La madrileña Puerta de Alcalá. Efetur

La madrileña Puerta de Alcalá. Efetur

MÚSICA

Ciudades a todo ritmo

Publicado por: Corus Consulting 13 de mayo de 2013

Nos ayudan a fijar en la memoria que “La puerta de Alcalá” está en Madrid, que podemos dejarnos el corazón en San Francisco o que “Cádiz es La Habana con más salero” (Carlos Cano dixit).

Cuando música y geografía se unen resultan la más exitosa campaña de promoción turística, capaz de unir a Montserrat Caballé y Freddy Mercury al grito de Barcelona o a Jay Z y Alicia Keys para en Empire State of Mind no dejarse un solo icono neoyorquino en la letra: Desde Brooklyn y TriBeCa hasta la Estatua de la Libertad, con paradas en Harlem, el McDonald’s y el World Trade Center, taxi amarillo incluido.

Y no son los únicos. Hay canciones que más allá del homenaje a una ciudad se convierten en una auténtica guía turística. Dancing in the street (Human Nature) se asomaba al mapa de Norteamérica y ponía a bailar a las calles de Philadelphia, Chicago, New Orleans, Baltimore, Los Ángeles y la sagrada Nueva York.

Túnez, canciones e historia

Calles, puentes, edificios y locales míticos se entrecruzan en las letras de incontables canciones, capaces de hacer rimar en una estrofa la 59th Street Bridge Song (Simon & Garfunkel) o lograr que tarareemos Alexander Platz, de Franco Battiato, que también incorporó Los Trenes De Tozeur a nuestra cultura musical y, de paso, a nuestro saber turístico: aquella era la línea de tren en Túnez que ha quedado para la historia como símbolo de la extravagancia del Rey de Túnez, quien mandó construirla a principios del siglo XX para viajar a su palacio de invierno.

Espíritu viajero que Battiato insistía en contagiarnos desde Nómadas o asegurando que seguía “cierta ruta en diagonal por la Vía Láctea”. Y que la Electric Light Orquestra igualaba, tan pronto cogiendo el Last train to London que comprando un Ticket to the moon.

En Europa

Si huimos de las capitales europeas, que pueblan los títulos de la historia de la música, siempre nos quedaran los destinos exóticos, incluidos los desaparecidos, como cantaba Boney M en By the rivers of Babilón. Aquellos que le cantaban a Belfast uniendo política al estribillo y que les costó la censura en más de un país. Una composición tan militante como Streets of Philadelphia, de Bruce Springsteen, o Gimme hope Jo’anna, de Eddy Grant, convertidos en himnos de la lucha contra el sida y el apartheid, respectivamente. Pero, eso, las ciudades símbolo, mejor lo dejamos para otra canción.

Secciones : Turismo Viajero
Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.