Imagen dle reparto de La Exclusiva. Foto: cedia por la compañía.

EN SORIA

La "furgo" de "La Exclusiva" rueda para alimentar el desierto nutricional de la España Vaciada

Publicado por: EFEAGRO / LUCÍA RUIZ SIMON 24 de septiembre de 2022

Cada día, Victoria Tortosa y su equipo de La Exclusiva llenan su furgoneta de alimentos e inician su ruta que les lleva hasta cientos de vecinos que viven diseminados en más de 300 municipios de Soria donde hace tiempo que no hay tiendas abiertas, un auténtico desierto nutricional en la España Vaciada.

La alimentación es un derecho, pero para muchos españoles que viven alejados de núcleos importantes de población es un quebradero de cabeza llenar su despensa y una causa más para abandonar estos territorios.
"La gente se hace mayor y se nos va" explica la emprendedora que hace ocho años impulsó este particular servicio de reparto consciente, por su experiencia anterior, de que una tienda en un pueblo con menos de 500 habitantes no es sostenible.

La primera semana sólo tenía siete pedidos, pero en menos de dos meses acumulaba 250, lo que deja claro que "había una necesidad" de su proyecto que denomina como "logística social".

Llevan comida (incluidos frescos) y productos del hogar -lo hace en colaboración con la cadena DIA- pero también ofrecen todo tipo de servicios con colaboradores locales que van desde jardinería, muebles, cambiar bañera por ducha o productos tecnológicos como portátiles y móviles.

 

Logística social

Tortosa trata de extender todos estos servicios pero el valor añadido de "La Exclusiva" es el componente social que supone su visita periódica para sus clientes, muchos de ellos personas mayores.
Y es que la relación comercial ha dado paso a la personal, gracias al ímpetu de esta emprendedora que, sin ayudas públicas, recorre unos 70.000 kilómetros al año por un territorios donde la densidad media de población es de ocho habitantes por kilómetro cuadrado.
Los conoce por su nombre y en todo este tiempo "nunca ha dejado un pedido sin repartir", pues si el receptor no está le deja el pedido a alguno de los escasos vecinos o incluso le dejan la llave de sus casas.
Alejandro Guzmán vive a sólo doce kilómetros de Soria, en Pedrajas, pero desde la pandemia no entra en tiendas ni en lugares concurridos para evitar llevar el virus a su casa, pues su mujer, Asunción, es paciente de riesgo.

El nuevo modelo de la compañía Día que acerca sus productos a 15.000 sorianos que viven en pueblos sin tiendas. Cedida por la compañía

Abre la puerta y repasa la lista de su pedido con Victoria -donde no faltan algunos productos de indulgencia como chocolates- y le abona; normalmente son pagos en efectivos aunque se les está enseñando a usar aplicaciones de sus bancos o Bizum.
Agradece el servicio de La Exclusiva, que considera especialmente útil para el resto de sus vecinos sorianos, porque "nosotros estamos cerca, pero ¿qué pasa con los que están lejos? se pregunta con la empatía que caracteriza a su generación.
En la ruta por la comarca de Tierras Altas la furgoneta también se detiene en casa de Araceli del Campo, en el coqueto municipio de Espejo de Tera.

 

El nuevo modelo de la compañía Día que acerca sus productos a 15.000 sorianos que viven en pueblos sin tiendas. Cedida por la compañía

Apenas viven seis familias en el pueblo, entre ellas su hermana Adela, que también es usuaria de La Exclusiva.
Como no conduce y el supermercado más cercano está a diez kilómetros, su hija le hace cada dos semanas un pedido en el que incluye "todo lo básico", desde leche a carne fresca.
A su pueblo la furgoneta llega el jueves, así que con el refuerzo del "señor que lleva congelados el lunes" y el panadero "que pasa dos veces en semana" van "dejando ir las semanas" en las que residen en la localidad.
En términos económicos, el equipo de La Exclusiva vive del porcentaje que cobran a los proveedores de servicio por kilo transportado, pero a Victoria se le ilumina la cara cuando responde a otros resultados, los sociales, de su iniciativa.
Según la auditoría que hace cada seis meses de su actividad, doce personas han ampliado su estancia en los pueblos o incluso han decidido quedarse en ellos todo el año al poder contar con esta tienda personalizada y sobre ruedas.
Así rueda esta experiencia exclusiva que da vida, alegría y sustento al desierto nutricional de la Soria Vaciada.