Vista general del hotel Gran Meliá Don Pepe. Foto: cedida por el grupo.

Vista general del hotel Gran Meliá Don Pepe. Foto: cedida por el grupo.

ANIVERSARIO

Hotel Don Pepe: medio siglo de historia de la hostelería

Publicado por: EFE / CHARO MÁRQUEZ 27 de octubre de 2014

El prestigio de un hotel suele medirse por la categoría de sus clientes, pero algunos, como el Gran Meliá Don Pepe de Marbella, destacan también por la calidad de sus profesionales.

De las cocinas del Don Pepe, de la recepción y de sus restaurantes han salido multitud de trabajadores que comenzaron como simples camareros o recepcionistas y actualmente dirigen hoteles o restaurantes de renombre. Es el caso de Fermín Muñoz, gerente del restaurante Cipriano; Miguel Pedraza, propietario del restaurante La Navilla; el conde Francesco de Perlac, que comenzó como relaciones públicas y terminó dirigiendo el hotel durante 22 años. Y el grupo formado por Juan Bertolé, José Luis García Rojo, José María Crusaz, Eduardo Barbados, Adolfo Arribas, Justo Sánchez Angulo e Iván Candela, que llegaron todos ellos a ser directores en distintos hoteles de la cadena Meliá.

El aniversario de Don Pepe

Este año el Don Pepe cumple 50 años y para celebrarlo ha organizado una fiesta para sus empleados más antiguos, que tendrá lugar el 4 diciembre, y a la que han sido invitados aquellos que hayan trabajado en el hotel como mínimo siete años o que inauguraron el establecimiento. El Don Pepe abrió sus puertas en junio de 1964, con 226 habitaciones, convirtiéndose en el primer hotel de gran lujo que se construía en Marbella.

 El Don Pepe abrió sus puertas en junio de 1964, con 226 habitaciones, convirtiéndose en el primer hotel de gran lujo que se construía en Marbella

En 1966 Joaquín Pérez Racero, con 17 años de edad, entró a trabajar en el establecimiento del que no salió hasta su jubilación, 47 años después, tras haber pasado por todas las categorías: aprendiz, ayudante, media plaza, jefe de rango (camarero), jefe de sector y segundo metreRecuerda que el hotel ponía a disposición de los empleados pisos y chalets situados en distintos puntos de Marbella para que se alojaran, principalmente los solteros, con habitaciones que disponían de literas en las que los jóvenes "nos montábamos nuestras juergas", comenta.

Una de las habitaciones del Hotel Gran Melia Don Pepe. Foto: cedida por el grupo.
Una de las habitaciones del Hotel Gran Melia Don Pepe. Foto: cedida por el grupo.

El abuelo del Rey Felipe VI, Juan de Borbón; Mohamed VI, rey de Marruecos con tan sólo 8 años; el actor Omar Sharif, la política argentina Eva Perón, el actor Sean Connery, entre otras personalidades, se pasearon por la piscina del hotel junto a jeques árabes. Pérez Racero narra cómo uno de estos árabes millonarios entregaba una suma cercana a los actuales 100 euros cada vez que un camarero le servía, "así que a media mañana ya se había gastado 500 euros", comenta.El Don Pepe se erigió como uno de los emblemas del turismo de lujo en Marbella, como refugio de la élite europea del momento.

Las anécdotas de un clásico

Pérez Racero explica que algunos de estos clientes millonarios reservaban durante tres meses la suite 801, la más lujosa del hotel y cuyo precio es hoy de 3.000 euros al día; otros clientes incluso pasaban todo un año hospedados en el establecimiento. Los sueldos antes de la democracia eran de unas 2.250 pesetas al mes, narra Pérez Racero, que durante años fue presidente del comité de empresa, y que advierte que en aquellos tiempos "sabías cuándo entrabas, pero no cuándo salías" de trabajar.

Explica orgulloso que una de las claves del éxito del Don Pepe ha sido que la plantilla trabajaba como "una gran familia" y que dirección y comité de empresa "éramos como los raíles de un tren: siempre en paralelo". El ambiente entre los empleados era tan familiar que el Don Pepe además de hotel ha sido como una "agencia matrimonial" porque han salido decenas de parejas formadas entre los empleados.

Otro de los secretos del éxito del Don Pepe durante estos 50 años es que ha mantenido el equilibrio entre lo tradicional y las últimas vanguardias, lo que le ha permitido contar con clientes de tres generaciones distintas que se mantienen fieles al hotel. "El señor de la Costa del Sol", como también se conoce al Don Pepe, se ha ido modernizando durante estos 50 años y todo ello depara para el establecimiento "otros 50 años más".

Secciones : Hoteles Turismo