Inmersión entre delfines en Eilat. GO ISRAEL.

Inmersión entre delfines en Eilat. GO ISRAEL.

NÁUTICOS

Vacaciones bajo el mar

Publicado por: CARMEN DE ÁGUEDA 22 de febrero de 2013

Descubrir los enigmáticos restos de un barco hundido, nadar entre tiburones o, sencillamente, sentirse parte del fondo marino. Cada vez son más los aventureros que se lanzan a la práctica del submarinismo. Y dicen que engancha.

Del 1 al 3 de marzo, Madrid acoge el Dive Travel Show, uno de los encuentros de buceo más importantes de España, que este año llega con el lema "Por un mar sin plásticos". En Efetur hemos descubierto las novedades del sector y los secretos de este apasionante deporte de la mano de la directora de la feria, Ingrid Riera.

"El submarinismo es la excusa perfecta para viajar y son muchos los que cada año se regalan al menos unas vacaciones destinadas únicamente al buceo", nos cuenta Riera, directora de una feria en la que, además de presentarse los últimos destinos de moda y los productos más novedosos se pueden contratar viajes dedicados al submarinismo a precio especial.

Quienes quieran iniciarse en este deporte, lo tienen fácil. En esta feria, y en otras, como el Salón de la Inmersión de la Fira de Cornellá (Barcelona) que se celebra del 8 al 10 de marzo, pueden conocer los consejos y equipamientos básicos para realizar sus primeras prácticas de submarinismo en lo que se suele conocer como "bautizo de buceo", una inmersión a poca profundidad con la supervisión de un instructor que ayuda a adentrarse en este deporte sin riesgo para la seguridad.

Lo mejor es adentrarse en este deporte bajo la atenta supervisión de un instructor para que la primera sesión de buceo transcurra sin sobresaltos y repitamos

"Una vez que empiezas, ¡es totalmente adictivo!", advierte Riera que apunta que cada vez hay más "conciencia colectiva" de la necesidad de proteger los ecosistemas marinos. Con este objetivo el Dive Travel Show ha tomado el lema  "Por un mar sin plásticos" para concienciar acerca de la necesidad de minimizar la cantidad de residuos que llegan al mar.

"El cada inmersión somos testigos directos de las consecuencias del impacto humano sobre el mar. En ocasiones incluso nos toca presenciar verdaderas atrocidades tales como peces atrapados en anillas de plástico, 'bancos' de bolsas de plástico flotando a la deriva u otros deshechos que dañan gravemente el ecosistema. Esto hace que los buceadores nos convirtamos en los portavoces del mar", comenta Riera.

Belize, Bahamas o Islas Caimán son algunos destinos "verde" citados por esta experta en submarinismo a la que le cuesta decantarse por las mejores zonas del mundo para la inmersión. Mar Rojo, Filipinas, Maldivas, la Gran Barrera de Coral Australiana y Las Islas Galápagos son algunos de sus destinos de buceo preferidos. Te contamos un poco más de cada uno de ellos.

  • Mar Rojo

La franja del Mar Rojo está rodeada de montañas cuya altitud media es de entre 1.000 y 1.500 metros. Está unido al Océano Índico por el estrecho de Bab el Mandeb y al Golfo de Aqaba por los estrechos de Tirán. La escasa profundidad de estos estrechos, con sólo 134 metros, impide la entrada en el Mar Rojo de agua fría procedente de las profundidades del Océano Índico, por lo que la temperatura del agua se mantiene muy estable, entre 22º y 28º centígrados, durante todo el año.

La ciudad de Eilat (en el extremo sur de Israel) es un buen lugar para planear la inmersión en las aguas del Mar Rojo ya que cuenta con una decena de centros de submarinismo y más de 20 puntos de inmersión. Además, las aguas de esta zona albergan multitud de especies de coral (más de 250) y peces (alrededor de 1.200 especies) lo que asegura la posibilidad de disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor.

