Plantas y banderas a las afueras de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. Efeagro/EPA/Olivier Hoslet

Plantas y banderas a las afueras de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. Efeagro/EPA/Olivier Hoslet

La Comisión Europea defiende las bondades del plan español de la PAC por su ambición verde

Publicado por: agro 23 de noviembre de 2022
Disclaimer EU21

Cofinanciado por la Unión Europea

Las opiniones y puntos de vista expresados solo comprometen a su(s) autor(es) y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser considerados responsables de ellos.

El comisario europeo de Agricultura Janusz Wojciechowski ha defendido este miércoles las bondades del plan español para aplicar la nueva Política Agrícola Común (PAC) por su ambición ambiental "por encima de los requisitos mínimos exigidos por la Unión Europea (UE)".

Wojciechowski ha inaugurado virtualmente un debate sobre los retos y las oportunidades de la nueva PAC, organizado por la Comisión Europea (CE) en Madrid, en el que participan representantes del Gobierno español, de una parte del sector agrario -las organizaciones COAG, UPA y las cooperativas-, ONG y otros expertos.

El debate ha provocado una manifestación de protesta de la organización agraria Asaja a las puertas de la oficina de la CE en Madrid; también coincide con el voto del Senado, este martes, de la reglamentación para aplicar la reforma de dicha en España.

Una jornada que se celebra pocas semanas antes de que entre en vigor el 1 de enero de 2023 la PAC para 2023-2027, que tiene como novedad una mayor responsabilidad de los Gobiernos a la hora de diseñarla, mediante los planes estratégicos nacionales.

"El plan español es bueno para el medio ambiente (...) y establece muchas más condiciones ambientales agrícolas que los requisitos mínimos de la UE", ha celebrado el comisario en un vídeo.

Ha recordado que la PAC incluye también la introducción de eco-esquemas, que priman prácticas agrícolas beneficiosas para el medioambiente y para las que España ha asignado 5.500 millones de euros (el presupuesto total español para toda la programación 2023-2027 supera los 47.000 millones).

El comisario ha defendido que el plan español ofrece las herramientas adecuadas para afrontar la digitalización, la restauración forestal, la modernización del riego o el desarrollo rural.

El comisario europeo de Agricutlura, Janusz Wojciechowski. EFE/EPA/MARTIN
El comisario europeo de Agricutlura, Janusz Wojciechowski. EFE/EPA/MARTIN DIVISEK

Por su parte, el secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, ha asegurado que el campo español está listo para la nueva PAC que "ya" se está aplicando, pues en estos momentos los productores están sembrando ya para la próxima temporada teniendo en cuenta los ecoesquemas -que determinan una parte de la subvención-.

"Estamos ante una situación de cambio y tenemos que estar con el agricultor y con el ganadero para ayudarle a que aprenda" dicha transición, ha recalcado Miranda, quien ha reconocido que no ayuda el panorama actual de alza de precios de insumos y de efectos de la invasión de Ucrania.

Además, ha reconocido que la capacidad de "absorción" por parte de la agricultura española de las exigencias verdes que proceden de Bruselas es "justa" y que se ha visto en casos como, por ejemplo, el de los nuevos requisitos sobre el uso de fitosanitarios, que los países han pedido más calma y más tiempo para alternativas.

Miranda ha precisado medidas dentro de la PAC, en las que hay una adaptación para cada explotación, como las encaminadas a la fertilización, oportunas en un momento como el actual con los abonos encarecidos por la guerra.

El responsable de organización de la comisión ejecutiva de COAG, Andoni García, ha mostrado su desacuerdo con el rumbo de la PAC, en un momento en el que los agricultores luchan por sobrevivir y ha cuestionado que los ecoesquemas ayuden a la transformación de la agricultura y al modelo de pequeñas y medianas explotaciones.

García ha pedido más "instrumentos" para ayudar al campo a aplicar el Pacto Verde europeo y frente a la competencia de países de fuera de la UE, cuyos productos compiten en desigualdad de condiciones.