GRAF4216. LA CORUÑA, 11/05/2020.- Dos mujeres disfrutande la terraza de un local de La Marina, una de las zonas favoritas del 'terraceo' en la ciudad de A Coruña, este lunes, durante el primer día de la Fase 1, en la que pocos los establecimientos lhan decidido a reabrir con solo el 50% del aforo permitido para el servicio de terrazas. EFE/Cabalar

AUMENTAN LAS RESERVAS DE ÚLTIMA HORA

Reservas a última hora, el poso de la covid que ha afectado a los bares en verano

Publicado por: EFEAGRO 29 de agosto de 2022

La incertidumbre por el futuro y la falta de estabilidad provocada por la pandemia de la covid-19 ha dejado sus posos en los hábitos de los consumidores, reflejados en las reservas de última hora que alcanzan el 30 % del total y que afectan a los meses de verano de los hosteleros.

La temporada estival ha dejado en el sector de la hostelería unos datos que responden a la mejora del consumo con respecto al 2021, marcado por las restricciones, pero también ha constatado en las reservas de última hora que los consumidores mantienen la precaución y el "susto" de la covid.

Una tendencia que detalla en declaraciones a Efeagro el secretario general de la asociación Hostelería de España, Emilio Gallego, quien añade que espera que este comportamiento del consumidor sea algo "puntual" que no se produzca la próxima temporada de otoño.

En total, según los datos que maneja la empresa de reservas online The Fork, tres de cada diez reservas que se hicieron en julio de este año se realizaron a última hora (hasta dos horas antes).

Al detalle, la anticipación media de reserva en julio fue de 6,8 horas, es decir, que se ha reducido la anticipación un 41 % (antes era de 11 horas).

Menos antelación, más desorganización

Que los consumidores dejen para hasta seis horas antes el planificar sus reservas en bares y restaurantes deriva en una mayor complejidad para la gestión de estos establecimientos ya que dificulta la "organización, las compras de alimentos y su aprovisionamiento" y no les permite trabajar con anticipación.

Terrazas de bares en el madrileño barrio de Lavapiés. Efeagro/Víctor Lerena

Gallego apunta a que el "tsunami" que fue la pandemia provocada por la covid-19 ha supuesto un "shock muy grande para el comportamiento de los consumidores" que acabará por normalizarse según aumente la demanda.

Una normalización que ya se vio el año pasado, cuando el 43 % del gasto fuera del hogar se realizó en bares, cafeterías y cervecerías, que ganaron casi tres puntos de cuota; los restaurantes, por su parte, copan ya el 28,7 % del gasto, muy cerca de los registros de 2019.

Un verano "bastante normal"

Y más allá de esta situación, el volumen de ventas en la hostelería durante el verano ha sido "bastante normal" gracias a la reapertura del mercado tanto nacional como internacional, aunque con marcadas excepciones como la de China, India o Japón.

Precisamente estos mercados son los que el secretario general de Hostelería de España espera que también se recuperen de cara al próximo curso ya que, indica, son esenciales.

Un próximo curso que, a la espera de hacer las valoraciones oficiales tras el verano, se prevé complicado debido al aumento de precios en los alimentos y en la electricidad y una posible pérdida de poder adquisitivo de los consumidores.