Cena de Navidad. Foto: Pexels

RESTAURACIÓN

La restauración prepara la primera Navidad sin restricciones en tres años y "a tope"

Publicado por: EFEAGRO / LUCÍA RUIZ SIMÓN 5 de noviembre de 2022

Las reservas para encuentros navideños de este año avanzan a muy buen ritmo e incluso hay locales con todo cerrado en la primera campaña de Navidad sin restricciones de ningún tipo y después de que la explosión de la variante ómicron de la covid abortara las ganas de fiesta el año pasado.

Las previsiones de demanda son muy altas, a pesar del escenario inflacionista que reduce el presupuesto disponible de unos consumidores que, por ahora, no renuncian a sus momentos de disfrute, según confirman desde la patronal Hostelería de España y avalan las consultoras especializadas y los empresarios.
Según la experta de la consultora NPD, Edurne Uranga, el consumidor encara esta temporada de otoño e invierno "echando aún de menos ciertas ocasiones de consumo sociales", como las comidas y cenas con amigos.
Sin embargo, su intención es la de recuperar estos encuentros, pues según el estudio "Sentiments" de esta consultora, el 78 % de los encuestados asegura que incrementará las comidas fuera de casa y el 63 % hará lo propio con las cenas en los próximos meses.
Todos los datos del gasto en comer y beber fuera de casa están ya por encima de los de 2019, el último ejercicio de prepandemia, en concreto, con un alza de un 2 % más en julio, un 5 % en agosto y un 3 % en septiembre 2022, según los estudios de NPD.
Por ello, se espera, como mucho, "un ligero ajuste" del gasto total en noviembre y diciembre, pero "en ningún caso hay expectativas de caídas fuertes", apostilla Uranga.
Y en este contexto llegará la primera Navidad de los últimos tres años sin restricciones de movilidad ni limitaciones de aforo, recalca la experta, que recuerda que ya en 2021 se presentaba inicialmente muy bien "pero finalmente hubo muchas comidas/cenas sociales que se cancelaron por ómicron".
Hay expectativas positivas, por tanto, para un diciembre en el que el consumidor recuperará las comidas y cenas sociales de celebración hasta alcanzar un volumen de negocio en el conjunto de la restauración "similar" al de 2019: 3.250 millones de euros.

Un grupo de amigos cena en un restaurante. Foto: Efeagro / cedida por THe Fork

La hostelería, frente a los "malos augurios" para el otoño

En declaraciones a Efeagro, el presidente de la patronal Hostelería de España, José Luis Yzuel, señala que el comportamiento del cliente de los casi 200.000 bares y restaurantes en España "sigue siendo muy bueno" a pesar de los "malísimos augurios" para después del verano.
La facturación sigue avanzando, un 2,6 % según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística relativos a agosto en comparación con el ejercicio 2019, si bien se están dejando notar algunos cambios en el consumo por la subida de precios como la reducción del tique medio.
Las reservas también están teniendo un buen comportamiento y a algo menos de dos meses para las fechas clave de las fiestas navideñas ya hay establecimientos con el papel de completo, asegura.
Y aunque cree que el comienzo de año será duro, se aferra a la capacidad de resiliencia y de adaptación de un sector que viene de cicatrizar sus heridas después de dos años de pandemia.
Carlos Andrés Pérez Sánchez gestiona desde 2017 un restaurante especializado en comida peruana en Madrid, Oceanika, en el que el número de reservas y el movimiento de clientes -no sólo de los asiduos al local-, le lleva a pensar que "hemos llegado a la verdadera normalidad".
Todas las mañanas llena su salón, los fines de semana están al aforo completo y tiene cerradas comidas de grupo para los días previos a Navidad de veintenas de comensales.
"La gente está respondiendo y estamos muy contentos", explica a Efeagro, conscientes de haber superado y sobrevivido a la pandemia y enfrentando la situación actual de subida de costes, especialmente del precio de la luz.
Las ganas de compartir en torno a una mesa o en la barra de un local de hostelería siguen aflorando, una demanda que es la baza con la que el sector espera ganar la partida a la inflación.