Hotel Westin Palace Madrid

Hotel Westin Palace Madrid. Foto: EFE

Madrid, un lujazo para el fin de semana

Publicado por: Lilián Aguirre 30 de septiembre de 2013

Cuando se trata de buscar destino para una escapada de lujo, Madrid se muestra como el lugar idóneo. Un fin de semana por todo lo alto, sin más limitaciones que la satisfacción de los sentidos requieren un lugar como la capital, que rezuma estilo y glamur por cada una de sus calles.

El problema puede surgir a la hora de decidir dónde alojarse. Es lo primero que hay que pensar al programar la escapada pero si de lo que se trata es de elegir el hotel más exquisito, en Madrid la dificultad es grande. Son tantas las estrellas que brillan el en cielo hostelero madrileño que la elección llevará tiempo.

Se puede optar por los clásicos del lujo y el glamur. ¿Quién no ha deseado alguna vez conocer la experiencia de pasar una noche en el Ritz o en el Palace de Madrid? Ambos tienen más de cien años. Un siglo viendo pasar por sus salones y suites a lo mas granado de la sociedad española y mundial.

Digno de un príncipe

En la suite Real del hotel Ritz de Madrid pasaron su luna de miel Rainiero de Mónaco y Grace Kelly y, desde luego, es un alojamiento digno de príncipes. Tapices de la Real Fábrica de Tapices, seda de Damasco, jarrones chinos del siglo XVIII… por un precio de más de 5.000 euros la noche.

Algo menos cuesta la suite Real del Westin Palace Madrid, que no llega a los 5.000 euros por noche. Una noche rodeada por el lujo de las pinturas originales, la chimenea de mármol o la sauna incluida en la propia suite.

Aunque no sean centenarios, hay otro buen puñado de “clasicos” de la hotelería de lujo en Madrid. Como el Villamagna, un establecimiento de líneas más cómodas y sencillas pero no por ello menos suntuoso. Su suite Real (15.000 euros) permite vivir este fin de semana en un ático de lujo de 290 metros cuadrados en pleno Paseo de la Castellana cuyo salón incluye piano de cola. Dicho esto, no es preciso apuntar mucho más.

También en la Castellana está el hotel Hesperia Madrid, uno de los hoteles de lujo de estilo más contemporáneo de la ciudad. Sofisticado y chic, ofrece suites en la azotea que ofrecen la experiencia de disfrutar de un jacuzzi al aire libre en la principal arteria madrileña por unos 1.500 euros.

De Madrid al cielo

Otro de los exponentes del lujo más vanguardista de la capital es el hotel Eurostars Madrid Tower, ubicado en las 31 primeras plantas de la Torre SyV, que forma parte del último gran símbolo arquitectónico de Madrid, el Cuatro Torres. Dice el refrán que “De Madrid, al cielo” y en el Eurostars Madrid Tower el cliente se encuentra en el cielo de Madrid, que es algo parecido. Disfrutar de esta sensación en la suite presidencial de más de 110 metros cuadrados rodeado por el lujo y la exclusividad de los servicios del hotel pueden resultar toda una experiencia.

Y si de suites con vistas se trata, hay que mencionar la de la última planta del hotel Intercontinental Madrid, también en la Castellana. El que fue símbolo del glamour durante décadas el siglo pasado, cuando era el Hilton de Madrid, ofrece 400 metros cuadrados de un ambiente inspirado en La Alhambra granadina con todo el glamour de sus bordados y sedas. Lo más impactante, no obstante, es su terraza de 180 metros cuadrados. Disfrutar desde allí, tumbado en una cama balinesa, de las vistas de la ciudad es un auténtico lujo.

Las vistas de la ciudad son igualmente fantásticas en otro hotel madrileño, el Puerta América. Son 140 metros cuadrados decorados en tonos blancos o negros (el huésped elige), en la duodécima planta del establecimiento. Iluminación y ventanas con control domótico comparten espacio con las amenities de Loewe. La sierra madrileña y el skyline de la ciudad se ofrecen a los pies del turista que contempla el panorama a través del gran ventanal que se extiende desde el suelo hasta el techo.

Descubrir la ciudad

Ésta es solo una pequeña selección de lo que la hotelería de lujo de la capital puede ofrecer a quienes se acerquen a la ciudad con el fin de disfrutarla “a todo tren”. Y, para comenzar el fin de semana por todo lo alto, lo mejor es que un coche de alta gama conducido por un chófer privado le espere a su llegada al aeropuerto o la estación. Casi todos los hoteles antes mencionados ofrecen a sus huéspedes este servicio si lo solicita. En muchos casos está incluido en el precio de la suite.

