El municipio de Beleña, en Salamanca, vuelve a exponer sus belenes fabricados con materiales reutilizados, EFE/J.M.GARCIA

Belenes callejeros para iluminar la España vacía

Publicado por: Efeagro/Cristina García Casado 19 de diciembre de 2022

En la España vacía, un pequeño pueblo se ha asegurado de que lo vean, al menos por estas fechas: Beleña, en Salamanca, vuelve a iluminar sus figuras de hasta tres metros y a llenarse de curiosos belenes hechos con palés, rafia y otros materiales reutilizados que permiten su disfrute en el exterior.

La Feria de Beleña celebra este año su decimotercera edición, después del parón de la pandemia del coronavirus, con sus características luces que son ya parte del paisaje navideño de la Vía de la Plata y una parada cultural para quienes pasan en estas fechas por ese tramo de la N-630.

"Al estar situados justo en la carretera nacional, queríamos que todo el mundo tuviera un fogonazo de la Navidad. Cada año añadimos más figuras y belenes, que representan además oficios de esta tierra, como los pastores o los porqueros", ha explicado a EFE el padre Blas Rodríguez.

La ruta de belenes de Beleña es particular porque discurre siempre en la calle, los nacimientos están hechos con material reciclado y se pueden ver creaciones originales, como una en la que todas las figuras son músicos u otra en la que todos los personajes están en un cayuco.

El párroco, oriundo de Beleña, preside la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en la Vía de la Plata (ACASAN), que organiza la Feria de Beleña dentro de su circuito de belenes. Como gran parte de los sacerdotes de la España vacía se ocupa, además, de varias parroquias.

"Lo que queremos con esta feria es fomentar la creatividad, la imaginación, la capacidad de saber aprovechar el espacio. El pueblo está en un desfiladero, así que puedes ir viendo las imágenes en la montaña o en el centro del pueblo", ha indicado el padre Blas, como se le conoce en la zona.

"La navidad es algo muy rural"

La Feria de Beleña convoca a visitantes de la provincia de Salamanca y de fuera de ella en torno a lo que sus organizadores describen como "una catequesis luminosa". "La Navidad es algo muy nuestro, muy popular, muy rural", ha reivindicado el sacerdote.

Un belén confeccionado con materiales reciclados. EFE/J.M.GARCIA

"Aquí seremos unos 60 vecinos propios del pueblo y con las residencias de ancianos llegamos a los 250. Ahora tenemos 20 niños en la escuela gracias a las familias inmigrantes que están viviendo aquí", ha explicado sobre este pueblo situado a escasa media hora de Salamanca capital.

El padre Blas defiende el papel de la tradición y la cultura para mantener vivos los pequeños municipios de la España vacía. "A medida que vas creando ilusión se van creando posibilidades, ahora con este tema del belén hay niños que se están involucrando, metiendo en harina, ayuda a que la ilusión no nos la roben", ha contado el párroco.

Los dos años de pausa por la pandemia han hecho que "se pierda un poco el ritmo" del montaje pero desde este fin de semana y hasta Reyes ya se pueden visitar los nacimientos de Beleña y sus figuras luminosas al caer la noche.

Creaciones que se pueden tocar

Visitar los belenes de Beleña es también un juego: recorrer el pueblo, buscarlos por sus rincones, intentar descifrar de qué están hechos y contemplar distintas perspectivas de un municipio que se convierte a sí mismo en una postal navideña.

"El belén de los palés recicla la Navidad por un mundo mejor, son cuatro palés con unos cuantos sacos de rafia, pero que dan un juego y efecto extraordinario. Son materiales que estamos desechando continuamente", ha indicado el padre Blas.

"Para ver belenes que son obras de arte y que no puedes tocar, están las iglesias o los museos. Estos están a la intemperie, todo el mundo los puede ver y observar", ha destacado el párroco, quien confía en que la Feria de Beleña siga creciendo como referente de cita navideña en la España despoblada.

Secciones : Actualidad rural