UE AGRICULTURA

NEWBIE en bloque: cómo las redes de apoyo pueden alentar a los nuevos agricultores

Publicado por: EFEAGRO/EURACTIV 30 de noviembre de 2021

La falta de jóvenes agricultores sigue siendo un gran desafío para el mundo agroalimentario. EURACTIV echa un vistazo a un nuevo proyecto que explora cómo se puede ayudar a los recién llegados a establecer empresas agrícolas resistentes y sostenibles en toda Europa.

Cambio climático, alimentación sana y sostenible, prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente, bienestar animal y, por último pero no menos importante, seguridad alimentaria: los retos a los que se enfrenta el sector agroalimentario europeo son numerosos y todos dependen de un factor vital: los agricultores.

Sin embargo, el mundo agrícola está envejeciendo rápidamente.

Como señaló la Comisión Europea en una evaluación publicada el pasado abril, en 2016, por cada gestor agrícola menor de 40 años, había tres mayores de 65 años.

En Francia, la nación agrícola más grande de la Unión Europea (UE), uno de cada dos agricultores se habrá jubilado a finales de esta década.

Y, en general, solo el 11 % de los agricultores europeos tienen hoy menos de 40 años, como advirtió la asociación europea de agricultores COPA-Cogeca.

Una pareja de jóvenes agricultores trabaja la tierra en Salcedo (Álava). Efeagro/David Aguilar
Una pareja de jóvenes agricultores trabaja la tierra en Salcedo (Álava). Efeagro/David Aguilar

El asunto es crítico. Como asegura la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), "el relevo generacional es una de las condiciones previas para mejorar la competitividad del sector agrícola a largo plazo y para una producción alimentaria sostenible en Europa".

Mientras el problema está claro, la cuestión de cómo abordarlo se mantiene.

NEWBIE: abordar las barreras a la sucesión agrícola

Una forma de afrontarlo se presentó durante la Conferencia de Ruralización de 2021 el 8 de noviembre, durante una presentación de proyectos de investigación rural.

Desde 2018, el Centro Internacional de Estudios sobre el Uso de la Tierra (ILUSC) del Instituto Británico James Hutton trabaja en el tema del relevo generacional y, más en general, en la sucesión agraria, en el marco del denominado proyecto NEWBIE.

Las siglas significan "Red de nuevos participantes: modelos de negocio para la innovación, el espíritu empresarial y la resiliencia en la agricultura europea".

El proyecto, que seguirá hasta diciembre de 2021 y está cofinanciado con fondos del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, tiene como objetivo ayudar a los "nuevos participantes" a "establecer con éxito empresas agrícolas sostenibles en Europa".

Los beneficiarios no necesariamente tienen que ser jóvenes: los nuevos participantes se definen sobre todo como "cualquier persona que comience un nuevo negocio agrícola o se involucre en un negocio agrícola existente", independientemente de su edad, experiencia agrícola y recursos, según el instituto.

Pero como reveló el proyecto NEWBIE, "la sucesión agrícola no es un tema de educación" que lleve al lanzamiento de una empresa agrícola, como explicó Lee-Ann Sutherland, investigadora y directora de ILUSC, durante la conferencia.

"Eso es un problema real porque los nuevos participantes son particularmente vulnerables durante los primeros dos años", destacó.

Los recién llegados afrontan una multitud de barreras: acceso a la tierra, trabajo, capital, vivienda, mercados, conocimiento y redes.

Estas barreras frenan el éxito personal, pero también el cambio sistemático general que el mundo agrícola europeo está llamado a realizar en los próximos años.

"Los sucesores familiares normalmente mantienen el 'status quo' o prueban algo nuevo, que es una variación de la actividad agrícola actual", explicó Sutherland.

Por otro lado, "vemos mucha más creatividad en los recién llegados", dijo.

Estos últimos a menudo promueven modelos que están "ligados localmente y altamente integrados socialmente", según el investigador, con un mayor enfoque en la diferenciación, las redes alimentarias alternativas y la diversificación en las explotaciones.

Recomendaciones de política

Por lo tanto, el proyecto NEWBIE tiene como objetivo crear un inventario de esos modelos comerciales tan innovadores y exitosos en la actualidad, pero también establecer redes de apoyo para los nuevos participantes.

En debates dedicados al asunto, los recién llegados, los agricultores experimentados, las partes interesadas, los responsables políticos y los asesores analizan enfoques prometedores y las cuestiones del acceso a la tierra y la mano de obra, la sucesión de las granjas, la cooperación en la agricultura y el futuro de la agricultura en un entorno cambiante, explicó Sutherland.

La investigadora también presentó una lista de recomendaciones de políticas basadas en las conclusiones del proyecto.

Estos incluyen ayuda financiera como préstamos a bajo interés, desgravación fiscal y la incubación de empresas, una mejor transferencia de conocimientos a través de la capacitación y los servicios de asesoramiento, y medidas políticas para favorecer el acceso a la tierra y la transferencia de fincas, como la creación de reservas nacionales de tierras agrícolas o la lucha contra el abandono de la tierras.

Sutherland también subrayó la necesidad de apoyar la renovación, por ejemplo, empleando una definición más flexible de los "nuevos participantes" en la formulación de políticas o incluyendo a los agricultores a tiempo parcial en el grupo objetivo.

Por último pero no menos importante, las medidas de política a largo plazo para apoyar a los nuevos participantes son fundamentales para "darles una sensación de seguridad", dijo.