Plaza Mayor de Amberes, (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli

Plaza Mayor de Amberes, (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli

FLANDES

Flandes, cerveza y arquitectura

Publicado por: BEATRIZ MAPELLI / EFETUR 9 de octubre de 2015

En la Región de Flandes, en la franja norte de Bélgica, se funde la larga tradición cervecera con los bellos atractivos turísticos de ciudades como Lovaina, Gante, Malinas o Amberes, donde se dibuja un escenario de cuento pleno de historia, arte y gastronomía.

Esta bebida dorada es uno de los grandes revulsivos de la zona pero no es el único, porque aquí, en Flandes, se congregan ciudades como Amberes, Gante, Lovaina y Malinas que evocan un cuento medieval e invitan a descubrir los sabores belgas, la arquitectura, el arte y la riqueza cultural que empapa los rincones de este atractivo destino del interior de Europa.

Amberes, primera parada

En el mapa de la región, a 50 kilómetros de Bruselas, se dibuja una de esas urbes con un no se qué especial que la hace digna de visita: Amberes.

Esta pequeña ciudad, levantada a orillas del río Escalda, abre sus puertas a los viajeros para mostrar la historia de sus calles empedradas, sus gentes y su gastronomía.

Centro experiencial De Koninck, Amberes (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli
Centro experiencial De Koninck, Amberes (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli

Y hablar de gastronomía es hablar de su cerveza, una bebida que corona las barras de la ciudad y que descubren al viajero todo un mundo de matices. Aquí, sus mayores fans tienen ocasión de sumergirse en la historia y las técnicas de elaboración de este producto en el popular centro experiencial De Koninck, una fábrica que hunde sus raíces en el año 1833 y que presume de seguir siendo la única productora de la ciudad. A través de sus nueve salas temáticas, con modernas técnicas audiovisuales, se conoce la historia cervecera de Amberes, los métodos de producción empleados y los beneficios concretos de esta cerveza de color ámbar tostado y fuerte personalidad que levanta pasiones.

Pero Amberes es mucho más que cerveza. Es famosa por ser uno de los centros del diamante más importantes del mundo, pues concentra el 85% de la producción mundial de diamantes en bruto y por haber dado a luz al famoso pintor Rubens. También, por ser lugar de referencia para los amantes de la moda, con el Museo de la Moda (MoMu), el departamento de moda de la Real Academia de Bellas Artes y un sinfín de tiendas y bares de vanguardia y por contar con "el segundo puerto más importante de Europa".

Bella arquitectura

Pero para conocer Amberes, hay que dedicar un apartado especial a hablar de sus edificios emblemáticos. Hablar, por ejemplo, del Museo Plantin-Moretus, un espacio declarado Patrimonio Mundial por la Unesco por el bello conjunto de museo, casa y biblioteca que posee. Se trata de una joya histórica que esconde una de las imprentas más antiguas del mundo.

Ayuntamiento de Amberes (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli
Ayuntamiento de Amberes (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli

También aquí, la Plaza Mayor se convierte en un reclamo en sí misma, por ofrecer a los viajeros una de las instantáneas más bonitas de la ciudad. En torno a ella se alzan edificios gremiales de los siglos XVI y XVII, con una arquitectura digna de admirar; y el Ayuntamiento, que data del siglo XV, y que muestra orgulloso las banderas de los países miembros de la Unión Europea dejando una postal de colores y figuras. Y en el centro, la estatua de Brabo, un héroe mitológico que fundó la ciudad venciendo al tirano Antigón, cortándole la mano y lanzándola al río.

A escasos metros se impone la elegante catedral gótica de Amberes cuyos 123 metros de altura la convierten en el edificio gótico más alto de Bélgica. Data de los siglos XIV, XV y XVI y su interior hace las veces de museo con una importante colección de arte que incluye cuatro obras de Rubens.

Todo lo anterior está enmarcado en un escenario de pasos subterráneos, bicicletas, boutiques de moda, confiterías y restaurantes que envuelven al viajero. Y hablando de gastronomía, desde Efetur proponemos descubrir a qué sabe Amberes en uno de sus restaurantes más tradicionales, el Grand Cafe De Rooden Hoed. Aquí se puede degustar una suculenta comida a base de estofado de ternera y cerveza a escasos metros de la catedral de Amberes.

'El Descendimiento de la Cruz' de Rubens, en el interior de la Catedral de Amberes (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli
'El Descendimiento de la Cruz' de Rubens, en el interior de la Catedral de Amberes (Flandes, Bélgica). Foto. Beatriz Mapelli

Por último, cabe apuntar que, tal y como recoge Turismo de Flandes, "el 22 % de los turistas que viajan a Amberes son jóvenes de entre 18 y 29 años", por lo que la ciudad tiene diseñada para ellos una interesante propuesta vacacional que, por la noche, se manifiesta a través de fiestas, pubs y locales de música en directo donde la cerveza vuelve a cobrar protagonismo.

Secciones : El mundo Turismo