Los atractivos de Israel no terminan en Eilat. Jerusalén, capital del país y testigo de más de 5.000 años de Historia; Galilea, en la que se puede visitar la antigua fortaleza cruzada de la Ciudad Vieja de San Juan de Acre y Tel Aviv, con una vida nocturna y una oferta de compras y ocio memorables, son otras de las paradas que pueden completar un viaje inolvidable.

  • Filipinas

Los deshabitados atolones de Tubbataha en Filipinas esconden en sus arrecifes de coral una de las mayores concentraciones de biodiversidad marina del planeta. A doce horas en barco de la costa más cercana, el santuario es el hogar de más de mil especies de fauna y flora marina, muchas de ellas en peligro de extinción o que han desaparecido de otras zonas del archipiélago.

Desde el descomunal tiburón ballena al diminuto caballito de mar, un sinfín de organismos de todo tipo habita las cerca de 10.000 hectáreas de barreras de coral a salvo de los pescadores, que tienen prohibido adentrarse en todo el territorio del Parque Natural.

Mar adentro, las cuatro iglesias barrocas más reconocidas de la islas, la de la Inmaculada Concepción en Manila, Nuestra Señora de Santa María en Ilocos Sur, San Agustín en Ilocos Norte y Santo Tomás en Iloico conforman cuatro pilares turísticos que completan los atractivos del archipiélago. Además, sus arrozales, el río subterráneo del Parque Nacional de Puerto Princesa y la Ciudad colonial de Vigan sorprenderán al visitante que, más allá de que su intención sea la práctica del submarinismo, no puede desaprovechar la ocasión de conocer la zona como se merece.

  •  Maldivas

Aguas claras en las que se puede ver peces a una distancia de hasta 50 metros, más de 3.000 arrecifes de coral y las corrientes monzónicas que atraen a pequeñas especies de peces desde el Océano Índico son algunos de los elementos que convierten a las Maldivas en uno de los lugares más idóneos para el submarinismo.

Agrupaciones de pequeñas y coloridas gambas, mantas y tiburones están al alcance de los submarinistas que no hace falta que tengan una dilatada experiencia para disfrutar de la oferta subacuática de las Maldivas.

Las blancas playas y aguas cristalinas constituyen el máximo atractivo de este país que agasaja a sus visitantes con servicios de spa, excursiones y todo tipo de deportes náuticos.

  • Gran Barrera de Coral Australiana

Es tan grande que puede observarse desde el Espacio. La Gran Barrera de Coral Australiana, con más de 2.000 kilómetros de longitud, esconde cuevas, túneles subterráneos y abruptos declives en los que perderse y disfrutar de una flora y fauna únicos.

Pero no es el único a atractivo. Los sobrecogedores restos del naufragio del SS Yongala en Townsville y Magnetic Island y el naufragio del Llewellyn, en Mackay harán las delicias de los amantes de los misterios.

Ya en la superficie, se puede viajar de isla a isla: desde Airlie Beach hasta Hamilton pasando por la lujosa Hayman o relajándose sobre la arena de Whitsunday Island. Otra posibilidad es adentrarse hacia el interior hasta llegar a los parques naturales de la región. El río Daintree sirve de guía para visitar uno de los bosques pluviales más impresionantes del mundo.

  • Islas Galápagos 

Tiburones, leones marinos, tortugas, focas, rayas, mantas e iguanas marinas son algunos de los ejemplares que reciben a los visitantes de las Galápagos.

Para proteger este entorno natural, desde 2007, las autoridades del Parque Nacional de las Galápagos deben aprobar las actividades de los diferentes clubes de submarinismo por lo que es conveniente asegurarse de que el operador con el que se va a realizar dicha actividad cuenta con los permisos necesarios para que la práctica del submarinismo no acabe alterando este hábitat.

Más allá de la oferta para el submarinista, el encanto de las Galápagos es indudable. Tierras volcánicas se mezclan con rica vegetación, es el lugar de residencia de numerosas especies endémicas, sirvió como inspiración para el mismísimo Charles Darwing y su teoría de la evolución y, en definitiva, conforma un enclave natural que ha sabido equilibrar la llegada de turistas con la conservación de su entorno.

Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.