Figura de Don Quijote y Sancho al atardecer. CASTILLA LA MANCHA.

Figura de Don Quijote y Sancho al atardecer. CASTILLA LA MANCHA.

ESPAÑA

En un lugar de La Mancha...

Publicado por: CARMEN DE ÁGUEDA 26 de febrero de 2013

Las aventuras y desventuras del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, no solo constituyen una de las obras cumbres de la literatura universal, sino que sirven de guía de viajes para conocer La Mancha y recorrer las mismas tierras que pisó el heroico Caballero de la Triste Figura.

Casi 2.500 kilómetros de cañadas reales, vías pecuarias, caminos rurales y antiguas vías de ferrocarril forman parte de la "Ruta de don Quijote", que pasa por 156 municipios castellanomanchegos y fue inaugurada en 2005, en el cuarto centenario de la publicación de la obra. A pie, a caballo o en bicicleta se puede recrear la historia del libro más reconocido de la literatura española o, al menos, disfrutar de alguno de sus capítulos en el escenario en que transcurren.

Con vías bien señalizadas y apeaderos en todos los tramos, la ruta está diseñada para ser recorrida incluso por personas en silla de ruedas. Cada parada del recorrido corresponde a alguna de las aventuras o acontecimientos que se relatan en la universal obra de Miguel de Cervantes.

Azorín fue uno de los primeros en recrear el recorrido realizado por el Caballero de la Triste Figura: "Yo voy - con mi maleta de cartón y mi capa- a recorrer brevemente los lugares que él recorriera". Y, como este autor, nos dejamos llevar por los paisajes castellanos de Albacete y Ciudad Real.

Dividida en diez tramos, la ruta pasa por localidades como Argamasilla de Alba, Ruidera, Ossa de Montiel, El Bonillo y Munera.

De cuyo nombre no quiero acordarme... 

Comenzamos el recorrido en Argamasilla de Alba (Ciudad Real), ubicada en pleno corazón de La Mancha. Se dice que este es el lugar de cuyo nombre no quiso acordarse Cervantes al inicio de su novela, pero que sí nombró en la conclusión de la primera parte que decía así: "Los académicos de la Argamasilla, lugar de La Mancha, en vida y muerte del valeroso don Quijote de La Mancha".

En los sótanos de la Casa de Medrano, en la Cueva de Medrano, Cervantes sufrió prisión y comenzó a concebir la que sería su gran obra. La visita nos lleva hasta el Castillo de Peñarroya, sobre un acantilado en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, un conjunto de 15 lagunas en poco más de 25 kilómetros.

Argamasilla de Alba, Ruidera, Ossa de Montiel, El Bonillo y Munera son solo algunas de las paradas en el camino que recorre la senda de El Quijote

A 4 kilómetros por la carretera de San Pedro se llega hasta Ossa de Montiel (Albacete), con calles estrechas y fachadas encaladas que mantienen el encanto del pasado. En esta localidad encontramos además la Cueva de Montesinos en la que Cervantes situó el encantamiento más famoso de la literatura española. La cueva es una cavidad de origen kárstico de unos 80 metros en cuyo interior se han encontrado restos de diferentes civilizaciones.

Sin salir del Campo de Montiel llegamos a El Bonillo, en cuya Plaza Mayor se puede visitar la Iglesia de Santa Catalina (de los siglos XV-XVI) y el edificio del ayuntamiento, de estilo renacentista. El Museo Parroquial guarda algunos tesoros como el Cristo abrazado a la Cruz del Greco y dos retratos atribuidos a Ribera.

Concluimos el recorrido en Munera (Albacete), escenario de las famosas Bodas de Camacho que se narran en El Quijote. Horizontes verdes de carrascas, viñas, olivos y campos de cereales sirven de marco a esta localidad por la que también pasó Don Quijote.

Otras rutas, otros autores

Castilla la Mancha presume de grandes literatos y, con este pretexto, la oficina de turismo de esta comunidad autónoma ofrece una decena de recorridos para perderse por sus parajes con un libro bajo el brazo.

La ruta del Quijote abre el apetito por nuevos paisajes y recorridos con grandes acompañantes como La Celestina de Fernando de Rojas.  Muy cerca del Tajo, y en una fecha indeterminada que se sitúa entre 1473 y 1476 nacía este escritor en un pueblo conocido como La Puebla de Montalbán, una localidad que aún hoy conserva uno de los conjuntos monumentales más destacados del siglo XVI español. El castillo de Montalbán o la ermita de Nuestra Señora de Melque están enmarcados por parajes naturales como el embalse de Castrejón o el puente de Ruidero en el Río Torcón.

Fernando de Rojas, el Arcipreste de Hita o Antonio Buero Vallejo son otros de los célebres autores cuyas vidas -y obras- están ligadas a La Mancha

Y, siguiendo los pasos de Rojas, nos vamos de La Puebla de Montalbán a Toledo, a tan solo 33 kilómetros. El Teatro de Rojas recuerda la relación del escritor con esta ciudad que tan bien equilibra el patrimonio de las religiones del libro: cristianismo, judaísmo e islam. Bañada por el Tajo, la ciudad de Toledo acoge iglesias, sinagogas, mezquitas, conventos, puentes murallas y torreones que es mejor descubrir perdiéndose en sus calles sin un plan prefijado.

La ruta dedicada a Rojas concluye en Talavera de la Reina, lugar al que el autor de La Celestina se mudó tras su paso por Salamanca. Conocer el arte de la cerámica, pasearse por sus murallas cargadas de historia o visitar sus iglesias y monumentos dan al visitante la oportunidad de empaparse de la historia de esta ciudad toledana en la que residió Fernando de Rojas.

Francisco de Quevedo, el Arcipreste de Hita, Antonio Buero Vallejo o Fray Luis de León son otros de los autores a los que Castilla La Mancha ha dedicado interesantes rutas de espíritu literario.

Secciones : España Turismo