El secretario general de la Comisión General de Pesquerías del Mediterráneo, Miguel Bernal. Efeagro/GFCM/Intissare Aamri

Miguel Bernal
Secretario general de la Comisión General de Pesquerías del Mediterráneo de la FAO

"La flota española del Mediterráneo tiene futuro pero se debe transformar"

Publicado por: Mercedes Salas 7 de diciembre de 2022

La profesión pesquera en el Mediterráneo tiene futuro en España "con una transformación importante", según el secretario general de la Comisión General de Pesquerías mediterráneas (CGPM) .

 

El nuevo secretario de la CGPM de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) defiende, en una entrevista, que la flota mediterránea española tiene posibilidades por su importancia para el empleo de las zonas costeras pero debe cambiar mucho para ser "sostenible" ambientalmente y económicamente. También ha argumentado que hacen falta apoyos para garantizar la calidad del empleo y el relevo generacional

Bernal ha presentado este miércoles el informe de la CGPM sobre el estado de las pesquerías del Mediterráneo, que diagnostica que los caladeros han mejorado pero un 73 % de las especies están sobreexplotadas.

El responsable de la CGPM, originario de Vigo, residente en Roma, pero también vinculado a Cataluña, responde por videoconferencia y defiende un litoral mediterráneo que "mire más a la pesca", al igual que ocurre en el Atlántico y, en concreto en Galicia.

España ocupa el quinto puesto entre los países con más flota en el Mediterráneo, con unas capturas de 70.600 toneladas en estas aguas, por las que factura 400 millones de euros, lo que representa un 10 % del total en volumen y valor, según la FAO; Italia es el primero.

La CGPM está formada por 23 Estados miembros, entre los que España participa en todos sus programas de investigación, entre ellos uno sobre la gestión del voraz (besugo) en el estrecho de Gibraltar; además este organismo tiene una oficina técnica en Málaga.

 

Actuaciones que no golpeen a los pescadores

 

"Estamos convencidos de que la pesca tiene futuro y creemos que debe ser un elemento importante para dar soluciones a una necesidad de alimentos de calidad y de trabajo en las comunidades costeras", asegura Bernal.

Reconoce que hacen falta esfuerzos para recuperar los caladeros "pero de una forma que el sector no se vea tan golpeado como para que empiecen a abandonar la profesión" si bien reconoce que no hay una "varita mágica" para solucionar el problema de los recursos marinos y la rentabilidad de la flota.

El secretario general de la Comisión General de Pesquerías del Mediterráneo, el español Miguel Bernal. Efeagro/GFCM/Intissare Aamri

De momento, afirma que el Mediterráneo está lejos de una pesca sostenible a los tres niveles -ecológico, social y económico-.

Sin embargo, ante la demanda creciente de proteínas, sobre todo en los países europeos, con España como consumidor clave, "hay que conseguir" que esas necesidades se cubran por lo menos en una parte muy significativa con las pesquerías locales.

Por ello, promover la continuidad del sector de la pesca es "imprescindible", añade, además de augurar que cuando empiecen a recuperarse las poblaciones en el Mediterráneo el futuro será mejor, si se aplican la medidas de gestión adecuadas y se promueve una mejora de la imagen del producto y de sus profesionales.

Respecto a la crisis de la flota por el alza de gasóleo, admite que "todos los pescadores de pequeña escala viven un poco al límite" por lo que la subida energética ha tenido un impacto muy elevado en toda la cadena de valor.

 

Relevo generacional

 

Bernal asume las dificultades de relevo en la flota de todo el Mediterráneo, porque las nuevas generaciones prefieren otras profesiones ante condiciones, por ejemplo, como las de la pesca de pequeña escala por carencias de seguro de desempleo o ayuda para la enfermedad.

"Esto hay que solucionarlo si queremos que el sector sea atractivo para los jóvenes", apunta.

A su juicio es "imprescindible" reforzar la formación, porque para que un pescador se prepare “hace falta mucho tiempo y experiencia, por lo que "se le tiene que acompañar con ayudas".

Además, es optimista en la lucha contra la pesca ilegal y apunta que en los próximos años habrá un avance "hacia un sector más moderno y sostenible" con menos cabida para las actividades ilícitas, porque de hecho una mayoría de la flota, apunta, ya está involucrada en combatir esta "lacra".