patrimonio y Ciudadanía. El hilo conductor del cine ayuda a conocer las calles y los edificios históricos de la capital, pero también sirve para alertar del riesgo que corren algunos edificios clave en la historia de la ciudad.

Cine y desarrollo rural

A unos cientos de kilómetros de Madrid y en un enclave totalmente distinto al bullicioso Madrid, en la serranía de Ronda, un pequeño pueblo ha cambiado por completo su fisonomía por el cine. Se trata de Júzcar, el pueblo pitufo.

Con motivo del estreno en el 2011 de la película Los Pitufos 3D, Júzcar fue elegido por la multinacional para promocionar la cinta y las 175 casas del pueblo, entre las que se encontraban la iglesia, el cementerio y el Ayuntamiento, fueron pintadas de azul, para lo que se emplearon 9.000 kilogramos de pintura.

Vista del municipio malagueño de Júzcar. Foto: EFE/ Jorge Zapata
Vista del municipio malagueño de Júzcar. Foto: EFE/ Jorge Zapata

Años después este revulsivo sigue mejorando el pueblo y su entorno. Durante este fin de semana se han plantado los primeros árboles del bosque Pitufo. Para conseguir una mayor implicación, cada vecino ha apadrinado una de las plantas, de la que cuidará hasta que haya crecido. El proyecto, un experimento de recuperación de uno de los bosques mediterráneos en la Serranía de Ronda (Málaga), fue apadrinado por Eva González y Andres Iniesta.

Se trata de una zona muy afectada por prácticas como el carboneo y el pastoreo de cabras y se va a recuperar con especies representativas del bosque mediterráneo, adaptadas a las condiciones climáticas y del terreno, como el acebuche, la encina, la jara blanca, la retama o el romero, entre otros.

Secciones : España Turismo
Temas :
Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.