Infografía sobre el consumo de carne en España en 2021. Efeagro/Borja García

EL CONSUMO DE CARNE DISMINUYE

Los españoles mantienen la reducción de consumo carne, tendencia desde 2008

Publicado por: EFEAGRO 9 de agosto de 2022

Los españoles redujeron su consumo de carne durante el 2021, cuando cada ciudadano tomó una media de 44,74 kilos, lo que supone 5,12 kilos menos en un año, una cifra que mantiene la tendencia de reducción del consumo iniciada en 2008.

Así se desprende de los datos ofrecidos por el Informe de Consumo Alimentario en España en 2021 realizado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación presentado a finales de julio.

En él, se puede advertir que durante el 2021, el volumen de carne comprado se sitúa un 14,8 % por debajo de lo que suponía en 2008, año en el que se empezó a registrar una disminución en su consumo.

Según el Ministerio de Agricultura, esta tendencia solo se ha visto interrumpida en un momento, en el 2020, debido a la "excepcionalidad" producida por la pandemia, pero durante el pasado curso ya "se ha retomado"

La compra de carne fresca cae un 18,5 %

Los datos extraídos del panel apuntan a que este descenso en el consumo de carne viene determinado por la bajada en la compra de carne fresca en un 18,5 % así como la de carne transformada, que baja un 6,6 %.

Si en 2020 el consumo per cápita era de 36,20 kilogramos de carne fresca, en 2021 descendió a los 31,98, la diferencia más acusada entre los distintos tipos de carnes (congelada y transformada).

A pesar de esta disminución (-11,5 %), en la que habrá influido el aumento del precio medio, que se ha visto incrementado en un 1,7 % hasta cerrar en el año 2021 en 6,40 €/kg, el 71,5 % del volumen de carne que se adquiere para consumo doméstico es de carne fresca.

Por el contrario, se intensifica la compra de carne congelada aunque, según el MAPA, este aumento no es lo "suficientemente importante como para hacer crecer la categoría de carne en general".

Vista de los precios en una carnicería en Madrid. Efeagro/Luca Piergiovanni
Vista de los precios en una carnicería en Madrid. Efeagro/Luca Piergiovanni

El tipo de carne transformada reduce un 6,5 % su compra, pero es el que menos decrece.

Si se analizan los distintos tipos de carne fresca, en general todas las categorías han visto reducidas su demanda en los hogares españoles.

Por ejemplo, el consumo de carne fresca de vacuno cerró el año con una ingesta promedio de 4,75 kilogramos por persona, un 11,3 % menos que en 2020, mientras que el consumo por persona más bajo a cierre de año 2021 se produce en la carne fresca de conejo y despojos.

¿Quién consume cada tipo de carne?

Hogares formados por parejas adultas sin hijos y parejas con hijos mayores y de edad media, de clase alta y media alta, cuyo responsable de compra supera los 50 años, así dibujan los datos del MAPA el perfil del consumidor intensivo de carne fresca.

En general, el perfil del consumidor de todos los tipos de carne (vacuno, pollo fresco y ovino y caprino) comparte unas características comunes: suelen ser de clase media o media alta y alta, y parejas con hijos.

Secciones : Actualidad