Andalucía prevé la segunda peor campaña de aceite de oliva en su historia

Publicado por: agro 3 de octubre de 2022

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, que ha presentado en Jaén el Aforo del Olivar y la Aceituna de Mesa 2022, ha anunciado que se prevé una campaña de la aceituna en Andalucía un 49 % menor que las anteriores, la "segunda peor cosecha" de la historia desde que se conocen los datos.

De las 587.000 toneladas de aceite que se esperan en Andalucía, 200.000 corresponden a la producción de la provincia de Jaén, un 60 % inferior a la anterior.

Las cifras contemplan descensos generalizados de producción en todo el olivar andaluz.

Aceituna en almazara. Efeagro
Aceituna en almazara. Efeagro

"Estamos ante una cosecha más corta de lo normal, con lo que el empleo se verá seriamente perjudicado. Menor número de jornales, menos ingresos para los trabajadores del campo que dejarán de percibir unos cien millones de euros sólo en la provincia de Jaén", ha señalado Crespo.

Los olivareros piden ayuda

Ante la previsión de la segunda peor cosecha del siglo en Andalucía, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA han reclamado un paquete de ayudas a los olivareros, obras hidráulicas y la paralización de la nueva Política Agraria Común (PAC) ante la previsión de la segunda peor cosecha de aceituna del siglo en Andalucía.

El gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, ha asegurado en una nota que se necesita una política hídrica "acorde a las necesidades", en contra de la que está desarrollando el Gobierno nacional.

A su juicio, la suspensión de todos los presupuestos para construir nuevas presas y conducciones en el Guadalquivir es una "falta de voluntad manifiesta con el olivar en la provincia de Jaén y en general de Andalucía".

Valero también ha reclamado el aplazamiento de la nueva PAC hasta el próximo año y ha asegurado que los costos de los riegos son "asumibles", al tiempo que ha llamado a potenciar los seguros agrarios, cuya suscripción no llega al 7 % de los productores.

El responsable de Olivar de COAG Andalucía, Juan Luis Ávila, ha pedido un paquete específico de ayudas al sector y la paralización de la aplicación de los ecoesquemas -las nuevas ayudas ambientales que entran en funcionamiento con la nueva PAC en 2023- porque "generan incertidumbre en un escenario de muy poca cosecha".

Según Ávila, el sector afronta una situación más complicada que en años anteriores, ya que a la sequía se suma el aumento "desorbitado" de los costes de producción por la guerra en Ucrania y la puesta en marcha de la nueva PAC.

COAG ha solicitado la reducción del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) a las comunidades de regantes y la eliminación total del canon de riego para la campaña de 2022, al tiempo que ha criticado el uso de excedentes que condicione a todo el sector.

El secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, ha estimado unas pérdidas de al menos 1.700 millones de euros en la cosecha que empieza en estos días en Andalucía y ha reclamado un plan hidrológico del Guadalquivir "justo para el olivar tradicional".

UPA ha recordado que la producción está condicionada por el cambio climático y por la disponibilidad de agua, y ha advertido de que muchos agricultores se están planteando no recoger el escaso fruto de los olivos si no llueve en los próximos meses.

"No pueden, ni deben, desdeñarse esfuerzos en infraestructuras nuevas que sirvan de acopio del agua para nuestros cultivos", ha insistido Cano, que ha pedido a la Junta de Andalucía ejecutar al máximo todas las infraestructuras para disponer de la mayor cantidad de aguas regeneradas y al Gobierno central una mayor reducción de las peonadas obligatorias para cobrar el subsidio agrario.

Los olivareros confían en que la menor producción de aceite se refleje en los mercados con una estabilización de los precios en origen por encima de los costes de producción.