Plato con croquetas elaboradas en una edición de Madrid Fusión. Efeagro/Mariscal

La croqueta, de la mesa a la red para empoderar al clásico plato de "sobras"

Publicado por: Efeagro 16 de enero de 2023

Es el día mundial de la croqueta, una ocasión para homenajear y empoderar a esta elaboración estrella de la cocina de aprovechamiento que hoy salta "empoderada" a la red donde se pueden encontrar filtros "caracroquetas" y donde se suman 30 millones de búsquedas de este plato en buscadores como Google.

Entre los sabores más demandados de las croquetas en 2022, están las de jamón ibérico, de boletus, de pescado, de queso, de pollo, entre otras, según los datos del sondeo realizado por la tienda de Croquetas Ricas.

Las recetas clásicas y las reinventadas, las nuevas y las viejas, todas tienen un denominador común, aglutinan en su interior el sabor de un plato aprovechado.

Las redes sociales marcan tendencia y la plataforma de Snapchat celebra su día con una lente de realidad aumentada que pone cara de croqueta a quien lo usa.

Además, el hashtag utilizado en las redes sociales como #croqueta cuenta con 378.954 exposiciones por hora, según los datos de la tienda especializada, SolodeCroquetas.es Una palabra que aglutina 30.400.000 resultados en la búsqueda de Google.

La receta de la abuela, ahora en Youtube

Canal "Fin de Mes", su nombre lo dice todo; éste es el lugar en Youtube que ha elegido la gaditana Refu Grosso, de 91 años, para compartir sus recetas mensualmente y así ayudar a su seguidores a llegar a final de mes y la croqueta es la elaboración "estrella" de su casa, como explica en una entrevista a Efeagro.

Y desvela su receta, que consiste en unir mantequilla, leche caliente diluida con harina y un buen "tueste" -para que no sepa a cruda-, caldo de puchero, picado de huevo duro, nuez moscada y sal al gusto.

Croquetas elaboradas en un restaurante. Foto: EFEAGRO/Concha Rubio
Croquetas elaboradas en un restaurante. Foto: EFEAGRO/Concha Rubio

Respecto a los sabores, gana la versatilidad: "Puedes hacer la croqueta de muchas cosas, de jamón, de gamba, de langostino, de la propia carne del puchero. El otro día me inventé una con cosas que tenía en casa", reconoce.

Su nueva creación es una croqueta de espinacas y berberechos con sabor a ortiguillas, tan típicas en Cádiz, que ha definido como "el sabor del mar".

Más allá de la croquetas, explica que no es la única receta contra el desperdicio; en su canal se puede encontrar otros clásicos como los huevos rellenos que son, también, unos aliados que admiten muchas versiones.

También hay amantes de este plato que prefieren comprarlas ya hechas; así, la venta de croquetas listas para freír sigue creciendo y según la Asociación de Platos Preparados (Asefapre) son casi 15.000 toneladas las que consumen los hogares españoles en un año.

Un aliado contra el desperdicio

La croqueta es un manjar cuya receta han transmitido la abuelas de generación en generación y que ha servido de salvaguarda de las sobras del día anterior, con la premisa clara de que "aquí no se tira nada" y menos, cuando ir al súper es un 16 % más caro que hace un año, según los datos oficiales del INE.

Es un plato versátil que puede ser un aliado para los hogares españoles y para el sector de la restauración cuando entre en vigor la pionera ley del desperdicio, que aún se encuentra en trámite parlamentario.

Durante el pasado año, cada hogar español desperdició, de media, aproximadamente 70 kilos o litros de alimentos y bebidas, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La administraciones ponen en marcha medidas, como la bajada del IVA o esta futura ley, pero los consumidores también tienen su responsabilidad y es ahí, entre las medidas de ahorro, cuando la croqueta exhibe todo su poderío.

Las croquetas son un frente abierto a cualquier interpretación, rellenas de lo que haya en la nevera, ricas y rápidas de preparar, y siempre serán un referente de la cocina de aprovechamiento en un momento difícil para llenar la cesta de la compra.

Secciones : Actualidad Gastronomía