Un trabajador de la empresa Cocuus System Ibérica, que realiza impresiones en 3D de chuletones, beicon, costillas de cordero o salmón, entre otros muchos alimentos. EFE/ Jesús Diges

AGROALIMENTACIÓN INNOVACIÓN

Manual de superviviencia de una foodtech: inversión y alianzas con empresas

Publicado por: EFEAGRO 19 de junio de 2022

El sector de las empresas emergentes dedicadas a la alimentación (foodtech) sigue atrayendo inversión, "hay mercado y buenas oportunidades", pero para sobrevivir y ser sostenible económicamente necesita, además, "trabajar con las grandes corporaciones" y "escalar su negocio".

Así lo ha explicado a Efeagro José Luis Cabañero, CEO y fundador de Eatable Adventures, una aceleradora de empresas de tecnología alimentaria que en su último informe reveló que la inversión en proyectos de foodtech experimentó un gran crecimiento durante 2021, hasta alcanzar los 695 millones de euros, un 220 % más que en 2020.
También mejoró su tasa de supervivencia en el último año y si en 2020 cerca del 60 % de los proyectos habían nacido los últimos tres años, en 2021 esta descendió al 40 %, y permaneció casi fijo el número de proyectos que conforman el sector mientras se reducía el número de ellos creados en este último ejercicio.

"El contexto medioambiental y demográfico ha empujado el auge de estas empresas", ha asegurado Cabañero, que señala que "la supervivencia" de estos emprendimientos "depende de su capacidad de generar innovación a través de una tecnología sólida que pueda atraer a inversores, partners y talento".
Se trata de un sector "atomizado por naturaleza" pero que "se está consolidando", continua Cabañero, quien relata que "hay tracción de inversión extranjera, fondos especializados y de inversión generalista" y que supone "una gran oportunidad para inversores, corporaciones y startups".
En este sentido, desde Eatable Adventures entienden que las grandes empresas son las que tienen más capacidad para innovar y que este tipo de startups les ofrecen la tecnología para llevarlo a cabo, al tiempo que las empresas emergentes pueden hacer crecer su modelo de negocio a escala industrial al aliarse con grandes corporaciones.

Además, Cabañero ve como "algo necesario para el futuro alimentario" la entrada de grandes empresas o conglomerados en sectores como el de la proteína vegetal.
"La creciente incorporación de proteína vegetal en nuestras dietas es completamente necesaria y la industria alimentaria se encuentra en la mejor posición para ayudar a esa transición, desde nuestro punto de vista, colaborando con startups disruptivas que ayuden a acelerar esa evolución", comenta el experto.
El ámbito de las proteínas alternativas es uno de los más punteros y un informe del ICEX estima que crecerá siete veces durante la próxima década, teniendo en cuenta las proteínas alternativas de origen vegetal, de microorganismos y de células animales.

Salchichas elaboradas con proteína vegetal. Efeagro/Meatless

EL RETO DE SER COMPETITIVO EN PRECIO

Ante el encarecimiento de la energía y de las materias primas, uno de los grandes retos de las foodtech es el de ser capaces de asegurar el acceso a alimentos saludables y nutritivos con esquemas de precio competitivos, que sean similares o mejores para el consumidor que los de los productos habituales.
Cabañero considera que "las nuevas tecnologías conseguirán una paridad de costes mediante la producción a escala" y pone como ejemplo las tecnologías que tienen como base el hongo micelio que, según dicen, "están consiguiendo ya desde sus fases iniciales unos niveles de precio por debajo de la proteína animal, con productos de una calidad sensorial y nutricional equiparable".
No obstante, indica que, en general, "en este momento los volúmenes de producción son aún limitados y por tanto no se ha alcanzado esta paridad".

Otro de los grandes retos que Cabañero ve en el sector es el relativo a la energía, donde, en su opinión, "aún se precisa de más desarrollo".
"La energía suele ser el segundo mayor coste en la producción de alimentos. El aumento de los costes de la energía durante la transición a fuentes de energía más limpias está teniendo un gran impacto en el sector y creemos que es un área en la que se precisa de más desarrollo", comenta el experto.
España posee más de 400 foodtech que operan en toda la cadena de valor, un 24 % de ellas lo hace en innovación de producto un 22 % en modelos directos al consumidor y un 12 % la digitalización del campo.