Un aceite para cada plato

En pleno debate sobre el futuro de la alta cocina, un producto milenario y denominador común de la gastronomía española por excelencia reivindica sus posibilidades en los fogones: el aceite de oliva, del que España es el primer productor mundial, es sin embargo un "gran desconocido".