Panorámica de la piscina. Foto cedida por el hotel.

Panorámica de la piscina. Foto cedida por el hotel.

complejos de lujo

Hotel Monterrey, 50.000 metros de ocio, relax y gastronomía

Publicado por: L.A.F.-Efetur 20 de marzo de 2015

Un parque privado de 50.000 metros cuadrados. Un casino y un hotel de cinco estrellas. Es un complejo de lujo en la Costa Brava. Lo conforman el hotel Guitart Monterrey, reformado totalmente en 2010, y el Gran Casino Costa Brava, a 300 metros del centro de Lloret de Mar y a unos 800 metros de la playa.

El Monterrey es bastante más que un hotel, bastante más que sus 200 habitaciones. En esos 50.000 metros cuadrados se extienden sus jardines, el Casino, un centro de wellness y spa, dos restaurantes, un beach club, un bar en el hall abierto todo el día y el Club Prince, de selecto ambiente nocturno.

Además, amplios salones que albergan desde cenas benéficas en las que participan personalidades de la talla de los príncipes de Bulgaria a reuniones de trabajo a bodas y otros acontecimientos familiares.

La variedad de oferta e instalaciones consigue que en el Monterrey se encuentren diferentes tipos de clientes, "desde familias a parejas de distintas edades, además de empresas y grupos que organizan sus convenciones o eventos", como explica a Efetur el director de marketing del hotel, Pere Cabañas. Algunos huéspedes llegan al hotel "atraídos por el casino del complejo hotelero", añade.

Es, además, lo que podríamos llamar un hotel para cualquier temporada. Si bien en verano quienes más acuden son las familias y las parejas que buscan un complejo exclusivo, con todas las comodidades, en invierno "destacan más las escapadas románticas o de relax y el cliente viene con el spa como reclamo", asegura Cabañas. Además, el restaurante Freu atrae al cliente gastronómico "durante todo el año".

Un detalle importante para los fumadores: la Sala Hemingway es club de fumadores.

Distintas formas de descansar

Todas las habitaciones del hotel Monterrey disponen de las comodidades lógicas de un cinco estrellas: aire acondicionado, wifi, canales internacionales de televisión, minibar... pero las 200 no son iguales. Las habitaciones confort, para dos personas, tienen vistas al jardín, mientras las superiores pueden acoger hasta a cuatro personas y tienen balcón. Las denominadas luxe tienen capacidad para tres personas y algunas de ellas tienen vistas a la montaña y otras cuentan con un balcón con vistas al mar.

Las dos grandes suites, para dos personas, tienen una estupenda terraza con vistas al mar además de recibidor, salón, dormitorio y sala privada con bañera de hidromasaje y ducha separada. Las seis suites, además de la terraza al mar tienen un salón, un dormitorio y bañera de hidromasaje en el baño. Amplísimas todas ellas, no tienen el mismo tamaño, oscilan entre los 53 y los 110 metros cuadrados.

Una de las habitaciones familiares Pilarín. Foto cedida por el hotel.
Una de las habitaciones familiares Pilarín. Foto cedida por el hotel. 

Pero, sin duda, las más exclusivas y originales de las 200 habitaciones del Monterrey son las familiares Pilarín, de 55 metros cuadrados. Tienen capacidad para un máximo de 4 personas, una terraza con vistas al jardín y están decoradas con ilustraciones infantiles en las paredes realizadas por la dibujante de cuentos Pilarín Bayés. Un ambiente familiar especialmente pensado para los pequeños.

También pensado para que los niños encuentren su ambiente durante las vacaciones, está el Parque Infantil, en el exterior, y, por supuesto, una piscina infantil. También en el exterior están la piscina para adultos y una serie de aparatos para fitness, un modo de facilitar que la vida en el hotel no se limite al interior y de que el cliente disfrute del Parque privado que es uno de los elementos distintivos del complejo.

