Habitación del Hotel Boutique Valle de Oca, Burgos. Foto: Ángela Requena

Habitación del Hotel Boutique Valle de Oca, Burgos. Foto: Ángela Requena

HOTEL

Hotel Boutique Valle de Oca, “encantador y sorprendente”

Publicado por: EFETUR 7 de septiembre de 2016

Nuestra seguidora Ángela Requena nos envía una foto del Hotel Boutique Valle de Oca, en Villanasur Río de Oca (Burgos), para participar en 'El concurso de Efetur'. Un espacio “pequeño, sorprendente y encantador” que, a su juicio, “inspira a disfrutar de una aventura por lugares exóticos”.

“Tuve la grata oportunidad de conocer el Hotel Boutique Valle de Oca, un rincón pequeño, sorprendente y encantador, con un concepto peculiar y nuevo para mí. Y sí, fue una nueva experiencia ya que lo que nos encontramos nada más llegar fue sorprendente, una antigua casa reformada, con una bonita cristalera en un pequeñísimo pueblo en lo más profundo de los Montes de Oca. Pero más original aún era su interior, con una llamativa mezcla de estilos -aires africanos, toques asiáticos...- que inspira a disfrutar de una aventura por lugares exóticos. Sin duda, un lugar único”. Ángela Requena

Esta seguidora nos lleva hasta Villanasur Río de Oca, en Burgos, para descubrir el Hotel Boutique Valle de Oca. Ubicado en un recodo del Camino de Santiago y próximo a los yacimientos de Atapuerca, este espacio -completamente restaurado- ofrece una interesante opción de alojamiento centrada en el descanso, el trato cercano, la originalidad, y el entorno rural.

Algunos atractivos

Sus habitaciones, distintas entre sí, evocan a otros tiempos y trasladan a sus huéspedes a los cinco continentes a través de una exótica decoración donde el color, el espacio y las piezas coloniales de África o Asia hacen el resto. Entre las prestaciones que ofrecen: luz natural, chimenea, bañera de hierro fundido o encastrada en madera, balcón y TV LCD de 27 pulgadas.

Habitación del Hotel Boutique Valle de Oca, Burgos. Foto: Ángela Requena
Habitación del Hotel Boutique Valle de Oca, Burgos. Foto: Ángela Requena

La gastronomía toma forma en un acogedor restaurante que combina techos envigados y una decoración vanguardista. Aquí, los comensales pueden disfrutar de recetas ecológicas aderezadas con ingredientes como aceite de oliva virgen de primer prensado, sal del Himalaya o vinagre de Módena. Entre sus especialidades destaca el bacalao con tomate y pasas, las chuletillas de lechal, o el meloso de cerdo ibérico con miel y mostaza, por ejemplo. Todo ello, se completa con una amplia carta de vinos, cava o champán, y con golosas propuestas como arroz con leche, tiramisú o flan casero.

A las luminosas zonas comunes, inspiradas, según recogen fuentes del alojamiento, "en la Ruta de las Especias, los viajes de Marco Polo y las últimas exploraciones africanas", y a su mirador de estilo veneciano, se suma el atractivo que regala el entorno que lo rodea. Abrazado por bodegas de diseño y villas medievales, este rincón ofrece a sus huéspedes la oportunidad de disfrutar de un entorno natural, cultural, enológico y gastronómico; y de enclaves turísticos cercanos como los Yacimientos de Atapuerca, los Monasterios de Suso y Yuso o la Catedral de Burgos, entre otros.

Secciones : Hoteles Turismo