Isla de la Graciosa desde el Mirador del Río, Lanzarote. Foto: Cedida por Raúl Nieto

San Juan de Gaztelugatxe, en Bermeo (Bilbao). Foto. María Berenguer

VIZCAYA

San Juan de Gaztelugatxe, "me apasiona"

Publicado por: BEATRIZ MAPELLI / EFETUR 16 de septiembre de 2015

Esta instantánea nos traslada a San Juan de Gaztelugatxe, en Bermeo (Vizcaya). Su autora, María Berenguer, nos explica que es un enclave que le “apasiona” por el “encanto y la magia que se respira en él".

"La imagen muestra San Juan de Gaztelugatxe, en Bermeo (Vizcaya). Me apasiona este bello 'rinconcito' del mapa por su encanto y la magia que se respira  en él." María Berenguer

Entre los municipios vizcaínos de Bakio y Bermeo se halla San Juan de Gaztelugatxe, uno de los espacios turísticos por excelencia del País Vasco. Se trata de un pequeño islote unido con tierra firme a través de una larga escalera -de 241 escalones- que termina en una pintoresca ermita dedicada a San Juan Bautista. Según relatos populares, el lugar fue visitado por éste, quien desembarcando en el puerto de Bermeo, y dando tres pasos gigantes, llegó a la ermita dejando sus huellas en distintos puntos del camino, tal y como recoge la Diputación Foral de Vizcaya.

La ermita es un edificio de planta rectangular que alberga en su interior imágenes de san Juan, san Pedro, san Pablo, san Antonio, santa María y la Virgen del Carmen. También, distintos cuadros con embarcaciones a punto de naufragar y las maquetas de barcos colgados a modo de ofrenda, muestra del agradecimiento de los fieles que acudieron a buscar la protección del santo.

El peñón vizcaíno de Gaztelugatxe, en Bermeo (Vizcaya). Foto: EFE.
El peñón vizcaíno de Gaztelugatxe, en Bermeo (Vizcaya). Foto: EFE.

Se han ido desarrollando numerosas tradiciones populares alrededor de este lugar: cuando el mar estaba bravo, los marineros y pescadores de Bermeo hacían la promesa de visitar el santuario; cuando las mujeres no podían tener descendencia, acudían para colocar ofrendas a los pies de la imagen de santa Ana; y cuando se sufría de dolores de cabeza o no se podía conciliar el sueño, los enfermos visitaban la ermita, donde tocaban la campana tres veces y rezaban oraciones. Muchas de estas tradiciones se conservan en la actualidad y es parada en numerosas romerías organizadas por los vecinos de la zona que acuden a este lugar para hacer sus ofrendas y pedir deseos.

Especial mención merecen las vistas que regala este enclave al mar Cantábrico, que ha dejado en la isla un diseño de acantilados, túneles y arcos dignos de visita.

Otros atractivos

A lo largo de la provincia, los turistas encontraran numerosas propuestas culturales, artísticas y gastronómicas que tienen su punto de partida en la capital, Bilbao. Aquí, proponemos visitar el Museo Guggenheim, un emblema de la arquitectura contemporánea, y saborear los famosos pitxos vascos en alguno de los establecimientos que se aglomeran por el centro urbano.

Otra opción es recorrer sus 150 kilómetros de costa y conocer algunas de sus playas; contemplar el Puente Colgante de Vizcaya -declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco- o hacer una excursión por la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, entre otras propuestas.

Secciones : España Turismo