Mesa y mantel (o copa)

Otro de los aspectos especialmente cuidados en el hotel es la gastronomía. Amplia y variada oferta, diferentes ubicaciones dentro del complejo y para cualquier hora.

La estrella del elenco es el restaurante Freu, muy reconocido en las diferentes guías gastronómicas. Su apuesta es la calidad de una cocina mediterránea fundamentada en los productos frescos y de mercado y una carta en la que conviven las recetas más clásicas con los platos más sofisticados. El ambiente, sobrio y presidido por el diseño con materiales como la madera, el hierro oxidado y el cristal. En la terraza del restaurante no pasa desapercibido el techo de enredaderas.

El Beach Club, en la playa de Fenals. Foto cedida por el hotel.
El Beach Club, en la playa de Fenals. Foto cedida por el hotel. 

El restaurante Monterrey, ubicado en la planta baja y abierto al jardín y a la piscina, permite elegir al comensal entre su zona interior, la terraza o uno de sus dos reservados. Se puede comer a la carta, pero el Monterrey ofrece un menú bufé de cocina mediterránea.

Entre mayo y octubre, uno de los espacios que más triunfan es, sin duda, el Beach Club en la playa de Fenals, rodeada de pinos, con el que han llevado hasta la orilla del mar la comodidad y los servicios del hotel de cinco estrellas. Tiene una zona de tumbonas exclusiva para los clientes del hotel, con toallas del establecimiento, para tomar el sol al borde literalmente del mar. Los clientes del Monterrey tienen transporte por cortesía del hotel y pueden cargar sus consumiciones a la cuenta de su habitación.

Muy cómodo y relajado es el ambiente del Bar Hall, que está abierto durante todo el día y es el lugar en el que se puede disfrutar tanto de un desayuno como del aperitivo o un cóctel a última hora de la tarde, ya sea dentro o en la terraza.

El Club Prince. Foto cedida por el hotel.
El Club Prince. Foto cedida por el hotel. 

Pero la oferta no termina ahí, pues la noche está para disfrutarla y más aún si uno se encuentra en la costa mediterránea. Y el hotel Monterrey Guitart tiene un lugar especialmente ideado para eso, el Club Prince, un lugar de ocio nocturno elegante y exclusivo rodeado de jardines y con dos ambientes diferenciados: la terraza chillout y otra zona con un ambiente de música con los éxitos actuales y del pasado.

Masajes y Black Jack

Al hotel Monterrey Guitart no se le ha pasado por alto la necesidad que tenemos todos de conseguir relajarnos, de cuidar el cuerpo y la mente, de curarnos del estrés, en definitiva, y entre sus instalaciones ha dispuesto el centro Wellness & Spa Monterrey. Es un espacio de 900 metros cuadrados con piscina climatizada, con cascadas cervicales y cuellos de cisne, jacuzzi, ducha secuencial, sauna finlandesa, baño turco...

En otra zona del spa todo está dispuesto para recibir la amplia carta de masajes; en la zona de tratamientos también podemos elegir entre una gran variedad de terapias y en la sala VIP encontramos un área privada ideal para los tratamientos en pareja.

El Gran Casino Costa Brava y el hotel Monterrey. Foto cedida por el hotel.
El Gran Casino Costa Brava y el hotel Monterrey. Foto cedida por el hotel. 

Pero, tal como se percibe desde el primer momento, el Monterrey no es simplemente un hotel y, además de su gran oferta gastronómica y de ocio, su spa para el relax y el cuidado o sus jardines, el complejo se completa con el Gran Casino Costa Brava. Un rato de diversión asegurada a cualquier hora, pues el casino abre a las 10 de la mañana y no cierra hasta bien entrada la madrugada.

Son 16.000 metros cuadrados con máquinas de azar, pocker y mesas de juego para los amantes de la ruleta, el Black Jack y otros juegos y tiene un restaurante y un bar. Una oferta de ocio diferente que complementa a la oferta de instalaciones y servicios del hotel Monterrey Guitart.

 

Secciones : Hoteles Turismo