Vistas desde el Hotel Echaurren. EFETUR

Vistas desde el Hotel Echaurren. EFETUR

ESPAÑA

Ezcaray, la cara más blanca de La Rioja

Publicado por: SARA GÓMEZ ARMAS 20 de diciembre de 2012

Aunque visitar La Rioja pueda parecer sinónimo de enoturismo, acercarse hasta la tierra del vino ofrece muchas escapadas más allá de la viticultura. Una de ellas es, sin duda, el pueblo de Ezcaray.

El entorno de Ezcaray se nutre de una naturaleza frondosa y rebosante de hayedos, que da pie a rutas de senderismo y paseos en bicicleta en los meses estivales, cuando este pueblo plagado de segundas residencias alcanza los 15.000 habitantes.

Estos agradables paseos por la naturaleza se convierten en un recorrido por el pasado si nos adentramos en la montaña hasta las aldeas deshabitadas de Posadas, Ayabarrena, Azarrulla, Cibarrena, San Antón, Tura, Urdanta y Zaldierna. Un conjunto arquitectónico con predominio de la piedra que, en algunos casos, figura como parte del Patrimonio Artístico de La Rioja.

Con la llegada del frío, estos bosques y montañas se cubren de nieve y, en las cumbres más altas, a 14 kilómetros de Ezcaray, encontramos Valdezcaray, una estación de esquí que recibe por temporada un promedio de 150.000 visitantes. Aficionados a los deportes de invierno que gozan de unas modernas instalaciones que se remodelaron por completo en el año 2000.

 Conjunto monumental

Pero no todo es naturaleza en Ezcaray. El pueblo alberga una joya monumental, la Iglesia Santa María la Real, Monumento Nacional de Interés Cultural desde 1967.

Cimentada sobre una edificación anterior, del siglo XII, la construcción de sillería gótica que se aprecia en la actualidad adquirió la forma definitiva en el siglo XV. Del siglo XVI datan el retablo mayor y la balconada exterior, decorada con los escudos de las familias de los antiguos señores de la villa.

La riqueza arquitectónica de este pueblo no se limita a su iglesia parroquial. El paisaje único que rodea Ezcaray da cobijo a dos pequeñas ermitas, la de Santa Bárbara y la de Nuestra Señora de la Virgen de Allende, ambas del siglo XVIII.

La primera es una construcción en mampostería que preside el valle de Oja y goza de las mejores vistas de la zona. También es destacable la Real Fábrica de Paños “El Fuerte”, fundada en 1752 por el Marqués de la Ensenada con el nombre de Real Fábrica de Tejidos Santa Bárbara, en honor a Bárbara de Braganza, esposa del rey Fernando VI.

Declarada igualmente Bien de Interés Cultural en 1992, en la actualidad se ha reconvertido en un albergue, pero representa la tradición textil artesanal que acompaña a Ezcaray desde el siglo XV.

Esquí, naturaleza, gastronomía y las mejores telas completan la oferta de uno de los pueblos con más encanto de La Rioja

De esta herencia textil, en la actualidad sólo sobrevive el taller de la de la familia Valgañón, que se abrió en 1930. El colorido de sus mantas, cojines, echarpes y bufandas, confeccionadas con los mejores tejidos naturales, ha traspasado fronteras.

Sus creaciones se venden en las mejores tiendas de Londres y París y firmas de lujo como Loewe o Carolina Herrera ponen su etiqueta a estas creaciones con denominación de origen Ezcaray.

El casco viejo conserva gran parte del entramado de calles antiguas, con palacios y casa blasonadas.

Entre ellas, han proliferado bares de pinchos y restaurantes que enriquecen la oferta turística de Ezcaray con gastronomía de lujo. Tanto es así que allí tiene su centro de operaciones Francis Paniego, último Premio Nacional de Gastronomía. Allí regenta un pequeño hotel familiar que acoge dos restaurantes.

El mítico Echaurren -que ha pasado a la historia por sus caparrones, patatas con chorizo y croquetas-, y su versión moderna, El Portal de Echaurren. Un espacio para la vanguardia culinaria que ostenta desde 2004 la primera estrella Michelín de La Rioja. ¡Buen provecho!

Secciones : España Turismo