Piscifactoría en Corea del Sur. EFE/YONHAP

Piscifactoría. EFE/YONHAP

SANIDAD ACUICULTURA

Vacunas o PCR a peces: el nicho laboral que se abre al veterinario acuícola

Publicado por: Juan Javier Ríos/EFEAGRO 1 de octubre de 2022

La figura del veterinario acuícola, que vacuna, medica o incluso hace una PCR a la población de peces, es poco conocida incluso dentro del gremio, poco demandada, y no será por las oportunidades laborales que ofrece, porque los colegios de veterinarios ya avanzan que es el área con más futuro.

De hecho, el Consejo General de Colegios Veterinarios de España admitió recientemente que aún son "pocos" los veterinarios especializados en esta rama aunque la demanda sigue creciendo en paralelo a la importancia que la acuicultura adquiere como actividad necesaria para asegurar el futuro de la alimentación en el mundo.
En España apenas hay medio centenar de veterinarios acuícolas y no es de extrañar si se tiene en cuenta que la "gran mayoría" de los estudiantes que comienzan Veterinaria "ni se han planteado que las granjas de peces necesitan" a estos especialistas, indica a Efeagro el profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Jordi López.
López también es veterinario de granjas de peces y reivindica su "apasionante" especialidad y la necesidad de "hacernos visibles".

Pocos sabrán que los peces se vacunan y que el proceso se puede realizar uno a uno pinchándoles a nivel abdominal o que la medicación se administra principalmente a través de un pienso compacto para que no se disgregue al contacto con el agua.
Los peces tampoco se libran de un cultivo o una prueba PCR, mediante hisopo, en caso de que haya que detectar alguna patología.
En cuanto a las analíticas, hay que tener en cuenta el medio en el que desarrollan su vida y esto hace que los principales controles sean ambientales porque el agua "siempre ha intervenido de alguna forma u otra cuando una población de peces presenta algún problema patológico".

En ese sentido, se hacen controles de temperatura, amonio, nitritos, nitratos, fósforo, ph o de oxígeno disuelto porque son parámetros que "nos pueden indicar algún problema", señala.
En las granjas acuícolas cerradas el control es mayor mientras que en las de mar abierto se testan, al menos diariamente, la temperatura y el oxígeno.
En todo caso, los principales cuidados sanitarios se hacen a nivel de población y no de individuo, al igual que ocurre en la avicultura.

El bienestar de los peces

El bienestar de estos animales es otra de las áreas que ocupa a los veterinarios y aún está desarrollándose el conocimiento científico necesario dada la variedad de peces existentes y los diferentes sistemas productivos.

No obstante, los productores sí conocen por experiencia cuáles son las densidades idóneas o los niveles de oxígeno y ph adecuados.
Uno de los grandes retos en este campo es tener más conocimiento sobre el bienestar animal en el momento del sacrificio del pez.
Actualmente, según López, los peces criados en granjas cerradas son aturdidos mediante shock eléctrico para posteriormente sacrificarlos evitando su sufrimiento.
Sin embargo, esa medida no está implementada para su aplicación en la acuicultura en mar por los riesgos que conlleva.
En ese caso, se opta por la inmersión en hielo que es la "mejor" técnica actualmente disponible aunque no es vista con buenos ojos por los animalistas.

La acuicultura española busca revertir el estancamiento de producción de 2017
Trabajadores en una piscifactoria de estero. Efeagro/CTAQUA

Sobre este asunto, el profesor del Departamento de Producción Animal de la Universidad Complutense Jesús de la Fuente, señala que están trabajando para asegurar que todas las especies estén inconscientes antes de su sacrificio.
Los investigadores están intentando buscar el mejor método para inducir ese estado de inconsciencia y, por el momento, todo apunta al shock eléctrico pero, a su difícil aplicación en el mar, se une que tampoco es apropiado para los peces pequeños.
Se trata, dice, de conocer qué intensidad de corriente es la adecuada para dejar inconsciente a cada especie y que esa descarga no ponga en peligro la calidad del producto que se obtendrá posteriormente.
No es fácil comprobar si un pez está inconsciente porque ni parpadean ni boquean, detalla.

Durante el manejo en el presacrificio también están intentando desarrollar el método que mejor permita extraer a los peces de la jaula porque es un momento crítico para el estrés de los animales.
El gerente de la Asociación Empresarial de Acuicultura de España (Apromar), Javier Ojeda, señala que la salud de los peces y su bienestar es "de máxima relevancia" para un sector que lleva "mucho tiempo" trabajando en ello.
Son ámbitos "interrelacionados" y "campos de trabajo" en los que desarrollan su labor estos veterinarios.
Ojeda concluye que uno de los principales objetivos es avanzar hacia el concepto One Health (Una salud) porque la salud de los peces también está "íntimamente relacionada con la salud de las personas".

Secciones : Actualidad