Buck Island, la isla con un arrecife que forma parte de un Parque Nacional. Foto:U.S. Virgin Islands Department of Tourism.

Buck Island, la isla con un arrecife que forma parte de un Parque Nacional. Foto:U.S. Virgin Islands Department of Tourism.

ISLAS VÍRGENES

Islas Vírgenes, un paraíso de agua cristalina

Publicado por: Natalia Bonilla/EFE 20 de julio de 2015

Reconocidas por la belleza de sus aguas idóneas para explorar la vida submarina, las Islas Vírgenes del Caribe se posicionan como uno de los archipiélagos más atractivos del mundo para el turismo interesado en sol y playa.

Más de 50 islas y cayos componen el archipiélago caribeño de las Islas Vírgenes, situado al este de Puerto Rico, y que actualmente se dividen en dos conjuntos territoriales: las Islas Vírgenes de Estados Unidos y las Islas Vírgenes Británicas.

El nombre de los territorios de ultramar fue otorgado por Cristóbal Colón quien, según cuenta la Historia, a la hora de elegir un nombre se acordó de las supuestas 11.000 vírgenes que acompañaban a Santa Úrsula, mártir que sufrió la ira de los hunos tras decidir no casarse con un príncipe pagano.

Para cuando el conquistador español arribó a las islas e intentó colonizarlas, los indígenas nativos lucharon contra los españoles, uno de los imperios europeos que quisieron apoderarse del archipiélago. También combatieron por el control de este paradisíaco archipiélago potencias como Holanda, Inglaterra y Dinamarca.

Las islas estadounidenses

Los daneses fueron "los primeros en crear un asentamiento en Saint Thomas en 1672, para luego expandirse a Saint John en 1694. Por su parte, la isla de Saint Croix fue propiedad de la Compañía Danesa de la India Occidental desde 1733, cuando inició allí la construcción de plantaciones.

Compuestas por tres islas principales -Saint Croix, Saint Thomas y Saint John- y otras islas menores, las Islas Vírgenes de EE.UU. cuentan con una población de unos 109.000 habitantes, la mayoría de ellos de origen africano.

Y es que en su día, más de 200.000 esclavos fueron traídos a este territorio para recolectar azúcar, algodón y el colorante índigo, así como realizar todo tipo de tareas domésticas para los señores propietarios de los terrenos.

Saint Thomas Charlotte Amalie, Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Foto:U.S. Virgin Islands Department of Tourism
Saint Thomas Charlotte Amalie, Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Foto:U.S. Virgin Islands Department of Tourism

Saint Thomas era el centro de compraventa de esclavos de la región hasta 1792, cuando Dinamarca anunció el cese de la trata de esclavos, aunque la libertad de éstos no fue otorgada hasta 1848, a raíz de una revolución que se desató en Saint Croix.

En 1917, EE.UU. negoció la compra de las islas de Dinamarca por 25 millones de dólares en oro, pero los residentes del archipiélago no recibieron la ciudadanía estadounidense hasta una década después.

Curiosamente, el archipiélago es hoy en día la única jurisdicción de EE.UU. que permite conducir al lado izquierdo de la carretera, una costumbre heredada de los daneses que aún se mantiene.

La Organización Caribeña de Turismo indicó en su informe de 2014 que este archipiélago recibió 730.367 visitantes en ese año, imponiéndose así ante las vecinas Islas Vírgenes Británicas, que recibieron menos turistas (383.148) en el mismo período.

Varias escenas de películas como "The Curious Case of Benjamin Button" (2008), "Open Water" (2004) y "Salt on our Skin" (1992) han sido filmadas en las aguas y los paisajes naturales de este archipiélago que ha visto nacer a actores como Kelsey Grammer, de la serie "Fraiser", y Lisa Channing, de la serie "General Hospital".

A nivel turístico, la isla de Santa Cruz se destaca principalmente por la bahía Salt River, un parque nacional histórico que, según los historiadores, coincide con el lugar exacto donde Cristóbal Colón pisó tierra por primera vez en el territorio, en 1493.