Tras el lujoso descanso y después de haber desayunado en su suite, es el momento de lanzarse a descubrir la ciudad. Museos, patrimonio histórico-artístico, ciudades monumentales en la propia Comunidad Autónoma o en las proximidades… Si no ha programado sus visitas con anterioridad, déjese aconsejar por el conserje del hotel o por su propio mayordomo si el establecimiento se lo ofrece.

Lo que sí es seguro que traerá programado es una jornada, o al menos una tarde, de compras. Madrid es, sin duda, una ciudad de compras: pequeñas boutiques o grandes centros comerciales; productos de artesanos o de grandes marcas… Por toda la ciudad existen lugares ideales para hacer compras pero el fin de semana de lujo no es tal si no se pasea por la Milla de Oro madrileña.

"Pasarela Serrano"

En el conocidísimo barrio de Salamanca, en la calle Serrano y adyacentes, se concentran todas las grandes firmas como Manolo Blahnik, Purificación García, Carolina Herrera, Victorio & Lucchino, Custo, John Galliano, Gucci, Arman, Valentino, Chanel, Hermés, Paco Rabanne… Los grandes representantes de lo último de las pasarelas internacionales conviven con lo más exclusivo de la joyería y los accesorios como Bulgari, Cartier, Tiffany o Tous.

Y, como no hay mayor lujo que el de cuidarse y mimarse uno mismo, el fin de semana no está completo hasta que pasamos por un spa para relajarnos y nos dejamos querer por un buen masaje o un tratamiento corporal o facial.

Volvemos aquí a resaltar la calidad de los hoteles madrileños. Casi todos los mencionados más arriba cuentan con un spa capaz de responder a las más altas expectativas. En el Eurostars Madrid Tower, el Ansora Spa combina sus servicios y masajes con las excelentes vistas que le proporciona su ubicación en la planta 29 del edificio. Elysium, el spa del hotel Eurobuilding, presume de tratamientos con agua –con propiedades curativas- a diferentes temperaturas, mientras el Spa Absara, del hotel Mirasierra suite Hotel & Spa, está considerado como uno de los mejores y más tecnológicos spa de Madrid.

Además de los spa, la oferta de centros de belleza de alto standing es interminable en Madrid. Un tratamiento en Carmen Navarro o Maribel Yébenes, esteticistas de las celebrities, es un imprescindible cuando verdaderamente queremos darnos un capricho.

Y, tras la sesión de belleza y seguramente una pasada por la peluquería, llega el momento de vivir la famosísima noche madrileña.

Acudir a un espectáculo, sea cine, teatro, musical… de los muchos que encontramos en la cartelera de la ciudad es imprescindible, ya sea antes o después de una buena cena.

Las estrellas de la cocina

La oferta gastronómica de Madrid es tan extensa, variada y de tan alto nivel que, de cara a disfrutar una velada de lujo, podemos limitarnos a pensar en las estrellas. Sí, en los cocineros “estrella” que son, además, los que ostentan alguna de las Michelin.

Fundamental, Santceloni, en el hotel Hesperia Madrid, donde Óscar Velasco defiende con maestría sus dos estrellas y el gusto por la cocina de siempre que supo implantar al restaurante Santi Santamaría. Los huéspedes de las suites del hotel degustar una cena romántica servida por el Santceloni en la terraza de la habitación.

La cocina de David Muñoz en Diverxo, la de Paco Roncero en La terraza del Casino, o la de Sergi Arola en Gastro reúnen propuestas de auténtico lujo, propio de sus dos estrellas Michelín, las mismas que tienen el Club Allard (Diego Guerrero) o Ramón Freixa Madrid, en el Hotel Único.

De copas

Tras la cena, la noche madrileña no ha hecho más que empezar y multitud de pubs, clubes y discotecas de moda tienen sus puertas abiertas con la música de moda, los cócteles más originales y sofisticados y mucha “gente guapa” luciendo el palmito por los locales más chic.

Aprovechando lo que aún queda de buena climatología, la primera recomendación es subirse al cielo de Madrid, disfrutar de la noche en alguna de las terrazas de moda. La del hotel Urban, se distingue por su amplia carta de cócteles y las tapas-degustación. En el hotel Miguel Ángel, la opción “en las alturas” son los 1.000 metros cuadrados de vegetación de El Jardín y una de las terrazas más de moda entre madrileños y foráneos es “The Roof”, la del ME Reina Victoria, en la Plaza de Santa Ana.

Locales de siempre, de los que nunca defraudan aunque no se encuentren en las azoteas de la ciudad como Pachá, MOMA, o Ramses se sitúan entre los clásicos recomendables para finalizar una jornada de lujo.

Hay algunas recomendaciones más para un fin de semana de lujo en Madrid. Por ejemplo, tomar el té de la tarde en el lobby del Ritz o disfrutar del exquisito Brunch del Intercontinental Madrid.

Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.