Putao, en el Karst China. Foto: Lin Jingxue/ Instituto de Geología de Karst / Academia China de Ciencias Geológicas.

Putao, en el Karst China. Foto: Lin Jingxue/ Instituto de Geología de Karst / Academia China de Ciencias Geológicas.

NATURALEZA

Seis paraísos naturales para visitar

Publicado por: L.R.S. 16 de julio de 2014

Los turistas verdes están de enhorabuena. El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco ha incluido recientemente nuevos paraísos naturales en su lista. Una razón más para extremar su protección sin dejar de disfrutarlos.

La Unesco ha explicado los motivos para incluir estos paraísos naturales entre los más del millar que ha protegido.

Delta del Okavango (Botswana)

Su singularidad se encuentra en que es uno de los únicos deltas sin salida al mar. Está situado al noroeste del país e incluye una planicie de pantanos permanentes y de praderas inundables estacionalmente. Las crecidas anuales tienen lugar en la estación seca, por lo que las especies vegetales y animales han sincronizado su ritmo biológico con este fenómeno. Entre sus habitantes, algunos de los grandes mamíferos en peligro de extinción como rinocerontes blancos y negros, leopardos y leones.

Mujeres y hombres pescando en delta del río (Botswana). Foto: Frans Lanting/ Cedida por la Unesco
Mujeres y hombres pescando en delta del río (Botswana). Foto: Frans Lanting/ Cedida por la Unesco

El turismo de Botswana está muy vinculada a su riqueza natural. Entre los destinos que se destacan en la web de turismo del país se encuentran diferentes reservas naturales como la de Mokilodi, los saltos de Tswapong o la reserva del Kalahari Central. Los viajeros pueden elegir entre diferentes tipos de alojamientos, desde hoteles de alta gama hasta los lodges o campamentos.

 Gran Parque Nacional del Himalaya (India)

El Gran Parque Nacional del Himalaya, cerca del "techo del mundo",  tiene una superficie de 90.540 hectáreas, donde se suceden picos montañosos de gran altitud, praderas alpinas y bosques fluviales. Aquí convive una rica biodiversidad que comprende 25 tipos de bosques diferentes y animales, algunas especies en peligro de extinción.

Camping Parkachi,en el valle de Sainj. Foto: Sanjeeva Pandey / Cedida por la Unesco.
Camping Parkachi,en el valle de Sainj. Foto: Sanjeeva Pandey / Cedida por la Unesco.

Para Lonely Planet, las montañas y monasterios del Himalaya es uno de los 17 lugares imprescindibles en este vasto y exótico país. Destacan su aire fresco, las estaciones de montaña y el misticismo de los monasterios del budismo tibetano, así como los cánticos de los monjes y la imagen de las ofrendas de la población local. Una experiencia única en uno de los paraísos naturales del planeta.

Karst de la China Meridional (China)

La Unesco ha aprobado la ampliación del sitio del mismo nombre, que se inscribió en 2007 en la Lista del Patrimonio Mundial. Su paisaje es uno de los paraísos naturales más espectaculares de karst húmedo de las zonas tropicales y subtropicales. Con una superficie de 176.228 hectáreas, este lugar muestra una serie de relieves cársticos en forma de torres, picachos y pináculos, además de otras formaciones geológicas muy llamativas como puentes naturales, gargantas y grutas de grandes dimensiones.

Un hombre en una barca en el paraje natural Karst de China. Foto: Teng Bin/ Instituto de Geología de Karst / Academia China de Ciencias Geológicas.
Un hombre en una barca en el paraje natural Karst de China. Foto: Teng Bin/ Instituto de Geología de Karst / Academia China de Ciencias Geológicas.

La Oficina de Turismo de China señala entre los paisajes más destacados el Bosque de rocas de la provincia de Yunnan, el Karst de picos en zonas de transición entre mesetas y tierras bajas representado por Libo de la provincia de Guizhou y el Kárst de cañones profundos al norte del río representado pot Wulong del municipio de Chongqing. Libo es uno de los centros más desarrollados de cara al turismo en el entorno de este sitio.

