Un menor maneja un tractor de juguete. Efeagro/M.P.

AGRICULTURA JUGUETES

La mujer sube al tractor en el mundo del juguete, que avanza en romper roles

Publicado por: EFEAGRO 11 de diciembre de 2022

La mujer ya se ha subido al tractor en el universo del juguete que sigue dando pasos para romper los roles asignados a los dos géneros en un sector tradicionalmente masculinizado como es el agrario.

Aunque la figura del hombre sigue siendo predominante a la hora de vincularlo con trabajos de fuerza física o de destrezas en la publicidad, en los catálogos o en el diseño impreso en los envases de los juguetes, la figura femenina ha avanzado respecto a las décadas anteriores, según ha podido comprobar Efeagro.
Un aspecto a valorar si se tiene en cuenta que en la realidad el hombre sigue copando con claridad esas actividades en el campo.

De hecho, un reciente estudio de la Fundación de las Cajas de Ahorros recogía que en España "el predominio de los hombres en las actividades agrícolas y ganaderas es notorio, con el agravante de que desde la crisis económica de 2008 el sector se ha masculinizado de forma creciente".
El informe detalla que, de las aproximadamente 740.000 personas que actualmente están ocupadas en el sector agrario, sólo 177.000 son mujeres.
Eso significa el 23,9 %, es decir, que ni uno de cada cuatro trabajadores del campo es mujer por lo que, a la vista de lo analizado en los juguetes, parece que el sector juguetero se ha esforzado más por la integración de la mujer en el agro.

GRANJAS Y MERCADO
En los juguetes relacionados con el campo abundan las granjas, que ya incluían la figura femenina en la década de los 90 pero es ahora cuando la mujer aparece representada recogiendo pasto con un rastrillo, conduciendo un tractor e incluso hay imágenes de la publicidad en las que se ven a un niño y a una niña jugando con esa granja.
También se suele presentar la granja como un negocio familiar y un modelo de vida en la que hay figuras de niños que ayudan a sus padres a cuidar de los animales más pequeños o mascotas.

Un tractor de juguete disponible actualmente en el mercado. Efeagro/M.P.

Según ha comprobado Efeagro, se han eliminado colores, como el rosa, tradicionalmente vinculados al sexo femenino y que se usaron puntualmente en el envase de un juguete de una granja de animales cuidada por una mujer.
Todo eso no evita que el hombre siga apareciendo con mucha más frecuencia que la mujer cogiendo peso, conduciendo el tractor, manejando una máquina de ordeñar en el establo de las vacas lecheras o esquilando ovejas.
Más sesgo de género se percibe cuando se vende un artículo suelto, como un tractor, porque si se ilustra con alguna imagen, suele ser normalmente la de un varón conduciéndolo.
Otro juguete clásico relacionado con el sector agroalimentario es el mercado de la granja en el que la figura femenina aparece asociada a distintas labores pero siempre tiene asignada la venta de los productos en el puesto ambulante.

DE LA TELE AL JUGUETE
La imagen del granjero varón se ha asentado también estos años entre los niños con la conocida granja de Zenón, que ha dado el salto desde la pequeña pantalla al sector juguetero.
El kit de esa granja suele incluir, cómo no, al granjero Zenón acompañado de la vaca Lola, el gallo Bartolito, el pollito Pío o el caballo Percherón.

Más allá de los esfuerzos que hacen la industria del juguete y el sector publicitario por avanzar en esta ruptura de los roles de género, están las decisiones de los consumidores en el acto de la compra.
Es un área donde, a la vista de las últimas encuestas, es necesario seguir incidiendo porque uno de cada tres españoles continúa regalando juguetes basados en los estereotipos de género, según un informe reciente del comparador de precios idealo.es.

Y mientras tanto, la Administración sigue dando sus pasos de la mano del sector juguetero porque acaba de lanzar el código deontológico sobre la publicidad no sexista de juguetes.
Lo han firmado por el Ministerio de Consumo, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) y Autocontrol y está compuesto por 64 normas que deben respetarse en las campañas y mensajes publicitarios.
Entre sus novedades, destacan medidas para fomentar una imagen "plural, igualitaria y libre de estereotipos de los menores" de tal forma que se tendrá que evitar la asociación exclusiva de juguetes que reproduzcan roles, por ejemplo, de cuidado, trabajo doméstico o belleza con las niñas y de acción, actividad física o tecnología con los niños.
Tampoco se harán asociaciones de colores, como el rosa para las niñas y el azul para los niños; y se fomentará el lenguaje inclusivo.
Los esfuerzos y las intenciones están ahí y falta por ver si el paso de los años se traduce en un mayor avance hacia una venta de juguetes sin roles asignados.

Secciones : Actualidad