Unos jóvenes degustan unos churros en Madrid. Foto: EFE.

GASTRONOMÍA

Chocolate con churros, una pareja inseparable

Publicado por: Corus Consulting 23 de diciembre de 2013 Fuente: L.R.S.

Para desayunar o merendar. Cuando el frío aprieta, nada mejor que entrar en calor con un buen chocolate con el que degustar unos churros bien hechos. En Madrid, hay chocolaterías centenarias que han hecho de este clásico todo una arte y que sirven de refugio o parada en el camino para madrileños y visitantes. No hay que perder las buenas costumbres.

En estas fechas navideñas las chocolaterías madrileñas, especialmente las del centro, viven en un continuo ajetreo. Entre tienda y tienda para los buscadores de regalos, o entre monumento y monumento para los visitantes, un chocolate caliente se convierte en una buena excusa para gozar de un merecido descanso. Entre sus atractivos, tener un precio muy asequible y un dejar un dulce sabor de boca tras una tarde de compras o de paseo por el animado centro de Madrid.

También es una costumbre muy arraigada culminar la fiesta de Nochevieja o las cenas entre amigos que se alargan hasta el amanecer en una chocolatería, donde calentar al estómago para asegurar un buen descanso.

Es un clásico terminar la fiesta de Nochevieja tomando un chocolate con churros

Contestar a la pregunta sobre dónde se pueden comer los mejores churros con chocolate de Madrid no es fácil. No obstante, hay lugares totalmente de culto, como la Chocolatería San Ginés, punto de reunión de generación tras generación de propios y foráneos. Abrió sus puertas hace más de 120 años y, desde entonces, ha sido referenciada en multitud de obras literarias, como en el Capitán Alatriste. Por su cercanía a la Puerta del Sol, se ha convertido en lugar muy visitado para tomar el primer chocolate del año.

A pesar de ser un negocio de lo más castizo ha transpasado fronteras y, en 2010,  inauguró una chocolatería en Tokio,  en el concurrido barrio de Shibuya, para lo que adaptó sus productos a los gustos de los ciudadanos nipones.

En el barrio de Tetuán se encuentra otro de las direcciones estratégicas para comer churros con chocolate. Desde 1913 llevan dedicándose a este negocio en la Antigua Churrería, un negocio que con tesón y dedicación ha logrado tener tres establecimientos en la capital y otro más en Getafe. Uno de sus secretos, mantener la técnica tradicional para hacer los churros.

Más clásicos

En las tiendas de las chocolaterías Valor, se pueden degustar sabores clásicos o otros más originales, además de comprarlos para endulzar un momento especial. En la carta de sus cinco tiendas de la capital madrileña se encuentran desde los tradicionales tazas de chocolate con churros, a otros sabores gourmet con propuestas tan sugerentes como Azteca (con pimienta), Blanco Nepal (Blanco líquido), cuatro sentidos de chocolate (una cata de cuatro tipo de chocolates)  Maya (con canela), Mediterráneo (Con esencia de naranja) o Quetzal (intenso chocolate puro). También hay chocolates fríos, con helados, granizados, con nata o en mousse. Las posibilidades de elaboración son infinitas y este establecimiento un lugar de referencia para los golosos.

Para los que salen de marcha por la zona de Alonso Martínez, hay un espacio muy reconocido, la Churrería Santa Teresa y, junto a las Cortes, Casa Manolo.

Si no estás cerca del centro no te preocupes. Tras años de desaparición, en las calles de numerosos barrios han reaparecido los puntos ambulantes de churros. En furgonetas fácilmente reconocibles, se dispensan churros y porras, y el chocolate. Un nuevo centro de atención en los barrios y punto de encuentro entre los vecinos.

Temas :
Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.