Paraísos naturales en Europa

Stevns Klint (Dinamarca)

Este sitio geológico abarca una zona litoral de 15 kilómetros de longitud con acantilados fosilíferos y  constituye un testimonio excepcional del impacto provocado en la corteza terrestre por la caída de un meteorito hace unos 65 millones de años y que, según los científicos, causó una extinción masiva, entre otras especies, de los dinosaurios. En este lugar se puede observar el registro sedimentario de la nube de cenizas provocada por el choque del meteorito, cuyo cráter de impacto se sitúa en el fondo del Mar Caribe y en la península del Yucatán (México).

Paraje natural de Stevns Klint (Denmark). Foto: Jacob Lautrup/GEUS / cedida por la Unesco.
Paraje natural de Stevns Klint (Dinamarca). Foto: Jacob Lautrup/GEUS / cedida por la Unesco.

Entre los atractivos de este lugar, a algo más de una hora de la capita,l Copenhague,  una visita a la antigua iglesia en Højerup, al mismo borde del precipicio; la espectacular vista a través del Mar Báltico y un paseo por los 20 kilómetros de sendero que recorre el acantilado. Hay acceso a este lugar todo el año y la iglesia tiene entrada gratuita.

 Bosque de Bialowieża (Polonia y Bielorrusia)

Se trata de una ampliación y de una nueva delimitación del espacio, que ahora se conocerá como  “Bosque de Belovezhskaya Pushcha/Bialowieża” y ya fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 1979. Situado entre las cuencas de los ríos que van a parar al Báltico y el Mar Negro, en el lugar coexisten bosques arcaicos de hoja perenne y caduca. Es único en su género para la conservación de la biodiversidad y alberga la mayor población del bisonte europeo, que es la especie animal emblemática de la región.  En 1919, tras la sangría de la Primera Guerra Mundial, murió el último bisonte del parque, si bien la especie fue reintroducida con éxito dos años más tarde. Además de este animal, en el parque se pueden descubrir zorros, linces, ciervos y alces...

Bisonte sen el bosque de Bialowieza. Foto: Adam Wajrak/cedida por la Unesco.
Bisontes en el bosque de Bialowieza. Foto: Adam Wajrak/cedida por la Unesco.

Desde Varsovia hay que recorrer unos 250 kilómetros para llegar a este parque, por lo que la opción más recomendable parece alquilar un coche. También se puede acceder en tren desde la capital polaca o la ciudad de Gdansk y, a partir de ahí, tomar un bus.

Lejos del enclave natural, Bailoweiza es un pueblo de 2.000 personas con las típicas casas de madera. Según la guía oficial de Polonia, en este pueblo y en otros cercanos se puede encontrar fácilmente un lugar para dormir pues existen multitud de hoteles, pensiones y cámpings a precios económicos.

 Mar de las Wadden (Mar de la llanuras)

La Unesco ha decidido ampliar este sitio, situado en Alemania y los Países Bajos, que está considerado el mayor ecosistema mundial continuo de fangales y bancos de arena. La ampliación abarca ahora en su totalidad la mayor parte de la zona danesa de conservación del mar de las Wadden, así como una ampliación marítima del Parque Nacional del Mar de las Wadden del “land” alemán de Baja Sajonia.

Hay varias centros de visitantes en la zona donde el viajero puede entender la complejidad natural de este espacio. Entre los acontecimientos destacados en el calendario, varias citas para los amantes del turismo de avistamiento de aves como las jornadas de las aves migratorias que se celebran en octubre.

Mar de las llanuras, en Alemania. Foto: NST / cedida por la Unesco.
Mar de las llanuras, en Alemania. Foto: NST / cedida por la Unesco.

 

Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.