Cabaña Hoshinoya en Kyoto. Foto: Nuba.

Cabaña Hoshinoya en Kyoto. Foto: Nuba.

NATURALEZA Y DESCANSO

Cinco cabañas para ecoviajes exclusivos

Publicado por: EFETUR 24 de agosto de 2015

Cada vez hay más viajeros concienciados con el medioambiente que buscan para sus escapadas naturaleza y, sobre todo, tranquilidad para huir del estrés de la gran ciudad y del control de la tecnología.

La empresa especializada en viajes privados y de diseño Nuba ha preparado esta selección para que vayas inspirándote de cara al otoño. Las hay en los cinco continentes pero, eso sí, para carteras sin problemas de presupuesto. Mira, mira...

Ulusaba, Sudáfrica.

Ubicadas en plena sabana de la reserva privada de Sabi Sands, estas cabañas tipo lodge presumen ser unas de las más exclusivas y atractivas del mundo. Aún así, no descuidan el compromiso con el entorno medioambiental y la fauna salvaje, por lo que promueven el desarrollo de programas de conservación y su equipo profesional lo forma gente local de pueblos cercanos, favoreciendo su integración.
Es un lugar ideal para ver a los "cinco grandes" -leopardo, león, elefante, búfalo y rinoceronte- pues las cabañas están construidas en lo alto de colinas y árboles, y ofrecen vistas panorámicas espectaculares de la reserva de 66.000 hectáreas.
"Habitaciones coloniales infinitas con terrazas privadas, sábanas de seda, piscina con vistas, almuerzos exquisitos o spa con tratamientos naturales" son algunos de los servicios de este alojamiento, explican desde Nuba. Fronterizo al legendario Parque Nacional de Kruger, fue adquirido en 1999 por Richard Branson, multimillonario propietario de Virgin, con la intención de convertirlo en un refugio especial. Los animales circulan en libertad y, muchos de ellos, escogen sus alrededores para vivir, libres de cazadores.

Cabaña Ulusaba. Foto: Nuba.
Cabaña Ulusaba. Foto: Nuba.

Hoshinoya Kyoto, Japón: Retiro espiritual en un Ryokan

Desde la agencia Nuba detallan que este alojamiento está erigido sobre una centenaria residencia de un rico comerciante de Arashiyama y rodeado "por uno de los jardines más bellos del mundo". Se trata del "Ryokan" más exclusivo de la dulce Kioto, de relajante decoración minimalista fusionada con la esencia pura de la tradición japonesa, con grandes ventanales con puertas correderas que permiten que penetre a sus estancias la deslumbrante luz y belleza del exterior.
Una de las cuestiones más curiosas es que el acceso solo es posible a través de un hermoso y serpenteante paseo en barca privada a través de un lago velado por un frondoso bosque. Por ello, el otoño es una época ideal para esta experiencia, cuando el rojo intenso tiñe sus árboles, para los viajeros que busquen huir del mundanal ruido y disfrutar del puro placer del descanso en este lugar tan aislado como acogedor.
Y para dar gusto al estómago, la gastronomía está en manos del chef Ichiro Kubota.

Cabaña Hoshinoya en Kyoto. Foto: Nuba.
Cabaña Hoshinoya en Kyoto. Foto: Nuba. 

Longitude 131, Australia: Vistas únicas al monte Uluru

Es el único campamento ecológico de cinco estrellas con vista directa desde todas sus habitaciones al majestuoso monte Uluru (Ayers Rock), uno de los monolitos más grandes del planeta. Tan solo lo forman quince villas privadas que, según Nuba, "rememoran las tiendas de los primeros exploradores pero con todos los detalles de un hotel de lujo". Por la noche, es un lugar fabuloso para disfrutar del cielo estrellado a los pies del desierto.

Awasi, Chile: Lodge patagónico tailor-made

Llegamos a América. Inspiradas en los antiguos refugios patagónicos y "puestos" de estancias, las doce villas privadas que forman el hotel tailor-made más exclusivo del país fueron diseñadas para divisar las mejores vistas del bosque, el lago Sarmiento, las "pampas" y, por supuesto, las impresionantes Torres del Paine, explican desde Nuba.

Excursión en el Parque Nacional Torres del Paine. Foto: Turismo de Chile.
Excursión en el Parque Nacional Torres del Paine. Foto: Turismo de Chile.

Las villas, construidas con maderas locales para mimetizarse con el inigualable entorno natural que las rodea, cuentan con servicios premium como sala de estar, chimenea, terraza e incluso con un hot-tube para disfrutar de baños calientes en sus noches más frescas. Con suerte, los viajeros pueden deleitarse con la fauna autóctona como los guanacos, ñandúes, zorros, cóndores y, en ocasiones, pumas.

Ulagalla, Sri Lanka: Un oasis verde en el Triángulo Cultural

Ulagalla presenta veinte villas de lujo, con piscina privada, ecológicamente integradas y repartidas en 23 hectáreas de exuberante vegetación tropical. El centro del recinto lo preside una mansión de un antiguo cacique, con más de 150 años de historia, reconvertida en la zona común del alojamiento. Y no podían faltar los servicios de primer nivel, como spa con tratamientos ayurvédicos, paseos en bicicleta para explorar la zona, servicio de cuidado infantil, equitación y tiro con arco o cenas preparadas con alimentos ecológicos recogidos por los clientes.

Cabaña Ulagalla. Foto: Nuba.
Cabaña Ulagalla. Foto: Nuba.