Essaouira, Marruecos. Foto. Patricia Muñoz

Essaouira, Marruecos. Foto. Patricia Muñoz

MARRUECOS

Essaouira, “lleno de contrastes y sorpresas”

Publicado por: BEATRIZ MAPELLI / EFETUR 5 de abril de 2016

Viajamos hasta Essaouira, en Marruecos, a través de la imagen de Patricia Muñoz, una seguidora de Efetur que nos envía su foto para participar en El concurso de Efetur. A su juicio, es un destino que sorprende y que promete un viaje “completo, diferente y lleno de contrastes y sorpresas.”

"Este viaje fue un regalo y la cara que pusimos al verlo fue la misma que pusimos al pisar Essaouira. Todo nos sorprendía. Éramos como bebés, mirando todo como si fuera la primera vez. Los edificios de piedra, las callejuelas estrechas, los colores que inundan los puestos, el olor a cuero, el arte de regatear, la amabilidad de la gente, la fraternidad que muestran con España y los españoles... Todo fue como un cuento.

Nos quedamos con la magia de pasear por uno de los escenarios de Juego de Tronos y con la sesión de surf que disfrutamos en uno de los templos de este deporte. Sin duda, un viaje completo, diferente y lleno de contrastes y sorpresas." Patricia Muñoz

La foto de Patricia nos lleva hasta la ciudad portuaria de Essaouira, en Marruecos. Un destino de aire marinero que recibe a los turistas con coloridas instantáneas de barcos regresando al puerto cargados de pescado.

Parada obligada es la medina, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, y diseñada por calles salpicadas de talleres artesanos y pequeñas tiendas en las que adquirir algún recuerdo local. También los vestigios del castillo, las murallas y las estrechas callejuelas son idóneas para una foto de rigor.

Imagen de archivo del Festival Gnaua y Músicas del Mundo en Essaouira (Marruecos). Foto. EFE/Zacarías García.
Imagen de archivo del Festival Gnaua y Músicas del Mundo en Essaouira (Marruecos). Foto. EFE/Zacarías García.

Desde Turismo de Marruecos, también proponen acercarse a la plaza de Moulay Hassan, rodeada de árboles y cafeterías ideal para saborear un té mientras se observa el frenético ritmo de la gente local.

La playa de Essaouira, de unos diez kilómetros de arena fina, promete un agradable paseo gracias a la tranquilidad que se respira solo alterada por el revoloteo de las gaviotas y el aire marino. Eso sí, desde el otro lado de la orilla, los amantes del surf pueden practicar este deporte gracias a las buenas olas que se generan en sus aguas.

Y de la playa al puerto, el lugar perfecto para descubrir la animada vida marina de la ciudad y saborear pescado y marisco fresco en alguno de los puestos que se agolpan en él.

Un buen momento para visitar la ciudad es en verano, cuando se celebra el festival 'Gnaua y Músicas del mundo', una cita que rinde homenaje a los gnaoua, “descendientes de esclavos africanos, practican el trance, el conjuro y la sanación tocando una música sincopada acompañada de cantos y bailes”. También aquí hay lugar para disfrutar de otros estilos como el jazz y el blues.

Secciones : El mundo Turismo