El museo de la plantación Estate Whim y el Fuerte Frederik, así como las bahías Coakley y Chenay, figuran entre los principales atractivos de esta isla de tan solo 45 kilómetros de ancho por 11 de largo.

En Saint John, los interesados en el buceo pueden visitar el monumento nacional de arrecife de coral y recorrer más de 5.650 acres (23 kilómetros cuadrados) habilitados bajo del mar para disfrutar de la rica vida marina de esta región caribeña.

Resulta que el magnate Laurance Rockefeller compró y donó dos tercios de la isla al Servicio Nacional de Parques en 1956, lo que ha propiciado el establecimiento de amplias áreas de recreación en las bahías y en el lecho marítimo.

La bahía Magens ha sido votada con numerosas ocasiones como una de las diez playas más hermosas del mundo y es ciertamente uno de los principales atractivos de Saint Thomas, que cuenta con una población de unos 50.000 habitantes. El fuerte Christian, el parque Emancipation (construido en conmemoración de la abolición de la esclavitud), la casa de St. Peter Great y los Jardínes Botánicos figuran también en la lista de lugares a visitar.

A nivel cultural, el turista debe saber que en las Islas Vírgenes de EE.UU. nació el género musical de raíces indígenas "quelbe", que se destacaba por cantar líricas de denuncia política, social y sexual. Actualmente, ambos archipiélagos son cuna de artistas en este género y en otros del Caribe, tales como el calipso, la soca y el reggae, entre otros.

Las islas británicas

Situadas al norte de las Islas Vírgenes de EE.UU., el territorio británico de ultramar está constituido por unas cuarenta islas que tienen poco más de 27.800 habitantes, según datos oficiales.

Islas Vírgenese británicas.Foto cedida por el Gobierno de las Islas Vírgenes Británica
Islas Vírgenese británicas.Foto cedida por el Gobierno de las Islas Vírgenes Británica

Tórtola es la isla más poblada y más grande del archipiélago y también su capital. En su centro habitan aproximadamente 22.000 residentes, la inmensa mayoría de los habitantes. Desde sus aguas los navegantes pueden disfrutar de un área propicia para los deportes de vela de hasta 32 millas (51 kilómetros) de largo y 15 millas (24 millas) de ancho.

Aunque en 1648, los holandeses crearon un asentamiento en esta isla, 24 años después el imperio británico los expulsó y colonizó el archipiélago.

Tórtola, Virgen Gorda, Anegada y Jost Van Dyke son las islas más distinguidas de este territorio que tiene en el turismo su mayor fuente de ingresos. Ese turismo llega atraído básicamente por la pesca, el buceo, la vela y otros deportes acuáticos, así como por la ausencia de una industria que mueva cantidades ingentes de turistas, lo que da cierta sensación de exclusividad.

En Virgen Gorda -nombrada así por Colón debido a su dramática figura geográfica- abundan las cuevas, los clubes de yates y los complejos turísticos de lujo que se concentran en las bahías Savannah, Pond, Devil, Mahoe y Spring. El parque nacional North Sound se destaca por ser el lugar idóneo para la práctica de deportes de vela y recorridos en yates.

Anegada es la única isla de origen coralino de la cadena de islas del archipiélago, ya que el resto son de formación volcánica. Mide tan sólo 11 millas (18 kilómetros) de largo y su máximo punto de altura está a sólo 28 metros (92 pies) sobre el nivel del mar.

La isla está rodeada por arrecifes de coral incluyendo el tercero más grande del Caribe Oriental, conocido como Horseshoe Reef. Sus playas también están protegidas por corales en las áreas de Cow Wreck, Flash of Beauty, Bones Bight y Windlass Bight, lo que convierte a esta isla en un paraíso para la práctica del buceo y del snorkeling.

Jost Van Dyke solo cuenta con unos 300 residentes en la actualidad y ha sido hogar de los indígenas arawak y caribs que, con el tiempo, se fueron mezclando con africanos, holandeses y británicos.