Administración, industria y sociedad contra la lacra de la obesidad infantil

Publicado por: EFEAGRO/Lucía Ruiz Simón 28 de junio de 2022

En una sociedad donde cuatro de cada diez menores tiene exceso de peso y esa realidad duplica en los hogares con menos ingresos, el reto debe afrontarse de la mano entre administraciones, sociedad civil y empresas, tal y como se ha puesto de manifiesto en la última edición de los Diálogos Efeagro.

Con el título "Industria y sociedad civil: una alianza por un futuro saludable", el debate moderado por la directora de Efeagro, Laura Cristóbal, ha contado con la participación del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil, Ernesto Gasco, el nutricionista, Ramón de Cangas, y por parte de la industria de la patronal de refrescos, Anfabra, Ana Escudero.

Hace sólo unos días que el Gobierno presentó la estrategia contra la obesidad infantil en el que se constata la relación directa entre la desigualdad económica y el exceso de peso en los menores.

El Comisionado contra la pobreza infantil se ha felicitado por haber conseguido el acuerdo social en torno a este documento en el que se han coordinado 15 ministerios y a todas las partes implicadas ante este problema "complejo y transversal", "de todos y para todos" que persigue cambiar los hábitos de los menores para evitar problemas de salud en su presente y en su futuro.

Para afrontar a esta "epidemia que mata" hay que empezar por reconocer el problema, ha señalado Gasco, al advertir que siete de cada diez padres no perciben que sus hijos tienen problemas con el peso.

Ha mencionado algunas de las propuestas que plantea el plan, fundamentalmente desde la educación -con la incorporación de la alimentación y gastronomía local a la educación-, recuperar las fuentes de agua y la actividad en los patios de los colegios, también por las tardes, para evitar las "horas de pantalla".

Por su parte, el nutricionista y doctor en Biología Funcional, Ramón de Cangas, ha puntualizado por su parte que la obesidad no tiene un único factor ni sólo es atribuible a la alimentación, pues también influye la menor actividad física.

Como receta para evitar el exceso de peso en niños y adolescentes, De Cangas ha insistido en la recuperación del patrón de la Dieta Mediterránea e "impulsar, no obligar" a aprender a comer bien, con más productos vegetales que se han desplazado de la mesa a favor de las proteínas de origen animal.

Y de esta forma, ha añadido, incluso se puede abaratar la compra en un momento complicado por la subida de precios, también de los alimentos, pues la Dieta Mediterránea aboga por los productos de cercanía, que además de ser saludables, son sostenibles para la economía y para el medioambiente.

La portavoz de la industria de los refrescos en este foro ha subrayado, en sus intervenciones, el esfuerzo innovador del sector para obtener productos más saludables y que se ha comprometido a reducir un 10 % más el azúcar en sus productos hasta 2025.

Desde 2005, ha recordado Escudero, la industria de los refrescos ha disminuido un 53 % el azúcar y, en este momento, el 38 % de los refrescos que se consumen en España son bajos en calorías o sin ellas, si bien hay compañías que van por encima de esta media.

En materia de comunicación, ha subrayado que esta industria no hace publicidad dirigida a menores de 13 años, en espacios de educación primaria no se venden refrescos y, en los centros de secundaria, sólo bajos en calorías.

El plan trazado desde la colaboración y el compromiso de los sectores público y privado sitúa la obesidad infantil como el enemigo a batir para conseguir una alianza de todos por un futuro saludable y sostenible.